Valle y sus principios de ayer, de hoy y mañana

Fecha:

Compartir:

Poco se comenta sobre la vida de Valle en, durante y después de la independencia, incluso algunos le critican porque él afirmaba que si bien la independencia era una necesidad desprenderse del dominio español, y en el ambiente se respiraba es deseo de libertad, de muchos pueblos en Europa, Sur América, México, y en las mismas provincias de la región de Centroamérica, él después de  un elocuente discurso en el salón de sesiones en donde más tarde se proclamó la independencia, hizo ver que la independencia debía obtenerse poco a poco. Después vino la proclamación como un hecho histórico.

Pero el tiempo le dio la razón a Valle, la endeble posición de Gaínza dio pie para la organización de una Junta Provisional Consultiva mientras las provincias elegían sus diputados y se conformaba el Gobierno. Valle se hizo cargo de las finanzas públicas, porque con la proclamación, los criollos y pudientes de la época comenzaron a sacar valores y riquezas de Guatemala, la situación era insostenible y Valle, atendiendo los deseos de la Junta y de los pueblos de El Salvador y Guatemala, enviaron al Sabio a México, el cual después de haber sufrido un viaje doloroso, de haber estado en la cárcel acosado de sedicioso, después sube al alto cargo de Ministro de Relaciones de México, que al principio se negaba a aceptar, pero logró con ello tener facilidades como probar que todos los actos de la independencia centroamericana eran legales, y  aprovechando la decadente situación del emperador Iturbide, consiguió la separación de estas provincias centroamericanas de México en 1823, mérito que se menciona poco en su historia.

La proyección de Valle abarcó la de muchos países de la región, retirado temporalmente de la política, se dedicó a escribir sobre temas importantes como educación, salud y sobre todo de la integración de los pueblos latinoamericanos unidos por una sola religión, una sola lengua y sus costumbres. Una cátedra de Valle sería importante en estos momentos tan difíciles.

En 1815 propuso la conformación de un Congreso con dos objetivos: Que los pueblos permanecieran libres de intereses extraños, y en busca de un sistema de integración internacional.

Cerramos esta columna con la opinión vertida por uno de los hombres de fama mundial como Jeremía Benthon (1930) que escribió: “Un hombre como Valle debe necesitar su siglo y más de una generación”, refiriéndose a sus escritos y pensamiento visionario.

¿Cuándo aprenderemos las lecciones de estos grandes profetas de la historia?

Noticias Relacionadas

Prepotencia, barbarie e impotencia

Siendo tantos medios de comunicación, podemos ver en cualquiera de ellos una serie de eventos delictivos que suceden...

Polémicas servidas

Da la impresión que nuestra democracia (débil de por sí) quiere entrar en un proceso de lisis (autodestrucción)...

Traduciendo el mensaje del bus

Lamentablemente en días recientes, un compatriota perdió quizá el reflejo de su esfuerzo en un incidente que se...

Consumismo a la carta

Latinoamérica debe sacudirse de ciertas conductas que llevan a sus países a permanecer postrados y que, dentro de...