31.2 C
Honduras
miércoles, mayo 29, 2024

Ollas o Joyas para Mamá

En conmemoración al tan esperado Día de la Madre, es oportuno exponer una gran realidad en nuestro contexto hondureño. Es muy común encontrar que las madres en este día reciben múltiples obsequios y muchos de ellos están relacionados a los artículos de uso común en un hogar, como son vajillas, electrodomésticos y las infaltables ollas nuevas; si bien es cierto estos regalos alegran los corazones de las madrecitas en su día, es también una realidad que todos estos artículos son para que toda la familia los disfrute.

Podríamos entonces plantear un cambio en esa antigua tradición y motivar a la población para que en este próximo festejo podamos cambiar las “Ollas por Joyas” entendiendo que no nos referimos únicamente a regalar piedras o metales preciosos, sino más bien a que podamos manifestar ese amor y gratitud al ser más especial sobre la faz de la tierra con detalles de uso personal que destaquen su belleza natural, porque en verdad que por solo el hecho de ser madres, tienen un brillo especial en su mirada y no es otra cosa que el reflejo del amor incondicional para sus hijos.

Como homenaje a todas las madres hondureñas quiero destacar algunas de sus cualidades: el arduo trabajo que realizan desde sus trincheras para sacar adelante a sus familias, el esfuerzo de velar por el bienestar de sus retoños sin importar las condiciones, la capacidad de resolver circunstancias adversas con fe y esperanza y lo multidisciplinarias que son al momento de tener que saber de arte, cultura, cocina, moda, salud, cosas del corazón, arquitectura y hasta de astronomía cuando tienen que ayudar a desarrollar esas maquetas donde se muestran todos los planetas de nuestra galaxia.

Que seres más especiales son las madres quienes esperan atentas una visita de aquellos hijos que se han ido lejos, una llamada, un gesto o detalle por pequeño que este sea y por sobre todas esas cosas, ellas esperan que a sus hijos nunca les falte nada y que Dios el Todopoderoso los guarde y los bendiga, y ese es el súper poder de ellas, de las mamacitas, que ponen en manos de Dios la vida de sus hijos y en verdad ¡hay que ver! que esas plegarias si tienen poder. Así que son muchas las cosas buenas que podemos decir de las madres que desde que supieron que dentro de ellas se formaba una nueva vida, fueron valientes al cuidar y defender con uñas y dientes ese ser que más tarde la llamaría Mamá.

Que, en esta fecha especial para ellas, seamos aquellos hijos agradecidos que honran a su madre, recordando que esta acción tiene una gran promesa de bendición como lo encontramos en Efesios 6: 2-3 que dice: Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra. ¡Felicidades Madres en su Día!

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: