9.1 C
Honduras
viernes, febrero 23, 2024

Sin pan, con mucho circo y un Mundial

El pasado fin de semana, sin que trascienda, por la indiferencia de la sociedad, el Hospital Escuela en Tegucigalpa estuvo por más de diez horas sin servicio de agua potable. Ya nos podemos imaginar la calamidad que viven los demás centros hospitalarios del país. Con un Mundial de Fútbol como idea que se quiere prometer para seguir teniendo adormecido a un pueblo digno de mejor destino.

“Panem et circenses” es una expresión latina que significa “pan y circo”, frase atribuida al poeta satírico romano Juvenal, refleja la idea de que, para mantener el control sobre la población, los líderes políticos deben proporcionar alimentos y entretenimiento. La expresión ha perdurado a lo largo de los siglos y sigue siendo relevante en la actualidad, ya que plantea preguntas sobre la relación entre el poder, la distracción y las necesidades básicas de la sociedad.

En la antigua Roma, la fórmula de “pan y circo” era una estrategia para apaciguar a la población y desviar la atención de los problemas políticos y sociales. El pan representaba la provisión de alimentos básicos para el sustento diario, mientras que los circos ofrecían entretenimiento a través de eventos como carreras de cuadrigas y luchas de gladiadores. Este enfoque tenía como objetivo mantener a la población satisfecha y distraída, evitando así posibles disturbios o revueltas.

Aunque los tiempos han cambiado desde la antigua Roma, la noción sigue siendo, la idea fundamental detrás de esta expresión es que los líderes políticos a menudo recurren a estrategias de distracción para desviar la atención de problemas más profundos y estructurales que enfrenta la sociedad. La satisfacción de las necesidades básicas de la población, simbolizada por el “pan”, y la provisión de entretenimiento, simbolizada por los “circos”, se convierten en herramientas para mantener el statu quo.

En el ámbito político, los líderes a menudo utilizan tácticas de distracción, como eventos mediáticos o discusiones superficiales, para evitar abordar cuestiones más apremiantes. En el ámbito económico, la preocupación por la supervivencia básica, o el “pan”, a veces se utiliza para distraer a la población de cuestiones más amplias, como la desigualdad económica y la falta de acceso a oportunidades.

El entretenimiento moderno, desde programas de televisión hasta redes sociales, también desempeña un papel crucial en la implementación de la estrategia, la constante exposición a contenido superficial y la búsqueda de gratificación instantánea a menudo desvían la atención de los ciudadanos de cuestiones más sustanciales. Esta dinámica crea una especie de “circo digital” donde la audiencia está inmersa en un constante flujo de distracciones, desconectada de los problemas más profundos que afectan a la sociedad.

Aunque la estrategia puede proporcionar cierta estabilidad a corto plazo, también plantea riesgos a largo plazo. La distracción constante puede conducir a una ciudadanía apática y desinformada, incapaz de participar de manera significativa en el proceso político. Además, al centrarse en la satisfacción inmediata de las necesidades básicas y el entretenimiento efímero, se pueden pasar por alto los desafíos más significativos y estructurales que requieren una atención seria.

EditorialSin pan, con mucho circo y un Mundial
-Publicidad-

Hoy en Deportes

ad