Lo que se debe saber de la cultura y los malos deseos

Fecha:

Compartir:

Quien domine este concepto siempre será el ganador en lo que sea. Nos referimos a la cultura en forma de manifestación deconstructiva y reconstructiva de tradiciones, costumbres, valores y hasta en el idioma y expresiones lingüísticas. La cultura, como expresión es un término demasiado amplio para encasillar su significado, ya que se le pude ver en diferentes esferas conceptuales desde el momento de entenderla como simplemente el acúmulo de datos y adquisición de conocimientos para decir que alguien es una persona muy culta o que es poseedora de una vasta cultura.

Otra manera de entenderla es la que hace referencia a la identificación de un pueblo o sector de la población en cuanto a preferencias y gustos, país o civilización presente o antigua, así podemos hablar de la cultura maya, cultura egipcia, cultura del músico, cultura sampedrana, dando los colores que identifican a cada cual desde este sentido. Otra manera es cuando la academia hace referencia a algún tipo de entidad social, biológica en su investigación y desarrollo, así como las manifestaciones y ya entramos en el aspecto social y ya veremos que está a punto de querer suceder.

Precisamente en la deconstrucción social del idioma es por donde el techo de la democracia tiene una filtración, una gotera sutil que va mellando la infraestructura del cuerpo social hasta derrumbarlo completamente haciendo creer que la falla es propia del sistema de vivir, de ser gobernados y sin que nadie se dé por enterado, la comunidad sigue con sus mismas costumbres de o permanecer dormida mientras el andamiaje está a punto de derrumbarse. Esa es la insistencia y persistencia del sector de la izquierda latinoamericana que, si bien tienen conceptos muy halagüeños en sus discursos encendidos, no terminan de realizar la confección de las avenidas de prosperidad y bien común para los pueblos donde ha y aún hoy está gobernando. Solo es de ver un poquito un par de noticias de lo que sucede en países como Nicaragua, Cuba y Venezuela, las atrocidades genocidas de Stalin, Lenin y del mismo Che Guevara que a los cubanos que en ese momento eran denunciados como homosexuales eran llevados a campos de concentración, a que fueran corteros (de caña de azúcar) sin paga como castigo y a muchos simplemente se les pegaba un tiro sin más ni más.

Eso es para que la memoria se refresque, son hechos que están registrados y constan en la Historia y esa es la necedad, insistencia, persistencia de querer implantar una nueva constitución política en Honduras que sea a favor de ese estilo malsano de ser gobernados donde con el tiempo se va minando la moral y no queda más tiempo que para pensar en cómo conseguir comida y no en pensar en cómo hacer cambios y sacarles del poder (en ese momento ya no se puede, ya es tarde), esa es la verdadera agenda y los motivos de sus berrinches, no hay que perderse. En una sociedad la cultura que es reemplazada resulta en sociedad aplastada.

Noticias Relacionadas

Consumismo a la carta

Latinoamérica debe sacudirse de ciertas conductas que llevan a sus países a permanecer postrados y que, dentro de...

Manipulaciones

No hay duda que, si acaso los gobiernos quieren dominar al palpitar de las instituciones que permiten un...

Del auxilio y los espantos

Tan ideal es gobernar a un pueblo que sobrevive sobresaltado, de espanto en espanto, de calamidad en calamidad,...

La seriedad de los fenómenos económicos

Las teorías económicas que dominaron el siglo 20 y que debían ser el garante de la libertad nos...