22.9 C
Honduras
martes, abril 16, 2024

MALTRATO PATERNO

En 2014 UNICEF, por medio del Observatorio de la Violencia, publicó que la tasa de homicidios contra infantes de 0 a 18 años llegó al 15.9 por ciento por cada 100,000 niños (627 homicidios). El 14.7 por ciento de las adolescentes mujeres de 15 a 19 años afirma haber sufrido violencia física en el hogar. En el 49 por ciento de estos casos, la violencia vino por parte del padre o la madre; el 25 por ciento, por parte del compañero; y otro 9 por ciento por parte del exesposo o excompañero. La violencia intrafamiliar se entiende como todo aquel abuso, omisión o agresión que se da entre los miembros del núcleo familiar y se expresa de múltiples formas. Genera un gran impacto en los niños y adolescentes, ya que no solo trae consecuencias físicas, sino también psicológicas que marcan a largo plazo.

¿Qué sucede en el interior de la familia? Siempre he pensado que, para conocer una familia, debemos hablar con los niños, ya que son el reflejo sin filtro de cómo se vive entre ellos. ¿Qué sucede cuando vemos normal o permitido el abuso de padres a hijos?, ¿qué sucede cuando el abuso es constante?, cuando el infante está en total desventaja y el padre presume de su superioridad, control y poder sobre él. Podemos enumerar algunos de los tipos de maltrato o abuso.

Maltrato físico: se produce cuando una persona, de manera deliberada, daña o pone en riesgo la integridad física de un niño.

Abuso sexual: es toda actividad sexual con un infante, puede implicar contacto sexual o no, como, exponerlo a actividades sexuales o a la pornografía, observarlo o filmarlo de forma sexual, por medio de la prostitución o incluir al infante en el tráfico sexual.

Maltrato emocional: es toda actividad que provoca daño de la autoestima o el bienestar emocional del menor. Comprende los ataques verbales y emocionales, como desvalorizar y reprender continuamente, avergonzar su dignidad como persona, aislarlo, ignorarlo o rechazarlo.

Maltrato médico: se produce cuando alguien brinda información falsa sobre una enfermedad en el niño que requiera atención médica o cuando el padre comunica a todos que su pequeño está en psicoterapia, y, de esta manera, lo pone en el foco de atención de muchas personas que no forman parte de su círculo cercano.

Abandono: consiste en no proporcionar alimentos, vestimenta, refugio, condiciones higiénicas de vida, afecto, supervisión, educación o atención médica o dental adecuados.

En muchas familias es común que los padres hagan sentir mal a sus hijos, los hacen de menos sin quizás tener la intención, con expresiones comparativas de las generaciones pasadas y la de estos años, con la frase que hace voltear los ojos a cualquiera “en mis tiempos …”, “si estuvieras en mi lugar”, “esta generación de cristal”, etc. Los hacen sentir sin derecho a nada, les echan en cara todo lo que les proporcionan, pero que quizás muchos no pidieron, como, por ejemplo, la escuela costosa en la que los matricularon, la ropa de marca que les compran, el celular de más alta gama, los viajes fuera del país que han hecho en familia, les exigen de mala manera que valoren las cosas por las cuales no han luchado, pero, aun así, les dan todo sin medida. En algunas familias, las reglas que hay en casa los hacen sentir como visitas indeseadas y no como miembros de una familia. Les hacen ver como parásitos, sin ningún tipo de expectativa positiva sobre ellos y están en ese círculo alimentado de dolor, formando en ellos un vacío existencial a temprana edad.

Tenemos mucho que hablar sobre este tema, si es de tu interés escríbenos a [email protected]

“LA VIOLENCIA ES EL ÚLTIMO RECURSO DEL INCOMPETENTE”. (Isaac Asimov).

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: