11.8 C
Honduras
miércoles, febrero 21, 2024
spot_img

Un programa de éxito entre Honduras y Estados Unidos

En 1983 en EUA se creó el programa llamado INICIATIVA DE LA CUENCA DEL CARIBE, con la participación de los países centroamericanos y del Caribe, y del cual nuestro país fue favorecido con varios programas.

En esta ocasión nos referimos al programa dedicado a la AGRICULTURA Y PROGRAMA DE EXPORTACIÓN. Por esos días había surgido Feproexah, una organización del sector privado iniciada en San Pedro Sula en el seno de la AGAS, cuando el recordado doctor Arturo Bendaña quien invitó a varios presidentes de asociaciones, ganaderos, citricultores, cañeros, productores de cerdo, aves de corral, bananeros independientes, también cacao, camarones, productores de melón, sandía, berenjenas, etc. Fue el principio el formar del proyecto que llamó la atención al personal de USAID, que se contactó con nosotros para elaborar un proyecto que se inició con el buen ánimo de todos que comenzaron a trabajar ordenadamente, USAID dispuso de fondos suficientes para nuestra instalación.

Se contrataron los servicios de jóvenes técnicos que se esforzaron por la capacitación integral, y pronto comenzaron a producir resultados, de todos los productores que se incorporaron a la institución, fue alentador ver los resultados, los productores de melón; Feproexah, por su parte, se esmeró en invitar a empresarios norteamericanos interesados en invertir en Honduras, entre ellos Othal Brand, ya fallecido, quien tuvo interés en la citricultura, acompañando el proyecto con campesinos del Bajo Aguán, don Henry Bresky que vino a fortalecer la producción de camarón en el sur, otros más vinieron a promover varios obreros entre ellos la empresa Fyffes del gran promotor Ernest Otto Stalinsky, cuyos restos descansan en nuestra ciudad, y valiosos hondureños de El Progreso, Comayagua y Choluteca.

Al día de hoy, los melones hondureños llegan a más de veinte países, los camarones son de buena calidad, los productos de Comayagua, los bananos de San Manuel necesitan apoyo. Las naranjas hondureñas tienen buena aceptación, las semillas de cacahuate cultivadas por mujeres campesinas tienen excelente mercado y la tilapia es bien aceptada en el mercado.

Sería interesante y necesario que los empresarios norteamericanos que deseen invertir en Honduras sigan apoyando al sector privado, que ha sabido darle el valor que se merece de parte de un pueblo amigo de nosotros, que necesita ayuda para promover la producción y exportar sus productos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: