31.2 C
Honduras
miércoles, mayo 29, 2024

Americas Act

El 6 de marzo de 2024 se presentó en los Estados Unidos una iniciativa de ley denominada “Americas Trade and Investment Act” (Americas Act). El proyecto cuenta con apoyo bipartidista y podría redefinir la política económica y exterior de ese país hacia América Latina y el Caribe mediante un enfoque más integral de la región. El proyecto tiene como objetivo “establecer una asociación regional de comercio, inversión y personas a personas entre los países del hemisferio occidental para estimular el crecimiento e integración a través del desarrollo viable del sector privado a largo plazo.” Específicamente, propone expandir el Tratado de Libre Comercio Estados Unidos-México-Canadá y efectuar reformas arancelarias para promover la inversión y el desarrollo económico en todo el hemisferio.

Según algunos de los legisladores proponentes, este proyecto es “el único plan económico estratégico importante para contrarrestar el creciente poder geopolítico y económico de China en el hemisferio occidental, y aumentar la seguridad y estabilidad para disminuir la migración regional.” Los principales objetivos del proyecto son: 1) Mejorar la participación de Estados Unidos con sus socios en América Latina y el Caribe como alternativa a la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda de China; y, 2) Motivar al sector privado estadounidense a redestinar fondos hacia América Latina a medida que reducen sus inversiones en China.

La ley crearía la Asociación de las Américas, una agrupación de intereses económicos y sociales compartidos. También establecería reformas en varias agencias gubernamentales de los Estados Unidos y la creación de varias entidades nuevas para facilitar el comercio. Tiene como objetivo estar completamente financiado y ser autosuficiente, sin utilizar fondos públicos, y está estructurado alrededor de tres pilares: (1) comercio; (2) inversiones; y, (3) personas a personas. Para ingresar a la iniciativa y ser elegible para los beneficios, cada país tendrá que firmar un acuerdo en entendimiento, estableciendo y comprometiéndose a lograr estándares sobre democracia, intercambio comercial y Estado de Derecho que, en caso de incumplirse, resultarían en su suspensión o expulsión.

En el pilar de comercio, la ley se enfoca en las industrias textiles y de manufactura, estableciendo un programa para motivar el traslado de ese tipo de inversiones de China a nuestra región. Crea una cuenta de “nearshoring” dentro de Departamento del Tesoro para financiar las industrias del sector y sus cadenas de suministro. También contempla hasta $60 billones en préstamos y subvenciones para compañías que busquen trasladarse de China a nuestra zona, con $10 billones adicionales en créditos fiscales para cubrir gastos de re-shoring y nearshoring. También contiene disposiciones para manufactura de equipos y suministros médicos.

En el pilar de inversiones se incluye una participación especial de la Corporación Internacional de Financiamiento del Desarrollo de ese país (DFC por sus siglas en inglés) y la implementación de un programa denominado “desarrollo de energía transformacional” para apoyar la transición energética en la región (tema importantísimo para Honduras). El pilar de personas a personas crea otros programas interesantes, incluyendo una Universidad Americana de las Américas, expansión de las misiones de los Cuerpos de Paz, aumento de programas como el “International Visitor Leadership Program” y becas de estudio, entre otros.

De aprobarse, la ley llegaría en un momento crítico para Latinoamérica, especialmente en un año en que los pronósticos económicos son bastante sombríos, previéndose una contracción económica en varios países y un crecimiento limitado en casi toda la región. Los reportes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial sugieren que Latinoamérica está dejando escapar la oportunidad histórica que presentan corrientes económicas como el nearshoring y cuya ventana se cierra rápidamente. En este tema a Honduras algunos países vecinos, que actúan con diligencia y pragmatismo, le están “comiendo el mandado”. Lo anterior sin perjuicio de que muchas industrias ahora también han identificado otras regiones en desarrollo para trasladar sus operaciones, incluyendo India y otros países asiáticos que buscan activamente explotar esa oportunidad.

De aprobarse el Americas Act, se abrirían nuevas y efectivas oportunidades para países como el nuestro de atraer inversiones. Para ello solo se requiere estar atentos, trabajar de cerca con nuestros principales aliados comerciales y tener la voluntad política de seguir esas rutas hacia el desarrollo. Algunos países están siendo muy proactivos y ya buscan explotar las posibilidades que ofrecería el Americas Act, puntualmente Costa Rica, Guatemala, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, que inclusive han participado en sesiones celebradas en el Senado estadounidense sobre ese tema. Honduras no puede quedar al margen de estas coyunturas y debe trabajar para aprovecharlas en beneficio del bien común.

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: