Nuevo aumento al presupuesto

Fecha:

Compartir:

El dinero disponible con que cuenta el país para realizar sus gastos e inversiones del año es el presupuesto. Quizá sea demasiado temprano para predecir lo que va a pasar ya que nadie tiene un bolita de cristal, sin embargo, por los antecedentes es que el aumento al Presupuesto General de la República 2023 en 32 mil millones de lempiras (más de mil millones de dólares), con el consabido argumento de usar estos recursos para las escuelas y para la salud es realmente una cuestión que se debe analizar porque quizá con menor presupuesto, que sale precisamente de impuestos, préstamos, préstamos no reembolsables y recursos del Banco Central de Honduras (BCH) –tal como se hizo al readecuar el presupuesto 2022-, se podría hacer mucho más sabiendo administrarlo, sabiendo corregir a los corruptos que se enloquecen prácticamente cuando se les asigna una partida y eso se vio con casos muy sonados durante la pandemia (hospitalazo, mascarillazo) y en otros ejemplos de los cuales abundan en Honduras y se nos gastaría este espacio enumerarlos.

Según un abstracto del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), “el contexto al que le debe dar respuesta es el de la pandemia de la COVID-19 (aunque aparentemente está ‘bajo control’ no hay nada escrito aún y se debe considerar y en general a todo el sistema nacional de salud), la recesión económica, el impacto de los huracanes y el retroceso de los indicadores sociales. El deterioro de la institucionalidad democrática, las violaciones a los derechos humanos y los casos de corrupción continúan. Por el lado de los ingresos, el proyecto de presupuesto, además de presentar ingresos bajos indica que serán más regresivos, lo que contrasta con el incremento de los privilegios fiscales, a pesar de la evidencia de que sus costos son mayores que los beneficios. El gasto público, muestra una reducción en la prioridad del gasto social, incluyendo educación y salud, en tanto los gastos del servicio de la deuda y de seguridad y defensa incrementan”.

Las prioridades ya sabemos cuáles son, sin embargo, cada año se anuncia este dato y los hondureños debemos espabilarnos y estar más interesados de cómo se maneja el dinero de todos, de cómo podemos hacer crecer a la república, es decir, fortaleciendo sus instituciones y, sobre todo, dar respuesta a las nuevas generaciones que van creciendo viendo cómo, los que actualmente están en los puestos más altos y honrosos, más bien manchan sus investiduras con su comportamiento y estupideces.

Es por ello que la Historia registrará si se adecúa el presupuesto para fortalecer el sistema judicial y dejar de andar componiendo los bultos en el camino, por ejemplo, con el tema de la CICIH cuando se dice que sí, que venga, pero que venga con las manos amarradas y así que solo señale las culpas, pero para ser después refutarlos en los medios y ya es juicio ventilado, sin que llegue la cuestión a los tribunales. Fortaleciendo los alcances de la justicia hondureña es por donde se debe empezar, claro, siempre priorizando la salud y la educación. Si se logra la justicia plena simplemente habrá paz y fortaleza en nuestras instituciones, por ende, desarrollo y así sí que despegaremos como país, de otro modo y al final, parafraseando al señor Julio Iglesias, la vida sigue igual.

 

Noticias Relacionadas

Consumismo a la carta

Latinoamérica debe sacudirse de ciertas conductas que llevan a sus países a permanecer postrados y que, dentro de...

Manipulaciones

No hay duda que, si acaso los gobiernos quieren dominar al palpitar de las instituciones que permiten un...

Del auxilio y los espantos

Tan ideal es gobernar a un pueblo que sobrevive sobresaltado, de espanto en espanto, de calamidad en calamidad,...

La seriedad de los fenómenos económicos

Las teorías económicas que dominaron el siglo 20 y que debían ser el garante de la libertad nos...