27.1 C
Honduras
viernes, abril 12, 2024

¡Comience ahora, donde está…Y no se detenga!

Recién retornábamos a la oficina, después del período de vacaciones navideñas. Y el comentario obligatorio fue “¿cuánto falta para Semana Santa?” Lo simpático de todo es que estamos ya de regreso de la Semana Santa y estoy seguro que más de algún compañero de trabajo dirá ¿Cuándo es el Feriado Morazánico?

No piense que estoy exagerando, recién el domingo de la Semana Santa miraba en una nota informativa ¡de cuándo toca el feriado de Semana Santa en 2025!

No quiero poner en duda que es sabroso disfrutar de unas merecidas vacaciones. Pero estar pendiente del siguiente feriado, como si fuese la mayor motivación de nuestras vidas es un ciclo que nos puede causar mucha distracción y se puede volver un serio obstáculo cuando tenemos metas por lograr.

En todos los países del mundo hay espacios largos en verano, de feriados, o en otros meses, según lo consideren, pero no es este mi punto de enfoque, sino el vivir pendiente de ellos como si fueran la salvación, o la gratificación a lo que hacemos.

Si me quiere cuestionar el hecho de darse un espacio de descanso y distracción, soy el primero que siempre insisto que debemos afilar el hacha y saber recargar baterías.

Pero debe existir una motivación mucho más grande para los emprendedores, profesionales o bien, aquellos que aspiran a mayores cosas en su vida y es precisamente eso, ¡enfocarse en sus metas!, amar el proceso, más que llegar al punto de conquista.

Cuando saltamos de feriado en feriado, de vacaciones en vacaciones nos damos cuenta que el bolsillo y el tiempo se nos va en deleites, los cuales, después lamentamos al ver a otros conquistar sueños y anhelos y es allí donde uno dice “desperdicié mis mejores años”.

Hemos perdido la pasión en nuestros corazones. Esa indestructible obsesión por una mejora continua que nos permita crecer como seres humanos y como profesionales y que en ese crecimiento vayamos dejando un legado de metas cumplidas para que otros nos sigan.

Para ello debemos decidir empezar ¡ya! Hoy mismo. Sí, lo que se propuso en enero, pero le agarró el primer trimestre sin cumplir, retómelo. Y hágalo. Comience ahora. Comience donde está. Con lo que tenga o no tenga. Con miedo, con dolor, con dudas, con el pulso temblando, con la voz quebrantada ¡comience ya!

Usted notará una chispa en su interior que le dará sentido a todo lo que hace, pero estamos viviendo una vida muy distraída ¡y nos encanta y lo celebramos!, hasta que nos sintamos tristes de no poder volver atrás.

¿Hará esto una gran diferencia cuando haya feriados? Claro que sí, porque usted los verá como una pausa, pero estará feliz de volver a la acción. Dejará de ser de esas personas que añoran de lunes a jueves el fin de semana y su corazón vive entristecido cuando es domingo y hay que regresar a ese tan temido lunes que, igual, le garantizo, va a llegar. Los sueños no cumplidos son aquellos que se entierran con nosotros en los cementerios, los cuales están llenos de grandes pintores que jamás agarraron un pincel, de músicos que nunca escribieron esa canción que sería número uno, o de ese político honesto que cambiaría Honduras. Todo, por la vida de distracción.

Hay que darle prioridad a lo que realmente importa, sabiendo que el tiempo que tenemos en esta tierra es prestada, y debemos hacer lo mejor que podamos con lo que se nos ha dado. Entonces, allí podremos decir ¡qué linda es nuestra Honduras, y su gente! Hágalo ya. Hágalo hoy. ¡Despierte!

Enrique Zaldivar
Enrique Zaldivar
2050 Comunicaciones
- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: