domingo, 5 febrero 2023

Cosas del corazón

Estos temas debemos verlos con la seriedad debida ya que nos referimos a la prevención de morbilidad o fatalidades por enfermedades cardíacas, así como evitar que ocurran los temidos infartos en la población hondureña. Consultando con los especialistas en este tema, todos ellos coinciden en que la alimentación y estilo de vida son los factores que condicionan en el más alto porcentaje para que ocurran estos desagradables eventos en la salud como los infartos del miocardio. Todos hemos tenido que enfrentar quizá incluso dentro de cada uno, sobrellevar estas condiciones, o en un familiar y es asunto realmente dramático y solo algunas medidas de verdadera emergencia y aplicadas por personal entrenado para ello, es que se puede descartar de la muerte a algún paciente con esta dolencia.

En el portal web de Presencia Universitaria, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), se puede encontrar un interesantísimo artículo que reporta a un grupo de investigadores que hizo un estudio en el departamento de Copán entre noviembre de 2016 y enero de 2017. El estudio refiere que “ la muestra final fue de 382 participantes; 145 (38%) hombres y 237 (62%) mujeres. Como resultado de la investigación destacan los siguientes: 49% hombres y 48% mujeres tenían un reporte de hipertensión (HTN), solo 18% hombres y 30% mujeres tenían mediciones de presión arterial normales. La diabetes mellitus se reportó en 19% y 22%. El uso de tabaco fue de 14% y 3% y el ejercicio regular reportado fue de 39.9% y 25%. Asimismo, la obesidad fue diagnosticada en 24% para ambos sexos.

En 63% de los sujetos el colesterol total fue de 200 mg/dl. La lipoproteína de baja densidad (LDL-C) estuvo elevada en 74% de los participantes (>100 mg/dl) y el 9% tuvo niveles más altos de 190 mg/dl.

Más de un tercio de todos los participantes estaban en etapa 1 o 2 de hipertensión. Aunque 44.5% de los participantes admitió tomar medicamentos para bajar la presión sanguínea, 43.8% de los pacientes en etapa 1 y 25% en etapa 2 no estaban tomando ningún medicamento. 42.5% de los sujetos en etapa 1 y 2 no tuvo diagnóstico previo de hipertensión. De todos los pacientes en tratamiento para disminuir la presión sanguínea casi la mitad tuvo presión sanguínea correspondiente a etapa uno y dos”.

Según la investigación, Honduras sigue siendo el país en Centroamérica con mayores rangos de mortalidad por enfermedad cardíaca isquémica, proyecta altos puntajes de riesgo de enfermedades cardiovasculares según los puntajes de evaluación de riesgo cardiovasculares. Se debe vigilar ahora, incluso desde edades más tempranas la propensos a estas patologías como la diabetes e hipertensión, y tener el debido cuidado con el sobrepeso y la obesidad. Los sanos hábitos son la mejor medicina para prevenir e incluso tratar las cosas del corazón. Un pueblo que sabe, que no ignora estas realidades es un pueblo que trabaja con fe y esperanza en el mañana. Ahora a hacer ejercicio y tratar de no ingerir cosas dañinas para el organismo.

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -