lunes, 30 enero 2023

Estrés familiar

Por Irazema Ramos, Sicóloga.

El estrés familiar es «el grado de tensión que surge en las familias cuando el estado de desequilibrio de estas, es alterado por sus transiciones a través del ciclo vital», algunas situaciones que elevan el nivel de estrés dentro de la familia son, la mala relación entre sus miembros, enfermedad física o psicológica, problemas económicos, desempleo, mudanza, cambios de colegio, muerte, nuevo miembro en la familia, separación, ya sea temporal o permanente, no tener quien cuide de los hijos, injusta distribución de las tareas del hogar, etc.

Las consecuencias por el mal manejo del estrés en la familia, afectan a los más pequeños de la casa, ya que sus recursos de afrontamiento aún no están desarrollados. Debemos tener en cuenta que una situación puede producir diferente respuesta según la persona. Alguna puede sentir una intensa tensión psicológica y emocional, mientras que otra persona podría experimentarlo como un pequeño bache en el camino. En este artículo detallaremos los cambios o señales que puedes tomar en cuenta para verificar si los más pequeños de la casa están siendo afectados por el estrés que hay en el hogar.

  • Cambios en la alimentación (disminución o aumento).
  • Dolor de cabeza, dolor estomacal sin una razón física.
  • Alteraciones en el sueño, pesadillas recurrentes.
  • Cambios de humor, llanto, enojo, berrinches.
  • Comportamiento agresivo, desafiante o terco.
  • Regresión a comportamientos de etapas o edades anteriores.
  • Renuencia a participar en actividades familiares o escolares que antes les gustaba.
  • Aferrarse de una manera intensa a un adulto o a alguien en particular de la casa.
  • Cambios en el rendimiento académico, una baja significativa en las notas o deja de participar en clase.
  • Miedos nuevos o recurrentes (miedo a la oscuridad, a estar solo, miedo generalizado).

Qué hacer:

  • Reconozca los signos de estrés no resueltos en el infante.
  • Estimule verbalmente las fortalezas, virtudes, capacidades que él o ella tienen.
  • Reduzca lo más que pueda las peleas, críticas y malestar en general en el ambiente familiar.
  • Informar los cambios que se darán en la familia, pero solo una vez que este tomada la decisión, no es necesario alterar su estado mental con escenarios que no se llevarán a cabo.
  • Dele oportunidades de hacer elecciones y de tener algún control sobre su vida. Cuanto más sienta que tiene control sobre una situación, mejor será su respuesta al estrés.
  • Dé el ejemplo de cómo manejar el estrés. Él o ella necesitan de un modelo de comportamiento saludable. Haga lo posible por mantener su propio estrés bajo control.
  • Busque ayuda o asesoría profesional cuando los signos de estrés no disminuyan ni desaparezcan normalmente.
  • Antes de tomar una decisión que altere la estructura familiar, por ejemplo, una separación, un cambio de ciudad o país, busque ayuda profesional para poder manejar el estrés, malestar o incertidumbre que se presentará.

EL TIEMPO PARA RELAJARTE ES CUANDO NO TIENES TIEMPO PARA ELLO.

SYDNEY J. HARRIS.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -