29.8 C
Honduras
miércoles, julio 24, 2024

E-EVOLUCIÓN: Sensibilizar y actuar para frenar la migración irregular

Mirna Isabel Rivera
[email protected] 

Migrar es un derecho humano, pero cuando se hace de manera irregular se convierte en un riesgo para la seguridad de las personas que lo ejercen. Proteger a los migrantes de los traficantes de personas es un deber del Estado, la población debe ser alertada de todos los riesgos que conlleva viajar sin cumplir con los requisitos migratorios de los países por donde se movilizará para poder llegar a los Estados Unidos de América (EUA).

En el 2018, se iniciaron las migraciones masivas hacia los EUA mediante la movilización de flujos migratorios mixtos de personas migrantes, más conocidas como caravanas de migrantes, un fenómeno nunca antes visto en el país, más de 3,000 personas viajando al mismo tiempo, en un éxodo humano. Estos flujos migratorios continúan hasta la fecha, ni la pandemia los ha detenido. Las redes sociales juegan un papel importante para promover los puntos de encuentro, como la Gran Terminal de Buses de San Pedro Sula de donde han salido caminando rumbo a los EUA miles de personas en los últimos cuatro años.

Honduras es un país expulsor de migrantes irregulares, el sistema político, económico y social funciona solo para una minoría que tiene acceso a empleos dignos, educación, salud y movilidad social. Pero, para el resto, el 73% de la población, no funciona, vive en pobreza (INE, 2022), están al borde de la desesperación y buscan un futuro mejor viajando hacia EUA por rutas extremadamente peligrosas.

Muchos migrantes solo piensan que lo lograrán y desconocen todos los peligros que enfrentarán. Los niños y las mujeres son los grupos más vulnerables, sufren abusos físicos, psicológicos y sexuales en el trayecto. Algunos migrantes son secuestrados, otras víctimas de asaltos, algunos simplemente desaparecen y sus familias no vuelve a saber de ellos. Los que corren la peor suerte, mueren al intentar cruzar la frontera entre México y EUA.

Otros, son capturados por las autoridades migratorias y devueltos a su país de origen. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se reporta que desde el 2018 hasta el primer semestre del 2022 han retornado a Honduras provenientes de México y los Estados Unidos alrededor de 334,701 migrantes.

La situación de estas personas es complicada, porque al retornar prácticamente deben volver a las mismas comunidades de donde salieron, expulsados por la pobreza y la inseguridad entre otros factores. Desafortunadamente, al regresar la incertidumbre que traen supera a la que tenían cuando partieron en busca del ansiado “sueño americano”, que se convirtió en un drama. Los hondureños retornados requieren de fuentes de ingresos de manera inmediata, no se pueden dejar a su suerte, se les debe apoyar.

Las causas por las que deciden migrar de manera irregular son variadas, pero las principales que han sido identificadas: falta de empleo, necesidades económicas y violencia e inseguridad (OIM, 2022). Es importante sensibilizar a los tomadores de decisiones del sector público y privado para que conformen alianzas que permitan mitigar la raíz del problema que tiene como consecuencia los flujos migratorios irregulares.

Las empresas socialmente responsables en conjunto con organizaciones sin fines de lucro pueden incidir notablemente mediante proyectos especiales brindando mayor atención a los grupos en riesgo de emigrar de manera irregular, promoviendo acciones y políticas de Estado que impulsen el combate a la pobreza y la corrupción.

- Publicidad -spot_img

Más en Opinión: