20 C
Honduras
martes, abril 23, 2024

De tejas y comales

Sí ombe, me dijo serio, si dicen que es un tumulto de gente que fue, algunos como que saben, pero otros creo que a aprovechar el raite, le apuesto compa que ni saben a qué iban, muchos solo porque les regaron “máis”, por ser amigos, por ser conocidos, recomendados, aleros qué sé yo. Se supone que van a arreglar es relajo del clima, si ahora llueve cuando no toca y cuando toca, naranjas. Estamos amolados ¿sabe? Antes se sabía cómo íbamos a estar, la canícula y todo eso, ahora, cuando uno menos acuerda, le lleva la casa el río.

¿Sabe qué me causa gracia?, andan en eso del cambio climático y aquí en la tierra de Valle y Morazán, ni se nos enseñan a reciclar, menos a atinarle al basurero, solo saque la cabeza de cualquier bus que viaje a cualquier lado, verá cerros pero de bolsas plásticas tiradas, los ataúdes blancos de donde hubo platos de pollo chuco, regados por todos lados, basurales y basurales y no se diga si va a nadar al mar, primero hay que apartar desde plásticos a jeringas que flotan alegres por todos lados; si antes el peligro era toparse con uno de “aquellos”, que más de algún paisano, aprovechando el mar, se le ocurrió poner a flote, ahora es más la cosa, que hasta miedito da de meterse.

Los ríos, no se diga, ya agüita casi no tienen, son polvaredas las que levantan en el verano de infierno que hay, porque los pinos, con una paja de un gorgojo, se los volaron todos, si dicen que allí, en nombre del gorgojo, hicieron billete muchos y les valió su progenitora que se quedaran pelones los cerros y cordilleras. Ahora andan en tropel con sus expertos, dicen ellos, arreglando el mundo, pero compa, dígame la verdad, ¿cómo les vamos a creer si ni en la casa empiezan a poner orden?

Solo fíjese en las calles y carreteras, es lo más común ver a los paisanos tirar por la ventana o donde estén los restos de lo que se han comido, ni se ponen a pensar que para eso sirven los basureros y mejor ni hablo del servicio de aseo, si en muchos lados son unos pobres caballitos más fregados que yo los que jalan en carretas la basura, para irla a botar donde no los miren, y ni pensar en dividirla, en orgánica, plásticos y vidrios, eso está en chino, total, dicen, eso ya no es problema mío cuando la tiran en alguna quebrada, jajaja.

Pero luego vienen las lluvias, más bravas ahora por el bendito cambio climático, creo yo, y los tragantes igual de tapiados como el seso de muchos y entonces vemos las correntadas de agua con lodo cargar con todo, cristianos incluidos.

Por eso me río compa, la doña, allá en tierras lejanas hablando de irse a otro planeta, creo que dijo, a mí no me crea, compa, pero eso dicen que dijo, supongo que importa para algo eso, dizque llevando expertos para luchar con el cambio climático mientras aquí se nos acaba el país, nadando en lodo y basura cuando toca y otras veces tragando polvo y plástico.

Nuestra hermosa tierra de tejas y comales cada día se marchita, cada día es más poquita, los pinares se fueron, los ríos se secaron, las playas más sucias que acera de mercado. La tierra verde, preñada de vida hermosa como india soberbia, orgullo de nuestros ancestros olorosa a pino y selva, tierra de comales y tejas se nos acaba, en lenta agonía y eso compa, es lo que vemos, solo espero que aprendan algo y no sea otra salida más para tomarse fotos y salir en las redes, haciendo como que hacen ¡y pagados por usted y yo!

Artículo anterior
Artículo siguiente
- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: