domingo, 29 enero 2023

Cardenal Rodríguez lamenta que continúe la guerra “tan injusta” en Ucrania

Tegucigalpa. El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez, lamentó este domingo que continúe la guerra «tan injusta» en Ucrania.

Asimismo, cuestionó el comercio «escandaloso de armas» que favorece esos conflictos.

«Sigue la guerra tan injusta en Ucrania y ya se aproxima un año de destrucción y muerte, para qué, para seguir sembrando odio y heridas irreconocibles», dijo Rodríguez.

Las fuerzas rusas lanzaron el sábado tres ataques aéreos y 57 con misiles y abrieron fuego también con sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes en 69 ocasiones.

Al menos 25 personas murieron como consecuencia del impacto ayer de un misil ruso Kh-22 en un edificio residencial en la ciudad de Dnipró.

Lea también: El cardenal al cumplir 80 años: Me voy en paz y feliz

El impacto del misil destruyó un total de 72 apartamentos correspondientes a dos bloques de escaleras y dejó daños en más de 230 viviendas.

El pecado del mundo es «todo lo que amenaza la vida dentro y fuera de nosotros», señaló el religioso.

Millones de personas en miseria en el mundo

Además, lamentó que existan millones de personas «forzadas a la miseria y el hambre a causa de una injusta distribución de la riqueza».

El cardenal hondureño criticó el comercio «escandaloso de armas que sirve solamente para quitar la vida» y «favorece las guerras que ensangrientan la tierra».

Agregó que también es pecado del mundo «la droga y todo el negocio alrededor de ello; Ojalá que todos lo que se lucran con esto puedan comprender que se trata de un dinero maldito y elaborado con la sangre de tantísimas personas».

Los hondureños «ya no quieren vivir en su país porque aquí se matan constantemente», lamentó Rodríguez.

«Cuantas hostilidades hacen difíciles las relaciones humanas, el egoísmo y la violencia que confrontan a las familias», dijo Rodríguez.

«Todos los abusos de poder, sexuales, esas ambiciones descontroladas del egoísta que quiere siempre más y más, aunque sea dinero robado, todo hace que no nos miremos como hermanos, sino como competidores», subrayó.

El pecado del mundo, añadió, es «en definitiva la ausencia del amor, la indiferencia ante el prójimo y la marginación», acotó el cardenal hondureño. EFEm

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -