31.2 C
Honduras
miércoles, mayo 29, 2024

El doctor José Manuel Matheu: víctima de los corruptos

Personalmente no lo conozco, pero, socialmente es un profesional altamente reconocido, y quienes lo conocen dan testimonio de su honradez y de su integridad. Y eso es público. Pero, desde que el doctor JOSÉ MANUEL MATHEU asumió el cargo el cargo en la Secretaría de Salud Pública, por ser una persona honorable, empezaron los problemas.

El primero de ellos fue la estúpida decisión del Consejo de Ministros de eliminar, de un solo tajo, el fideicomiso, sin considerar que tal acción produciría de inmediato el desabastecimiento de las medicinas que se compraban bajo el mecanismo aludido. Situación de la cual advirtió en su momento, pero, que la irracionalidad de quienes les gusta manosear el pisto del Estado, no les importó si se morían o no los usuarios de los hospitales públicos.

Luego surgió el tema de la toma de los colectivos de Libre. Estos señores cuya única calificación profesional conocida es la de quemar llantasse tomaban las oficinas administrativas del Ministerio y los distintos centros de salud de la capital, exigiendo que se despidiera a doctores y enfermeros bajo la justificación de que dichos empleados eran cachurecos y fueran nombrados sus miembros.

Tal es estado de salvajismo de la vagancia política, que reclamaban como si fuera algo lícito, como si fuera su derecho absoluto, que el exministro despidieran a personas calificadas para tratar con la salud de seres humanos y se nombrara a los simples quema llantas, que solo tienen la preparación para ello. Pero, la barbarie llegó más allá, llegó al grado tal de que, las hordas políticas se tomaban las instituciones estatales y agredían a los empleados, y los expulsaban de sus centros de trabajo, y tenían que irse sin ninguna carta de despido. ¿Habrase visto alguna vez ese acto de vandalismo?

Y lo peor de todo, es que todo ello fue permitido por la señora presidente Xiomara Castro de Zelaya, ¿será, porque no se daba cuenta de ello, o era cómplice de tales hechos? Confieso que no lo sé. Pero, sea cual sea la razón, parece no darse cuenta que eso le ha afectado grandemente la imagen de su gobierno, y que esos hechos le pasarán la factura electoral al partido de representa.

Así las cosas, transcurrió el tiempo y al exministro personahonrada- le ganaron la batalla las hordas políticas, que dejaron claro que un honrado y calificado profesional de la Medicina no podía estar en un gobierno, donde la moralidad no es un bien apreciable, y abraza los antivalores, pretendiendo que la gente decente, asuma como aceptables los vicios de los simples politiqueros que, ellos, los corruptos, en todas las esferas del poder defienden y representan con la más exaltada desvergüenza.

Bueno, al fin llegó una de las formas de la corrupción al Ministerio de Salud, como es el nepotismoque siempre ha existido, pero no en la forma superlativa, como ahora, llegaron los despidos de profesionales de la Medicina para sustituirlos por gente sin oficio; entonces llegó la “paz”. Se impuso la vagancia política; y como está en la lógica del gobierno actual, que eso no sorprende a nadie, porque, está en la cultura politiquera hondureña, que, el que gana las elecciones, ha ganado el uso goce y usufructo del Estado, como botín de guerra.

Talvez, le sirva de aliciente al doctor JOSÉ MANUEL MATHEU, esta breve reseña, sobre su ligero paso, por la institución que quiso adecentar y que pretende ser una constancia de que, sabemos, fue víctima de los corruptos, aunque, a pesar de que muchos lo saben, no se atreven a decirlo, por temor o complicidad.

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: