20.9 C
Honduras
miércoles, abril 17, 2024

Claridad

Cuando uno ve así de clarito, me dijo despacio, saboreando su esquina de baleada, como si el sabor de los frijoles y el queso rallado le tupieran las ideas, pues el que no ve es que no quiere ver…

Solo dígame, me dijo, este señorón que están topando los gringos, con la chorrera de testigos, algunos a favor y otros rezando para que lo topen a más, para mí es puro show. El hombre ya está listo y servido, ni vaya a creer que saldrá triunfante en caballo blanco y vendrá a tirarse nuevamente aquí, aunque me dijo con una leve pausa, yo con estos huesos que duelen con estas heladas, he visto de todo, hasta vi uno igualito que estuvo en el tambo y vino aquí a ver si se sentaba en la silla ¿vaa? Pero yo sí creo que ya está como esas gallinas de las granjas donde trabaja mi compa, solo esperando que le den….

Lo importante compa, me dijo, mientras le daba otra mordida a su baleada y un largo trago al cafecito, para que deslice dicen por allí, no es el señor que está en la silla, no son los cargos o si es o no inocente, eso solo Dios lo sabe , lo que importa, la verdad, lo que nos importa más a usted o a mí, es ver cómo estamos de fregados en esta tierra, la podredumbre que chorrea, solo fíjese en los testigos santos o cachudos que han hablado, nambe, si ni uno ha dicho cosa buena, sean pajaritas o realidades, pero se le enchina  el pellejo a uno de oír toda la sarta de sinvergüenzadas que han hecho en esta hermosa tierra, de lejos se nota que lo menos que importamos somos usted o yo, allí solo el ‘business’, la marrufia y ver cómo engordan más sus ya obesas cuentas, es la meta. Hasta cólera me da, fíjese, que salga de una manera tan descarada, lo que todos sabemos aquí, como lo importante es el pisto y no el pueblo, no les interesa en lo más mínimo llevarse de encuentro a nadie y hasta la ley, ‘pocita’ ella, ¡está más pisoteada que puerta de rapidito! Si hasta mencionan estos bárbaros, me dijo, apurando el ultimo cabito de su baleada, que tanto los viejos, los que se fueron y los que vinieron también, salen en la canción, todos alegando que son unos angelitos y qué sé yo, como le dije compa, allí solo Dios sabrá si sus hijos son santos varones y mujeres o no.

Se ve clarito, fíjese que aquí los que llegan a la silla con todos los que los acompañan, como moscas alrededor de la comida sana o aquello que deja el perro en la acera, lo único que quieren es lo suyo, ver cómo ceban sus cuentas de banco, hasta que eructen ceros ¿y el bien ajeno?, ¡¡¡muy bien, gracias!!! Puras pajaritas preñadas las promesas que hicieron, las manos que apretaron y los chigüines que chinearon, los discursos rimbombantes “que yo los sacaré de pobres”, “que seremos lo mejor” o como ahora que les ha dado por decir camarada a todos… solo humito al viento, nada más.

Eso es lo que he visto con ese show de juicio, fíjese, no si hasta una serie hay en un canal de esos gringos, que pareciera una temporada más de ella, si ya ni sabemos si las historias que se dicen es que las copiaron de ella ¡o los guionistas gringos vinieron a recibir catedra aquí! Tal vez ahora si abrimos los ojos, ahora tal vez entendemos, ya que la sinvergüenzada sale a la luz en televisión mundial como la dichosa serie, pero sin pagar suscripción, es lo bueno, más vergüenza para acá pienso yo, cabal como que le vean los calzones zurreados todo mundo colgados en el tendedero, solo porque aquí no les interesa mejorar, cambiar y ser catrachos, capaz que cuando todo esto termine, seguiremos igualitos, prestando los güirros para que los chineen, corriendo a oír el mismo discurso de siempre y viendo qué conseguimos aunque sea un poquito, “una cervecita y un plato con carne”, como dijo aquel que está socando ahorita,  porque como le dije ya ratos, me dijo pensándolo mucho, no hay peor ciego que el que no quiere ver…

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: