26 C
Honduras
miércoles, julio 24, 2024

El derecho de elegir

Que la mujer se ha vuelto muy selectiva (este es el eufemismo que encontré para la palabra “interesada”) es una queja constante del sexo masculino hoy en día. Y esa necesidad de seguridad y protección que viene de un hombre es una idea que se está criticando mucho y por las mismas mujeres, las feministas, sobre todo. Pero antes de sacar nuestras propias conclusiones, echemos un vistazo a lo que todo esto puede significar.
El asunto se remonta a tiempos arcaicos cuando las mujeres éramos protegidas por los hombres que eran quienes se enfrentaban a los peligros tan terribles que había en esos tiempos. Obvia y afortunadamente los tiempos han cambiado y nosotras nos hemos vuelto mucho más autosuficientes de lo que éramos hace apenas cincuenta años, lo cual es muy bueno. Sin embargo, por muy independientes que nos hayamos vuelto, pues, seguimos siendo mujeres. Y por lo tanto para nosotras sigue siendo importante sentirnos cómodas con la persona con la que hemos escogido estar y esto se refiere a estabilidad, no solo financiera, la cual es tan importante, sino también a estabilidad emocional, y ¿a qué se refiere esto?, a la tranquilidad que tiene una mujer al sentirse apoyada en sus ideas, en sus proyectos y, sobre todo, la tranquilidad de saber que la persona con la que está, no la va a dañar. ¿Acaso esto nos convierte en personas débiles o sometidas? Claro que no, no tiene nada que ver.

Ahora, permítanme hablarles un poco sobre los tipos de hombres con los que nos podemos encontrar. Podemos encontrarnos con esos que son muy bohemios, a los que no les gusta ajustarse a horarios, que no siguen reglas y, pues, digamos que su estilo de vida no es muy compatible con el de una mujer que está buscando estabilidad, porque casi siempre se trata de artistas, están buscando todo el tiempo la oportunidad de expresar su arte. Es de ese tipo que sueña con mudarse a París y pintar frente a Notre Dame y que lo hace o, que quizás se quiere mudar a un pueblito lejano y tranquilo donde poder comenzar con la novela que tiene en mente o tal vez está buscando una oportunidad para desarrollar su música. “Encerrar” a un creador como este, traerá sus consecuencias, claramente. En cambio, tenemos a los hombres que son muy familiares, esos que desde jóvenes sueñan con tener una familia, hijos y una esposa en casa que se haga cargo de que todo vaya bien. Este estilo no va muy bien con el de una mujer que ha decido ser una profesional de tiempo completo, ¿cierto?

Luego tenemos a los solteros empedernidos, ellos no gozan de mucha simpatía entre el género femenino y es que hay hombres que no nacieron para el compromiso, que no están interesados para nada en el asunto y entonces se ocupan de ellos mismos, se preparan para viajar por el mundo, tener mil y una aventuras y esa es la vida soñada de ellos. “Amarrar” a un ejemplar como este, tendrá también sus repercusiones.
Asimismo, tenemos a los chicos que no solo no están interesados en dar apoyo a nadie, sino que lo andan buscando para ellos mismos, buscan a una mujer que se haga cargo de ellos. Si ella no está en busca de un hijo adoptivo, tampoco es por aquí.
Dicho esto, me parece entonces que nosotras tenemos todo el derecho a buscar seguridad y tomarnos el tiempo para elegir con cuidado y elegir bien.

Emy James
Emy James
Emy James, psicóloga y Máster en Educación, escritora a nivel profesional. Trabaja en teatro y radio y es también docente.
- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: