Compasión o lástima

Fecha:

Compartir:

Irazema Ramos
Sicóloga 

La compasión y la lástima son dos sentimientos que muchas veces lo interpretamos como sinónimos, pero no lo son. La lástima es un término que proviene del latín, de la palabra «lastimar», que a su vez tiene relación con la palabra «blastemar» lo cual se traduce como observar a quien padece. La lástima consiste en una simple apreciación, nada más que una contemplación humana.

En cambio, en español, la palabra compasión proviene de la palabra en latín compassio, que se refiere a «sufrir con». Tiene 3 componentes léxicos que es importante mencionar, el prefijo con, que significa convergencia o reunión, la palabra patior que significa padecer o sufrir, más el sufijo ción, que representa acción o efecto. El Diccionario de la Real Academia Española lo define como: sentimiento de pena, de ternura y de identificación ante los males de alguien. Tener compasión es sentir respeto por la dignidad que cada ser vivo merece, la compasión indica la forma en que se debe mirar, sentir, acompañar y tratar a todos, pues toda vida alberga sufrimiento.

Uno de los modelos teóricos más utilizados para explicar la virtud de la compasión, es el de Kristin Neff y su grupo. Estructuraron su concepto de compasión en base a unos pilares y dos de ellos son:

Atención plena, cuando el ser humano se hace consciente de su propio dolor, de las crisis que ha pasado, de lo difícil que ha sido hacerse cargo de su propio padecimiento, el que sabe lo que es no tener esperanza, el que ha pasado por sufrimiento, logra sobre identificarse con su prójimo, lo cual es fundamental para sentir compasión por otros, sin tomar la falsa responsabilidad de hacer juicios, ni criticar el estado de vida de ese ser humano, solo buscaremos ayudar.

Humanidad compartida es tomar conciencia de que el sufrimiento es general, está presente en todo ser humano, toda vida lleva un dolor, todos cargamos experiencias dolorosas, pero debemos saber que mantener vigente el dolor nos lleva a experimentar culpa, odio, resentimiento, vergüenza, etc., sentimientos absolutamente destructivos e inútiles que cronifican la depresión y el malestar en general.

Otro exponente sobre el tema de la compasión, Simón (2014), plantea que son importantes dos elementos, la sensibilidad al sufrimiento de los otros y, por otro lado, el compromiso personal de aliviar ese sufrimiento. Lo totalmente claro es que la compasión es el deseo de aliviar el sufrimiento del otro. Es por ello que la compasión no es sinónimo de lástima, porque no solo es una contemplación, no solo es una emoción, sino que es una MOTIVACIÓN que orienta la conducta humana, que impulsa a alguien a promover o generar bienestar.

SI QUIERES QUE OTROS SEAN FELICES, PRACTICA LA COMPASIÓN.

SI TÚ QUIERES SER FELIZ, PRACTICA LA COMPASIÓN.

Dalái Lama.

Noticias Relacionadas

CUADRANDO EL CÍRCULO: País desbordado

Herbert Rivera C. herbertriveca@gmail.com  Las inundaciones a consecuencia de las lluvias, crecidas y desbordamientos de los ríos y además las...

Repentinos fenómenos naturales

ERNESTO ALVARADO REINA La mente humana ha logrado escalar por medio de la provechosa preparación académica, unida esta, con...

¿Qué hace Mel Zelaya?

Por Carlos Alvarenga Abogado y MAE carlosernestoalvarenga@gmail.com ¿Qué es lo que hace el asesor presidiendo una reunión de comité de emergencia...

XXV años de Amistad y Cooperación del Centro William J. Perry con Honduras

Por Ubaldo Félix Rodríguez Chinchilla El Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa William J. Perry es uno de los...