12.8 C
Honduras
martes, febrero 20, 2024
spot_img

Migración, empresa y desarrollo para 2023

Termina el año 2022 y llega 2023, un año fenece y uno nuevo se asoma por la ventana; esperemos que este año que llega no sea tan trágico como el que se va. El año 23 será un año importante para las migraciones, sobre todo en esta parte del mundo; donde se está dando una serie de movimientos migratorios que no pueden pasar desapercibidos.

Según datos de la oficina de aduanas y protección de fronteras de los Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) durante el año fiscal 2022, hubo 571,159 encuentros (aprensiones y expulsiones) de venezolanos, cubanos y nicaragüenses en los puertos de entrada, más que los 520,602 encuentros de migrantes procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras. Estos nuevos países de origen tienen “vínculos diplomáticos debilitados con Estados Unidos”, lo que hace que las prácticas establecidas para el retorno de sus ciudadanos sean altamente complicadas. Esta tendencia cambiante refleja el aumento de las llegadas de los países señalados y la disminución de los encuentros de hondureños y guatemaltecos, en los últimos cuatro meses del año fiscal. Al margen de ese dato parcial, los cinco países que generan mayor cantidad de migrantes son México, Guatemala, Honduras, Cuba y Venezuela, juntos representan el 71% por ciento de todos los encuentros durante el año fiscal 2022; y muchos de ellos son empresarios.

El migrante es un emprendedor desde el momento que deja su país, por lo que su vida será una empresa, tanto personal como profesional, arrancar de cero en un nuevo país, caerse, levantarse y perseverar en el intento de luchar por un futuro mejor, es la muestra patente que los migrantes son inasequibles al desaliento; son verdaderos empresarios. Es por esta y otras razones, que resulta importante valorar sus conocimientos y aportaciones al desarrollo de sus países.

Este es un tema migratorio olvidado, es por ello que hoy hablaremos del empresario que emigró y que desarrolla su actividad económica de forma autónoma. Resulta importante saber de la experiencia empresarial de “aquellos que se fueron” y tener claro que hay una gran cantidad de empresarios migrantes de México, Guatemala, Honduras interesados en desarrollar su actividad empresarial en la región. Las oportunidades empresariales están allí afuera, solo hay que crear los mecanismos gubernamentales y empresariales para gestionar este asunto; hay demanda y necesidad de un producto.

Hay muchos ejemplos de migrantes que son empresarios de éxito, tanto en Europa como en Estados Unidos de América, se destacan en todos los campos del saber humano y en los oficios más insospechados, algunos inexistentes en sus países de origen. Señalaré algunos ejemplos de migrantes exitosos del área mesoamericana, que generan riqueza en el país de destino y en país de origen; muchas veces, sin gozar de apoyo gubernamental que les ayude a consolidar una “relación empresarial” generadora de riqueza en ambos lugares. Se trata de generar más con el talento empresarial que reside en otros países.

El señor Marcos Antil, de Guatemala, perteneciente a la etnia maya q’anjob’al es un empresario tecnológico guatemalteco que emigró a Estados Unidos a la edad de catorce años, sin la compañía de ningún familiar. Hoy, más de veinte años después, ha cambiado la realidad de su comunidad, la de su país y la de su familia y sus empresas tecnológicas trabajan en más de 25 países.

El señor Jorge Vargas, de Honduras, empresario gastronómico, salió a los 9 años de Honduras, es otro ejemplo de lucha y perseverancia, fue migrante en México por cinco años, para luego pasar a Estados Unidos. Hoy regenta varios restaurantes y emplea a una gran cantidad de personas; genera beneficio económico tanto en Honduras como en San Diego, California, lugar de residencia.

Carlos Gaytán, originario del estado de Guerrero y residente en Chicago, es un chef mexicano que pasó de indocumentado a premiado, gracias a su talento gastronómico, ganó una “Estrella Michelin” (primer chef mexicano en lograrlo) dirige su restaurante mexique. En el año 2019 regresó a su país para fundar “ha” restaurante, en la ciudad de México.

Estos ejemplos, son solo una pequeña muestra de lo que hacen algunos migrantes, sus negocios son tan variados que no terminaríamos de contar historias de éxito. Lo crucial en este asunto es aprovechar este talento y experiencia empresarial para crear empleos, riqueza y emprendimientos futuros. Este sueño emprendedor muchas veces se ve truncado por una gran cantidad de obstáculos burocráticos o de seguridad jurídica de las inversiones; de esto hablaremos en otro momento.

Las empresas relacionadas con la construcción, tecnología, transporte, servicios financieros, productos nostálgicos, bienes raíces, y servicios de toda naturaleza son algunas de las empresas en las que los migrantes desarrollan habitualmente su actividad empresarial.

Un informe acaba de revelar que el 45% de las compañías comprendidas en la lista de Fortune 500, dedicada las empresas más importantes de Estados Unidos de América, fueron fundadas por inmigrantes o por los hijos de estos. Está claro el rol de los migrantes a la hora de crear negocios; son una realidad.

Hay que apoyar a los que se fueron y desean invertir en el país que los vio partir. La actividad empresarial de los migrantes debe ser impulsada ¡ya! y, desarrollar mecanismos de apoyo empresarial para este colectivo e incorporarlos a la sociedad; también es ineludible crear “una institución estatal de apoyo para estos proyectos empresariales” y así ayudar a frenar la migración; creando más empleos.

José R. Reyes Ávila
Abogado

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: