lunes, 6 febrero 2023

Idolatría, aquí y ahora

La religión más antigua es el hinduismo y está repleta de dioses, santones, imágenes, símbolos y rituales, extraños y a la vez fascinantes.

Tienen más de 350 mil dioses, algunos representados por animales a los cuales sus fieles respetan y rinden culto.

El máximo del hinduismo se llama Indra, una imagen masculina de apariencia femenina, color azul añil que tiene el poder de proteger a sus fieles.

Dentro del hinduismo hay miles de sectas, coloridas y misteriosas y tiene unos mil millones de seguidores.

El islam, una de las religiones más inflexibles que existen, no tiene ídolos. Su fe les prohíbe hacer estatuas, dibujos o cualquier imagen representando a Mahoma, único profeta de su dios Alá.

Nada de medallas, símbolos materiales, emblemas, escudos, nada de nada.

Tampoco esa religión tiene santos u otras criaturas que distraigan o rivalicen con Mahoma.

El islam prohíbe el culto a la persona y es la religión más monoteísta del mundo.

Sus miembros tienen obligación de orar cinco veces al día, con el rostro orientado hacia La Meca, lugar sagrado en Arabia Saudita, que deben visitar al menos una vez en la vida.

Vestidos de riguroso blanco, en un templo conocido como La Gran Mezquita, en cuyo centro se encuentra un lugar sagrado llamado Kaaba y tienen que dar determinado número de vueltas alrededor del mismo.

Solo hombres tienen acceso, está prohibido totalmente a las mujeres.

El islam es la segunda religión en el mundo, tiene más de 1,200 millones de miembros repartidos en varias sectas.

El budismo, contra lo que se cree usualmente, no tiene dioses, tampoco creadores del universo. Su figura máxima es Buda (ha habido unos 26 budas) y su significado es «El Iluminado».

Tiene imágenes, el mismo Buda es representado en estatuas y pinturas, unas veces gordo y otras delgado.

La mujer, para el budismo, tiene el mismo valor que el hombre y en algunos casos se les permite su ordenación como sacerdotisas, aunque no ocupar cargos.

Actualmente existen unos 350 millones de personas seguidoras de esta fe.

Entre las religiones más conocidas, aunque en realidad es bastante pequeña, se encuentra el judaísmo.

Sus miembros son llamados judíos por su religión y no su raza, no existe una raza judía.

Tienen varios libros sagrados como el Talmud y la Torá, provenientes de la Biblia hebrea de la cual se derivan todas las versiones cristianas y católicas.

Delantales, maneras de peinarse, comidas sagradas, candelabros especiales, está lleno de rituales y permite cierta clase de imágenes y símbolos.

El judaísmo cuenta con unos 16 millones de miembros.

La religión mayoritaria es el cristianismo, compuesta por muchas sectas. Las principales son el catolicismo -incluyendo la Iglesia Católica Ortodoxa- y el protestantismo, de las cuales se derivan otras como Testigos de Jehová, luteranismo, mormones y muchas más.

Dependiendo de la secta del cristianismo, las medallas, fetiches, relicarios, estatuas y pinturas son abundantes. Santos, vírgenes, ángeles y arcángeles forman parte de la corte celestial.
Los cristianos en general están muy condicionados a ver imágenes de Jesucristo en las nubes, pan tostado, troncos de árboles, reflejos en vidrios y en cuanto lugar pueda imaginarse.

Sus ritos y fiestas especiales están llenos de simbolismos sagrados, canciones, danzas, ropajes y todo aquello que les ofrezca una imagen sólida a la cual adorar.

La mujer tiene cierta participación en algunas de las sectas. Monjas y sacerdotes, aunque no en todas las jerarquías.

El cristianismo cuenta con unos 2,400 millones de seguidores entre todas sus sectas.

Todas las religiones tienen algún grado de penitencia para sus fieles, las que van desde el ayuno hasta la autoflagelación para expiar pecados, pedir perdón o como sacrificio a su respectivo dios.

De igual manera, todas las religiones han provocado guerras entre sus sectas, así como guerras contra otras religiones.

Se calcula que las guerras religiosas han costado unos 800 millones de muertos, incluyendo conflictos internos, más que el total de todas las guerras por otros motivos juntas.

Bienes inmuebles, obras de arte, joyería, negocios bancarios y de muchas otras índoles, el dinero siempre está presente junto a templos y altares en todas las religiones.

Aunque las principales religiones lo condenan en sus libros sagrados, algunos siempre se las ingenian para crear imágenes físicas de dioses espirituales, a veces con justificaciones injustificables como «una estatua no es una imagen, sino una representación», no obstante, acostumbran rezar y pedir milagros a estatuas y pinturas, lo que las convierte en ídolos en el sentido literal y práctico de la palabra.

La idolatría y el dinero es común en las religiones, inclusive en las que combaten la idolatría y promueven la humildad.

Todas las religiones esperan el regreso de su dios, mesías, profeta, etc.

Hasta el momento, en más de dos mil años, jamás ha regresado nadie.

Un 23 por ciento de la población mundial es atea o agnóstica, eso es más que cualquier religión de manera independiente.

Ateo: Persona que no cree en la existencia de dioses

Agnóstico: Persona que no niega la existencia de dioses pero que considera que es inaccesible para el conocimiento humano.

Por Otto Martin Wolf
[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -