jueves, 2 febrero 2023

Tierra adentro e invasiones

Se dice que cuando el arca está abierta hasta el justo peca. Nada más cierto y cuando se dan las condiciones para el oportunismo, simple y sencillamente ocurre. Eso lo vemos en la naturaleza y los expertos en plagas, por ejemplo, saben que estas lo que buscan son tres cosas: comida, agua y refugio. Si se dan estas tres condiciones simplemente anidarán y proliferarán en lugares donde encuentren estas facilidades y precisamente eso sucede con el dengue cuando se multiplican los mosquitos o las ratas y los brotes de leptospirosis y otras enfermedades, blátidos y demás.

Tierra adentro, en la Honduras que no trasciende mucho en los medios, de una manera sistemática ocurren estos eventos de pretender (entiéndase como invadir) tierras afectando a personas trabajadoras que les ha costado hasta dos y tres generaciones poder trabajar en el campo y lograr un medio de subsistencia digno y que aun así se deba seguir trabajando porque la tierra en esos lugares no tiene el precio que podría alcanzar en las zonas urbanas más caras, el verdadero valor de esas tierras es en base al esfuerzo que se ha hecho por hacerlas cultivables y, como repetimos, no ha sido de la noche a la mañana.

La autoridad debería, sugerimos respetuosamente y siendo constructivos, prevenir estos eventos y estar más de cerca ya que los delincuentes no se andan con meditaciones y la población hondureña honrada y noble que es la que tiene irrigar con su sangre la misma tierra que es su propia heredad y fuente de trabajo. El tema de las invasiones ya sabemos lo que está provocando en nuestro territorio, en los cuatro puntos cardinales, desde Colón, Cortés, Santa Bárbara, el sur y demás. Por ello es la crítica constructiva, e insistimos que lo hacemos con el sumo respeto a la autoridad, pero también hay que hacerle ver que no alcanza con lo que se está haciendo. Creemos firmemente que no se trata de aplaudir en las reuniones de ministros, se trata de acciones concretas para proteger a la gente trabajadora y productiva de nuestra patria, ya que la pobreza nos ha envuelto con su vil manto debido al propio comportamiento donde al delincuente se le deja a su albedrío y el honrado deba ser sacrificado.

La mirada debe ser más inquisitiva con este tema ya que ese es un enorme agujero por donde se nos escapa la generación de bienestar y convierte a Honduras en un destino de alto riesgo para las inversiones, ya la sociedad está haciendo este reclamo acerca de qué es lo que está sucediendo tierra adentro, donde el acceso es difícil, en la tierra que genera empleo para los pobladores, para generar recursos y que los hijos de estos tengan escuelas y servicios médicos de calidad, pero si no se atiende eso es como abrirle las puertas a los peores demonios de la discordia y de la violencia para el país y eso es un  lujo que no nos podemos seguir permitiendo. Hay que estar atentos con hoy este tema, sino, después, será demasiado tarde.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -