26.2 C
Honduras
viernes, abril 19, 2024

¿Y SI LO VOLVEMOS A PENSAR? Quién te determina

“El ser humano es un animal racional, capaz de vencer sus instintos, cuando lo quiere, usando la razón”. Julcao.

Contemplando el sistema solar, sabemos que está determinado por el astro Sol que, estando en el centro del sistema, posee una masa de 11303,000 veces la masa de la Tierra y posee el 99.9% del total de la masa del sistema. Atrae hacia sí a todos los planetas y cuerpos celestes y determina sus órbitas alrededor de él, mientras viaja con ellos por todo el Universo. Estas órbitas son elípticas y se realizan en un plano, por lo que no hay planetas que viajen “abajo ni arriba” del Sol. Él a su vez es atraído por los otros planetas, con una fuerza que se ha llamado fuerza gravitacional. Así, se ha creado un sistema de fuerzas en todo el sistema solar, el cual a su vez  es atraído por otros sistemas, muchos de ellos  a miles de millones de kilómetros de distancia.

El planeta Tierra es el tercero del sistema, a una distancia de 150 millones de km del Sol, tiene una masa de 5.92 por diez elevado a la 24, toneladas; gira a 465.11 m/s, tardando cerca de 24 horas en dar un giro completo. Su órbita elíptica es de 930 millones de km, tardando 365 días en completarla.

Júpiter es el quinto planeta, es el más grande siendo 318 veces mayor que la tierra. Es muy veloz.

Su rotación total la hace en casi 10 horas y está a 588 millones de km de la Tierra. Es 2 y media veces mayor que todos los planetas juntos. Se formó antes que el Sol.

Urano es el séptimo planeta del sistema solar. Tiene una masa de 15 veces la de la Tierra. Está a 2,600 millones de km del Sol y su rotación completa la hace en 17 horas y 14 minutos. Tarda 84 años terrestres en completar su órbita alrededor del Sol.

Y el octavo planeta es Neptuno. Es 17 veces el tamaño de la Tierra. Tarda 165 años en hacer una órbita completa.

Con estos datos nos podemos dar cuenta cómo los planetas guardan sus características propias y aunque se determinan unos a otros, mantienen su “identidad”. Ninguno de ellos puede decirse independiente. Ninguno de ellos puede arrastrar a los demás ni ser arrastrado. Cada uno mantiene su posición, afectando y siendo afectado por todo el sistema.

Esto es lo que sucede entre los seres humanos. Hay países tan grandes que quieren dictar las pautas en el diario vivir. Ninguno de ellos tiene la primacía y continuamente, como los planetas, se mueven de un lado a otro, determinados en algún modo, por la situación en cada uno de ellos y fuera de ellos.

En lo individual encontramos algo similar. No hay ningún ser humano que pueda determinarse por sí mismo. Vive en la lucha continua por ser lo que debe ser y ser lo que los otros le imponen debe ser. Y su ser se torna en una resultante de fuerzas sociales donde precisa mucha personalidad, para no ser arrastrado por quienes tienen el dominio de la voz y dejan a la mayoría sin voz.

Será que, SI LO VOLVEMOS A PENSAR, descubriremos qué o quiénes nos arrastran y no nos permiten ser lo que debemos ser. Construir nuestra identidad de hondureños, y podremos navegar en el océano de la historia por venir, con valores y fines propios, en el concierto de los países de este planeta, sin ser arrastrados por intereses foráneos y sin arrastrar a nadie.

Julio C. Aguilar
Máster

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: