30.3 C
Honduras
domingo, mayo 19, 2024

Que Doña Tere no se altere en el tráfico

Lo cortés no quita lo valiente, dice un proverbio conocido. Y es que vaya que hemos tenido una semana donde hemos podido ver cómo los hondureños estamos perdiendo los estribos cuando al tráfico vehicular se refiere. ¡Sé que no es para excusarnos!, pero este es un tema que todos los días toma vigencia en nuestro país.

Pareciera que ya no cabemos. Y ante la prisa de los horarios por cumplir, sumada a las imprudencias de conductores desafiantes, cada vez más seguido estamos viendo cuadros de accidentes, peleas, y hasta pérdidas humanas, todo por culpa del bendito tráfico.

Basta con que usted sintonice los programas radiales de la mañana, donde el cien por ciento de ellos dan reporte de tráfico. Los amables locutores dan sus recetas de “valla mejor con paciencia”, o bien “busque rutas alternas por tal sector”. Es demasiada obvia la situación como para hacernos de la vista gorda. ¡Hay un serio problema!

¿Qué puede hacer usted, que le toca ir todos los días al trabajo y regresarse? Haga lo que corresponde. Como le decimos a doña Tere, es mejor que no se altere. Estoy convencido que precisamente el tráfico se ha vuelto uno de los mayores generadores de estrés en la actualidad.

Si usted es conductor, le toca hacer malabares en su vehículo, si va de prisa a dejar sus hijos a la escuela, intentando esquivar a todas las motos que parecieran competir en ver quién recorre a mejor velocidad el destino. O un “rapidito” peleando ruta que hace de las suyas junto a su ayudante, para que le dé un “permisito” y evite hacer fila colándose en ella.

¿Se imagina el mal humor con que muchos llegan a sus trabajos?, o cómo los emprendedores les toca atender a sus clientes después de haber tenido que hacer este recorrido, de pitos, enojos y muchas veces sorpresas. Recuerdo una campaña publicitaria que decía “Ceda el paso con elegancia”, cuya pegatina estaba en todos los taxis de la ciudad.

Hoy día necesitamos más que eso. Necesitamos recordar que de eso se trata la convivencia. Que para eso somos llamados ciudadanos, porque muchos convivimos en esta ciudad. Y necesitamos también tener planes de acción, si su salida es diaria.

Las autoridades, año con año, prometen soluciones viales que tardan más que esperar que arranque el vehículo que siempre tenemos al frente. Y desarrolle dominio propio ya que ninguno sabe el problema que se puede meter, al buscar pleito en el tráfico.

Dominio propio, esto es “me prometo a mí mismo a no perderme en el enojo”. Elija otra vía. Piense en otra solución, pero dejemos de tomar ese camino.

Y piense en la importancia que tienen aquellos que lo esperan de regreso en casa, para abrazarlo nuevamente. La ira no es el camino a tomar con el tráfico. Pero debemos hablar el tema y eso es lo que pretendo sumar. Irritados, agotados y muchas veces desesperados, por el enorme parque vehicular de nuestro país. Tenga la convicción de que nada lo hará amargarse, menos el tráfico diario. En lo personal, me ha tocado acomodar horarios, despertar más temprano, buscar nuevas rutas, y aun así le puedo asegurar que se ven repletas las calles de autos.

Que se acaben las noticias de esas peleas de conductores por no ceder el paso. Pudiéramos andar en bicicleta todos, pero si no somos corteses los unos con los otros, pronto nos quejaremos también de tanta bicicleta.

El poder de uno, el poder de hacer un cambio, usted sea un enojado menos, quién sabe que lleguemos a ser un país de gente amable.

Enrique Zaldivar
Enrique Zaldivar
2050 Comunicaciones
- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: