19.4 C
Honduras
domingo, abril 21, 2024

Qué desastre de Gobierno

Con JOH la gente se sentía indignada por la corrupción, pero con este Gobierno se sienten estafados, y en todos los campos del quehacer de una nación.

Yo no votaría jamás por un partido de izquierda, menos por Libre que ni tan siquiera es un partido político en el estricto sentido de la palabra, sino que un grupo de admiradores que siguen las órdenes de su máximo líder espiritual, José Manuel Zelaya Rosales, y sus deseos incontenibles de venganza y revancha.

Pero les debo confesar que, aunque no votaría por dicho partido, ni en mis más calenturientas especulaciones imaginé que esta administración llegaría a ser tan, pero tan mala.

Es que éstos no tienen ni la menor idea de cómo se gobierna, pasan perdiendo el tiempo en las redes sociales destilando odio y sandeces, y ni entre ellos se quieren.

Sobre esto último solo miren a los colectivos que atacan a sus propios correligionarios. Por cierto, que siempre que los veo en sus actos vandálicos me pregunto quién los coordina, si responden a Mel o son machos sin dueño, pero sea como sea, sin duda, su actividad es delincuencial, son vándalos que nadie detiene, ni la Policía ni el Ejército ni los fiscales ni los tribunales de justicia. ¿Por qué será? ¿De dónde vienen las órdenes de que no se les toque?

Y regreso a lo mismo: ni entre ellos se quieren. El Bartolo Fuentes, que en verdad me preocupa su estado mental, asaltó el salón de sesiones del Palacio Municipal de El Progreso, cuando el alcalde y el secretario de Estado de Infraestructura y Transporte daban una conferencia de prensa para hablar de un mega proyecto para beneficio de la población.

De forma violenta, como vándalo, asaltó con su turbamulta el recinto municipal, ante la mirada atónita de los presentes y los lentes de las cámaras de los medios de comunicación, para exigir al ministro que saliera a hablar con los activistas de Libre.

Otra de esas disputas internas la vemos entre los mismos activistas enchambados de Libre en la Secretaría de Derechos Humanos contra la titular de la misma, Natalia Roque.

¿Y yo me pregunto si a la presidente de la República no le causa ni siquiera una pequeña comezón en el dedo meñique del pie izquierdo al ver ese relajo? Es que no se pronuncia para nada y eso que el conflicto lleva ya más de un mes. Indigna también que allí está abandonada la clase trabajadora por la que tanto gritaba Mel Zelaya y sus súbditos, igual como está sucediendo en el Canal 8. Pobres trabajadores abandonados, a la deriva, sujetos a su propia suerte sin trabajar o sin cumplirles sus derechos y prestaciones.

Este Gobierno es un desastre total. ¿De dónde se les ocurre decir que en estos dos años se ha hecho más que en los doscientos años de independencia? Mienten con una facilidad que incluso espanta a los más fríos y calculadores analistas.

Los despidos con evidente tinte político siguen, ahora les toca sufrir el desprecio de Libre a las enfermeras, que aseguran que no les renovarán el contrato a más de 150 mujeres de blanco por no pertenecer al partido.

Ya pasamos la mitad del mes de febrero y varias escuelas siguen aún sin iniciar clases por diferentes razones: no cuentan con servicios públicos, no hay maestros, no le da la gana al ministro. Ya se volvió costumbre en este Gobierno que los niños pierdan clases. Si los gobiernos de derecha, dicen, quieren a un pueblo ignorante, Libre lo quiere también vago.

Muchos puestos de trabajo se están cerrando, pero la ministra de Trabajo dice que no es cierto. ¿En qué país vive?

La extorsión no solo sigue, sino que va aumentado a galope libre y sin ataduras. En el departamento de Cortés, región caliente, solo superada por Olancho, dos empresas de transporte dejaron de funcionar porque ya no aguantan la extorsión. En Tegucigalpa el punto de taxis de la colonia Kennedy, el más grande del país, también dejó de funcionar porque les aparecieron otros muchachos exigiendo su tajada. Ya tienen como 7 bandas diferentes exigiéndoles la renta o impuesto de guerra.

Las bandas de narcos, otra vez, de nuevo, como en el período presidencial de Mel Zelaya, causando el caos en Olancho.

Qué estrés, que tensión nerviosa con la que vivimos. Yo no me siento decepcionado, porque en ningún momento tuve ilusión alguna sobre este Gobierno, pero me siento espantado de lo inútiles que son… y lo tramposos.

Tanto que se quejaban de las maniobras ilegales de JOH, y ahora nos asustan con la imposición de fiscales y con el incumplimiento a la rotación por precedencia en las Salas de la CSJ.

Hasta el subsecretario de Estado de los Estados Unidos de América saltó del susto y ha expresado que “es preocupante la ruptura del orden de precedencia de la Sala Constitucional”. Hasta el CCEPL, que pareciera a veces estar del lado de Libre, señaló que la distribución de las salas se hizo sin someterse a votación de los demás magistrados.

Y si hablamos del Poder Legislativo, ¡ay, no, qué dolor de cabeza!

No hay por dónde salir.

A fuerza de perseverancia y tenacidad este desastre de Gobierno se está ganando el calificativo del peor en la historia de Honduras.

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: