lunes, 30 enero 2023

La enfermiza espera por medicamentos en la farmacia del Seguro Social de SPS

Al llegar a esa sección, el derechohabiente debe tener fe, paciencia y un fuerte deseo de curarse, porque de lo contrario….

Conseguir una cita con el especialista en el Seguro Social de SPS (IHSS) es una tarea que puede tardar meses.

Cuando al fin se obtiene, y luego de lograr acceder al consultorio del estresado médico, el derechohabiente sale con las recetas que le prescribió, pensando que la odisea ha terminado.

Pero, descubrirá que estaba muy equivocado.

En ese viacrucis, le aguarda una última estación en la que se pondrá a prueba toda su fe, su paciencia y deseo de curación: el área de farmacia.

¿Dónde queda la farmacia?

En el caso del IHSS de San Pedro Sula, tendrá que caminar una larga distancia preguntando a todo el que encuentre a su paso dónde queda la farmacia.

Lea también: Un 1.6% de positividad por COVID-19 registra San Pedro Sula

Al llegar, se encontrará con un lugar abarrotado, con más de 300 personas en su interior, entre ellas personas con discapacidad y de la tercera edad.

Por un lado, los pacientes con enfermedades crónicas que requieren medicamentos controlados por otra.

Y, en el centro, un mar de personas con un poco más de “salud” que forman parte de la población general de derechohabientes.

Al fondo observará algo más de diez ventanillas dispuestas para despachar las recetas de los pacientes.

Con ese número de ventanillas se esperaría que la fila avance rápido y que en poco tiempo esté por fin saliendo del Seguro.

Pero es el inicio de una larguísima espera.

La paciencia empezará a agotarse luego de una hora sin ver avance alguno y cerciorarse que de todas las ventanillas únicamente dos están abiertas.

Mientras que las restantes han puesto un cartón en la parte frontal porque el encargado fue a la bodega a reabastecerse o está en su hora de comida.

Con esta lentitud, los ánimos comenzarán a caldearse y se perderá la dulzura del carácter.

Todos los pacientes estarán luego de dos horas irritados y gritando porque no dejen que ningún “vivo” acceda a la ventanilla sin haber hecho la fila.

Los aires no están funcionando

Los reclamos e insultos predominan en el ambiente, al tiempo que se empieza a sudar a chorros porque los aires no están funcionando.

Finalmente, luego de tres o cuatro horas de irritable espera, el paciente por fin estará frente a la ventanilla y le entregará al encargado todas sus recetas.

Con suerte, dos o tres estarán disponibles, mientras que el resto no, y le pedirán que regrese otro día para preguntar si ya hay existencia. Eso sí, tendrá que hacer de nuevo la fila.

Este es el relato del viacrucis que viven a diario los derechohabientes en el área de farmacia del Seguro Social de San Pedro Sula.

Sin duda, sus autoridades deben hacer algo para hacer más eficiente este servicio, y menos enfermiza la experiencia de todo aquel que va en busca de salud.

Muchas se las personas en la sala de espera terminan por dormirse.
El derechohabiente, enfermo y queriendo estar en casa reposando, tiene que esperar horas para que le despachen sus recetas.
SEGURO SOCIAL DE SPS 2
Por si fuera poco, la mayor parte de las ventanillas permanecen cerradas, lo que hace más prolongada la espera.

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -