18.6 C
Honduras
viernes, abril 12, 2024

Arzobispo Lenihan: “Vivamos la Semana Santa con fe y amor”

"Que Jesús entre a sus vidas y sus hogares". Con la celebración del Domingo de Ramos se da inicio a la Semana Santa en la que se revive la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

San Pedro Sula. La feligresía católica recreó la entrada de Jesús a Jerusalén ayer, en el Domingo de Ramos, para iniciar la conmemoración de la Semana Santa.

Con motivo de la misa del Domingo de Ramos, que abre la Semana Santa, el arzobispo Miguel Lenihan exhortó a los sampedranos y a toda la población vivir este tiempo especial con fe y amor.

Además, durante la homilía realizada en la Catedral Metropolitana San Pedro Apóstol, el monseñor Lenihan recordó que cada día de Semana Santa tiene su significado.

El lunes es un día dedicado a orar por los enfermos, y son muchos los enfermos que viven el calvario y la cruz de la enfermedad cada día y “es bonito el Lunes Santo para orar y visitar a los enfermos, ¿cuántos enfermos hay en casa, en los hospitales?”, preguntó a los presentes.

El Martes Santo oramos por los difuntos, por nuestros seres queridos, los que están ya participando en la gloria del Señor, están participando en su resurrección.

LEA ADEMÁS: Domingo de Ramos: Feligreses participan en actividad religiosa en Jardines del Valle

El Miércoles Santo en un día especial, es un día para orar por los presos.

Cristo también fue capturado injustamente, y fue llevado como reo, juzgado injustamente.

“En todo el país hay muchos presos, oremos por ellos y muchos de ellos son injustamente juzgados y capturados”, dijo el arzobispo.

EL Jueves Santo participemos en la cena del Señor, demos gracias al Señor y también demos gracias por el don del sacerdocio…

Ellos, son nuestros pastores que nos acompañan en momentos de felicidad, tristeza y dolor.

El Viernes Santo celebramos la muerte de Jesús, la Semana Santa no termina ahí.

“A veces nos gusta un Cristo muerto y sepultado”…

“El Viernes Santo salimos al Santo Entierro y sepultamos a Cristo”.

“Sabemos que un Cristo muerto no nos molesta, no exige nada, pero un Cristo vivo sí nos exige muchas cosas, especialmente la conversión”…

“Nosotros no creemos en un Cristo muerto, creemos en un Cristo resucitado, vivo, que está en medio de nosotros”, declaró el líder católico.

AMOR Y SALVACIÓN

Ese día descubrimos que Cristo nos amó hasta los extremos, en la cruz derramó hasta la última gota para salvarnos, eso sí es amor, recordó Lenihan.

El Sábado de Gloria celebramos renuncias, promesas bautismales y después el Domingo de Resurrección celebramos la victoria de Cristo sobre la muerte, “el paso de la muerte a la vida”.

Esta semana vamos a experimentar tres momentos, hoy experimentados la alegría, salimos para acompañar a Jesús en su entrada triunfal, pero después el Viernes Santo vamos a experimentar hostilidad del pueblo y después el domingo celebremos con ¡aleluya de la resurrección, ¡Cristo ha resucitado y nunca más va a morir!

El arzobispo preguntó a los católicos ¿por qué Cristo murió en la cruz?  Y respondió que murió por amor a todos nosotros.

“Él siempre decía ‘amémonos los unos a los otros’, a veces el amor es pasajero, superficial sin compromisos, pero el amor de Cristo es infinito hasta la muerte”, manifestó Lenihan.

“Cristo nos da un buen ejemplo de pasión y paciencia. Cristo perdona a sus perseguidores, a los que lo insultan. Desde la cruz nos da un buen ejemplo de perdón. El mundo necesita perdón y reconciliación porque hay mucho odio y venganza”. Miguel Lenihan, arzobispo.
La procesión comenzó desde el Instituto María Auxiliadora hacia la Catedral para presenciar la Solemne Eucaristía.
Feligreses aprovecharon para que monseñor Miguel Lenihan les bendijera las palmas.
Portada DerechaArzobispo Lenihan: “Vivamos la Semana Santa con fe y amor”

Hoy en Deportes