27.6 C
Honduras
sábado, marzo 2, 2024

La ONU, los asesinatos y el Gobierno

La Organización de las Naciones Unidas en Honduras, a través de la coordinadora residente de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Schakelford, dijo el miércoles que “ya basta” de asesinatos en contra de las mujeres en el país y advirtió de que la ONU va a seguir “levantando la voz” para que “se elimine” la violencia homicida contra las mujeres hondureñas. Lo terrible es que está demostrado que “levantar la voz” a un Gobierno sordo, no sirve de nada.

Con el vértigo de esa espiral en descenso a toda velocidad, como un camino hacia el mismo infierno, con la desidia de un Gobierno que no pone sus mejores capacidades para contrarrestar ese diabólico fenómeno, no podemos más que decir que es un Gobierno que, aparte de pleno de nepotismo y de una alta planilla de incompetentes, sin seriedad, en realidad lo que menos le importa es el bienestar de la población. Cuando uno va por la calle y recoge las impresiones de personas humildes, se oyen frases como “a la doña no le importamos” (refiriéndose a la señora presidente de Zelaya), “ellos lo que quieren es eternizar allí”, y cosas semejantes.

No, señora Schakelford, todo lo que se diga a una administración tan chueca, tan retorcida, tan falta de creatividad, incapaz de escuchar y de negarse a dialogar, simplemente es como la famosa frase “no se oye, padre”. Es como tirar sal al mar, la señora de Zelaya es evidentemente un instrumento de la penetración del comunismo en Honduras, prestándose a la desnaturalización y explosión de las instituciones, solo es de ver los hechos y peor aún con tanta indiferencia y dejadez con los asesinatos contra las mujeres hondureñas.

No es posible, es inconcebible que un supuesto criminal como el que causó la muerte de tres jovencitas en Islas de la Bahía, se haya largado a otro país sin siquiera haber sido, al menos, interrogado en una guardatura aduanal, ¡es increíble!, o como el caso de un hombre que atropelló a una jovencita en Chamelecón, pasándole encima de su delicado cuerpo un vehículo más de una vez, es algo que no cabe en una mente normal que siga en libertad, causando más daño y “asunto olvidado y la vida sigue”, no es posible.

Señorea Schakelford, no se desgañite gritándoles las verdades a los incompetentes, ellos ya tienen una agenda comunista, un proyecto de apoderamiento de nuestro territorio, van por fases, van progresando (por eso se les dice “progresistas”, no porque sean propiciadores de prosperidad, no hay que ser ilusos), van avanzando y usted sabe, señora Schakelford, que las medidas para detener eso son otras y se sabe cuáles son ¡aplíquelas!, mientras Dios no permita que toque a las puertas de sus casas una mala noticia con otra mujer hondureña asesinada, sacrificada por la indiferencia de un Gobierno inepto cuya absurda intención es nomás de crear reyezuelos y principitos de yeso rellenos de paja.

EditorialLa ONU, los asesinatos y el Gobierno
-Publicidad-

Hoy en Deportes

ad