22.5 C
Honduras
lunes, mayo 20, 2024

MATALASCALLANDO: Lo crono-ilógico del socialismo

“La teoría del comunismo se puede reducir a una oración: abolir toda propiedad privada”. Karl Marx.

¡Patria libre y vida! Esa es la consigna que debe reemplazar al desafiante grito de la plebe que cree en angelitos que orinan agua bendita, en la paja barata del patrón machista, en la apariencia de piedad y “conciencia social” del que hoy está y mañana se le tirará al fuego eterno. La idea, la concepción filosófica es repartir entre diez, o sea, diez pa’ mí y samba pa’ ti. Luego el marco historicida tiene como consigna el regresar a la edad de piedra, o como dice el brillante Agustín Laje Arrigoni: “Te quiebran las piernas para que ellos te den las muletas y tú, desternillado en llanto, a moco tendido, les des las gracias como si fueran la única opción mesiánica”. Así es como van recogiendo la bendición del pueblo, como si de recoger yuyugas se tratase, como bañarse bajo la lluvia en el día de San Juan.

Hoy no lo tenemos claro por lo oscuro del ambivalente discurso que, en primer lugar, no cesan de echarle la culpa al pasado, “que la dictadura de doce años, que el golpe de Estado” y otras ocurrencias que, si bien son ciertas, las usan para alimentar sus falacias, es decir frases engañosas usando premisas verdaderas. Ojo con eso del “socialismo democrático” ya que tal cosa ¡NO EXISTE! El socialismo es la apropiación de los medios de producción confiscándolo todo donde el Estado pueda meterse y controlarlo (como el precio del queso y la mantequilla) y el segundo término “democrático” es la libertad de empresa, propiedad privada garantizada y promoción de la generación de riqueza, ‘tonces ¿semos o no semos?

Para no herirles el corazón rojinegro a algunos termocéfalos (valga la rebuznancia y afortunadamente son minoría) no se mencionará nombres de países, pero sí podemos deducir lo que ha sucedido y está sucediendo en esos lugares donde se aplica este inhumano sistema de gobierno. Pero debemos darnos con la piedra en los dientes ya que el equivalente de injusticia es el mismo desde la izquierda radical y desde la derecha corrupta, y de eso los hondureños somos testigos durante décadas y décadas. Esa derecha corrupta asesina con la injusticia y los otros, “aquellos que dijimos”, lo hacen descaradamente con represión, cárcel, destierro, expropiaciones, abusos a todo lo que representa al cristianismo, crímenes de lesa humanidad, -como el aborto- y tal como los 150 millones de seres humanos que enviaron al otro mundo, dándole harta chamba a San Pedro, desde la revolución bolchevique hasta nuestros días. Y de esos son los que nos damos cuenta.

Y lo peor de todo es la burla hacia las cosas sagradas, a todo lo que Dios representa, haciéndonos creer que hasta el Padrenuestro se les olvida (¿se acuerda?), o llevándole al mero vicario un mamarracho de libro con una biografía que jamás deberá ser leída y mucho menos contada, a menos que alguien lo use para detener la pata de una mesa allá en El Vaticano, siendo el más caro ejemplo del narcisismo ñurdo, como aquel tarado que reemplazó la sagrada y bendita cruz por la hoz y el martillo, vaya estupidez. Las cosas santas se tratan santamente, sino ahí les va a tocar platicar largo y tendido con el mero uñudo… por toda la eternidad.

Ing. Carlos Mata
[email protected]  

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: