22.9 C
Honduras
martes, abril 16, 2024

Nuevo enfoque de la comunicación en la era digital

La comunicación es otra de las habilidades del siglo 21, en los artículos anteriores expuse acerca del pensamiento crítico y la resolución de problemas, la creatividad e innovación, siendo todas esenciales para vivir y/o sobrevivir en este siglo, en que la inteligencia artificial es parte de los avances tecnológicos. Una de las principales críticas es que esta incrementará las pérdidas de empleos en las tareas que usualmente han hecho los humanos, se calcula que 1 de cada 16 empleos será sustituidos.

El reconocido lingüista de origen ruso, nacionalizado estadounidense Roman Jakobson (11 de octubre de 1896-Boston, 18 de julio de 1982) hizo un importante aporte a la teoría de la información, al definir los factores de la comunicación: emisor, receptor, referente, canal, mensaje y código. Además, profundizó en las funciones del lenguaje, como expresiva, apelativa, representativa, fática, poética y metalingüística.

Antes de la era digital, la interpretación del proceso de comunicación sugerido por Jakobson se enfocaba principalmente en la comunicación cara a cara (presencial) y en los medios tradicionales como periódicos, revistas, radio y televisión. La comunicación a larga distancia era solo posible con cartas, telegramas y llamadas telefónicas, estas eran un privilegio de pocos, especialmente en países en desarrollo. En este contexto, la comunicación solía ser más lenta, la inmediatez era difícil de lograr y con mayor sesgo noticioso. Por ejemplo, una noticia publicada en el periódico reflejaba un acontecimiento ocurrido con uno o varios días de antelación, dependiendo de la proximidad de la noticia.  

La era digital demanda que la comunicación oral y escrita que transmite el emisor al receptor sean precisas, dado que la mayoría de las interacciones y reuniones tienen lugar a través de plataformas digitales como Zoom, Teams o WhatsApp. Además, la globalización y la tecnología ofrecen oportunidades laborales nunca antes conocidas, como el desarrollo de trabajos remotos, lo que implica una exposición constante a diversas culturas. Por ende, la habilidad para navegar en contextos multiculturales toma mayor fuerza, añadiendo a esto la importancia del dominio de otros idiomas, particularmente el inglés, que se ha convertido en el predominante en el ámbito profesional y ofrece muchas oportunidades laborales bien remuneradas.

Promocionar un producto o una idea, en los entornos digitales tiene que ser de manera que capte la atención de los clientes potenciales, un mensaje con faltas ortográficas o con imágenes de baja calidad, causarán desconfianza entre los usuarios. Es interesante ver como las redes sociales se han vuelto en las plataformas preferidas para buscar un producto o servicio. La forma de comunicar es más corta, busca que el interesado busque contactar.

La trazabilidad de las comunicaciones en el entorno digital es más sencilla, ya que tanto los elogios como las quejas de los clientes se vuelven públicos. Además, existe la capacidad de bloquear contenidos o contactos no deseados, ya sean individuos o empresas. Por ende, es significativo tener presente el valor del respeto hacia los demás en todas nuestras interacciones digitales.

En el ámbito de la comunicación virtual, los silencios pueden resultar más incómodos que en las conversaciones cara a cara. Aquellos participantes que optan por no encender sus cámaras suelen ser pasados por alto con mayor facilidad, ya que no muestran un compromiso genuino con la interacción humana. El no expresarse correctamente puede dar lugar a malas interpretaciones

En la era digital, la comunicación se caracteriza por su inmediatez y diversidad, enriquecida por la inclusión de elementos visuales como emojis (caritas felices, por ejemplo). Esta versatilidad nos permite combinar fácilmente texto, imágenes, audio y video, facilitando una interacción instantánea con personas de todo el mundo. Además, esta forma de comunicación puede nivelar las relaciones interpersonales, volviéndolas más horizontales y accesibles.

Es fundamental reconocer que la comunicación es parte de nuestras habilidades blandas y aprovechar al máximo las herramientas digitales disponibles. En un entorno laboral altamente competitivo, nuestra capacidad para interactuar efectivamente con los demás juega un papel determinante en nuestra permanencia y éxito. Es importante señalar que la inteligencia artificial todavía no nos iguala, la empatía en las interacciones humanas, es algo que nos hace únicos como especie, en otras palabras, quizás ya no seremos los únicos “sapiens” en nuestro planeta, pero sí podríamos distinguirnos por el desarrollo de nuestra inteligencia emocional y espiritual, para hacer la diferencia.

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: