miércoles, 8 febrero 2023

La dama y las mujeres

Los hondureños no podemos ni deberíamos sentirnos tranquilos debido a la exposición delante de la muerte que tienen las mujeres hondureñas ya que estas podrían ser miembros hasta de nuestras propias familias y ante la falta de capacidad investigativa, todo queda, lamentablemente, en la impunidad. Se dice que los trapos sucios se lavan en casa, pero seguramente la señora viceministra de Seguridad, doctora Julissa Villanueva, ya lo ha intentado, pero, como dicen a veces durante una homilía “no se oye, padre”. La doctora ya antes había puesto el dedo en la llaga en temas de investigación de muerte de mujeres, ya sabe cómo corre el agua debajo del puente y seguramente tiene los elementos de certeza y argumentos de peso.

Se supone, presume y asume que, al tener una mujer en la Presidencia del país este tema tendría mayor énfasis, pero no ha sido así, las cosas siguen iguales o peores. Hasta hay dos casos insignes de desaparición de mujeres cuyas familias siguen esperando sentados, literalmente, hasta que se les entregue los resultados prometidos en esos casos y una de ellas ya ha cumplido un año de ausencia y si su propia familia no se mueve, eso habría quedado en el olvido.

Esta dama, la doctora Villanueva, pidió coherencia para analizar, reflexionar de lo que ocurre especialmente con la investigación criminal. “No podemos darnos el lujo de generar expectativas si no vamos a hacer cambios drásticos en esta materia, la investigación criminal en toda su extensión sigue siendo una materia pendiente en Honduras y que arrastra más del 85% de mora en los últimos 10 años”.

La doctora Villanueva refiere el término “cambios drásticos” y sí, eso es lo que se necesita, las cosas, así como están, no están dando los resultados prometidos y comprometidos en cada discurso oficial. Están (hace años) asesinando a las mujeres hondureñas con el mayor desparpajo y relajación porque los criminales saben que en Honduras la justicia para ellos simplemente no existe.

La viceministra asegura que hay un “estira y encoge” de fuerzas entre la Fiscalía, la Policía y la Corte de Justicia. Pidió a los operadores de justicia entender que las primeras 72 horas son fundamentales para esclarecer un delito. “No podemos seguir diciendo que no hay autopsias en Olancho, en Intibucá, o que no hay investigación del delito en departamentos alejados de la geografía nacional”.

Esto debe llamar profundamente a la reflexión, en especial a la ciudadanía que pasa distraída con banalidades, que la elección de los nuevos magistrados a la Corte Suprema de Justicia es fundamental para resolver esta situación, no debemos estar tan absortos en lo que nos dan los medios, en especial las redes sociales, y si se pone énfasis en esto, todos salimos ganando y nuestras mujeres quedarán nuevamente protegidas bajo el paraguas de lo implacable que pudiera ser el brazo de la justicia contra esos cobardes asesinos.

Ante lo reclamado por la voz de esta dama, señalando cosas puntuales sin andar por las ramas, tiene la palabra la señora presidente de Zelaya que, siendo además mujer, se espera una respuesta contundente, satisfactoria y permanente para cuidar a las mujeres hondureñas.

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -