20.7 C
Honduras
sábado, mayo 18, 2024

Grandiosa expresión de los pueblos

No hay que oscurecer lo excelso y sublime del lenguaje, sino que, por el contrario, levantar con gloria el sentimiento, la imaginación y la grandiosa expresión del significado de las palabras que llegan al corazón y el espíritu en calidad de cultivo de la pasión, emoción excelsa y admirable de una potencial fortaleza hermosa, agraciada e inmortal. No se pueden preservar las limitaciones artificiosas, manteniendo la natural independencia que hemos patrocinado de acuerdo con el sentido de la realidad, belleza aventajada de la genialidad, hermosura que caracteriza la luz y el temperamento de los pueblos.

La educación, la cultura, el arte, la salud, y otras ramas inclinadas de verdadera prosperidad popular, tienen que ser incorporadas por los Gobiernos con cualidades indetenibles, visión de conjunto para poder realizar una genuina labor de superación académica y docente buscando alcanzar notables beneficios para la ciudadanía.

La visible permanencia política, la reactivación productiva se consiguen con seguridad social, crecimiento de los servicios públicos, mayores fuentes de ocupación o empleo, viviendas dignas, atractivos estímulos para la inversión, el mantenimiento básico de la libertad de expresión y el verdadero cumplimiento de los objetivos propuestos o algunas otras metas planteadas por los diferentes criterios políticos, propalados por destacados líderes de los variados partidos políticos, calificados estos en calidad de prominentes instituciones de derecho público.

Honduras es un país ubicado dentro del denominado: “Tercer Mundo”, de menudo desarrollo relativo; por consiguiente, el panorama no se presenta halagador debido a los constantes saqueos al tesoro fiscal o erario. Las arcas del Estado han sido arrasadas por ciertos políticos y detestables personajes, a quienes no les importa los intereses colectivos, sino que, por el contrario, llenar sus bolsillos con dinero mal habido. La corrupción en Honduras golpea los presupuestos dirigidos a la elaboración de obras de servicio público general, mediante una metodología propuesta a satisfacer las exigencias de armonioso y normal desenvolvimiento, como signo característico de un ejemplar modelo de atender las necesidades urgentes de precaución a la propia subsistencia en calidad de Nación. Los círculos de poder que solo miran su propia subsistencia y el festinado enriquecimiento ilegal, salvo algunas excepciones, son rechazados por la ciudadanía en general y de manera constante, pero siempre tienen su asidero en ciertos funcionarios o empleados descompuestos.

Hay un ambiente deslumbrador, esculpido por personas capaces, honestas y patrióticas, produciendo planes o estancias de auténtico cambio para mejorar. El inquebrantable destino histórico de la república aparece plenamente robustecido mediante una estructura sólida de una juventud formada para la lucha permanente por la defensa de las instituciones, la protección de los principios democráticos y la benefactora silueta de disfrutar de los derechos y servicios de la gloria nacional con sus matizados beneficios.

Todo sea por la patria, la cultura, la enseñanza y la prosperidad del país.

Ernesto A. Reina
[email protected]

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: