miércoles, agosto 17, 2022

Hoy se cumplen 31 años del brutal asesinato de Riccy Mabel

Fecha:

Compartir:


Su hermana Ony, desde Canadá, relata a Diario EL PAÍS cómo vivió el traumático y desgarrador momento de la desaparición y hallazgo de la normalista.


Por Yolanda Portillo 

En 1991, el secuestro y asesinato de la joven hondureña Riccy Mabel, una chica originaria de La Ceiba que estudiaba la secundaria en Tegucigalpa, conmocionó a toda Honduras y otros países. Hoy se cumplen 31 años de ese brutal asesinato de la normalista y su hermana, Ony Martínez, relata en exclusiva a Diario EL PAÍS cómo la familia enfrentó ese traumático y desgarrador momento.

DESAPARICIÓN DE RICCY

Era un domingo 14 de julio de 1991. El padre de Riccy recibe una llamada de la maestra Glenda desde Tegucigalpa, donde le informaba de la desaparición de la joven normalista.

“El día domingo, como a eso de las cinco de la tarde, recibimos la llamada de la persona que cuidaba a Riccy, la profesora Glenda. Mi papá recibe la llamada porque mi mamá andaba en el rezo en honor de un familiar que había fallecido. Por eso mi papá me pasó la llamada”.

“Le tengo una mala noticia”, le dijo la maestra Glenda luego de tomar el teléfono. Ony recuerda que en ese momento lo primero que se imaginó era que Mabelita (como ella le dice) estaba enferma, pero al escuchar que estaba desaparecida desde el día anterior, su corazón se aceleró por completo.

La maestra Glenda aseguró que fue a interponer la denuncia de su desaparición a la posta de la colonia Kennedy, en Tegucigalpa, pero las autoridades le indicaron que tenían que esperar a que se cumplieran las 24 horas para iniciar el proceso de búsqueda. Aun así, realizaron llamadas telefónicas, consultaban con sus allegados y no lograban dar con su paradero. Por esa razón, la maestra Glenda decidió avisar a la familia. Y así lo hizo.

CUANDO LA VEA LE VOY A DAR UNA BUENA REGAÑADA

Cuando Ony recibió la llamada ya era tarde-noche así que no era una buena hora para buscar el autobús que la llevara desde La Ceiba hacia Tegucigalpa. En consecuencia, Ony esperó a la mañana siguiente para abordar el primer vuelo que salía rumbo a la capital.

Aunque la maestra a cargo de Riccy le había dicho que ella era bien portada y obediente y que ese sábado solicitó permiso para salir, Ony se sintió molesta con su hermana y solo esperaba el momento de tenerla enfrente para darle una buena regañada por preocuparlos de esa manera.

“Ella debe estar en algún lado, búsquenla por favor, yo llegaré temprano mañana. Yo estaba enojada con ella, y quería llegar y castigarla por comportarse de esa manera. Cuando iba en camino me entró la preocupación por no saber dónde podía estar”, recordó la hondureña que ahora radica en Canadá.

Siempre le gustó participar de los festivales de la normal

UN DÍA DE TORMENTO

La preocupación en la familia iba en aumento, las preguntas de ¿Dónde está?, ¿por qué no llega?, continuaban, pero nadie les daba respuestas.

Riccy es la menor de cinco hermanos y toda la familia estaba viviendo momentos tormentosos y de incertidumbre.

Lea También: Productora habla con Diario EL PAÍS a meses de iniciar rodaje de la película Riccy Mabel

El lunes que Ony llega a Tegucigalpa, lo primero que hace es llamar a personas conocidas para encontrar pistas sobre el paradero de Mabelita, pero nadie sabía nada de ella.

El 15 de julio de 1991, el cuerpo de la normalista fue encontrado completamente desnudo, mutilado, desfigurado y en estado de descomposición, en una hondonada de aproximadamente cinco metros de profundidad y de difícil acceso.

En el instituto Manuel Bonilla, de la Ceiba

NOTICIA DEVASTADORA

Ese mismo lunes, a eso de las doce del día, le confirman que ya habían encontrado a Riccy Mabel. Sin saber muchos detalles, lo primero que hizo fue agradecer a Dios, pero minutos más tarde su sonrisa se convirtió en llanto al escuchar que fue hallada muerta.

“Pegué un grito, mis manos y piernas me temblaban, el corazón parecía explotar, sentía nervios, fue una situación horrible”, recuerda Ony.

“A mí me tocó reconocer el cadáver, fue algo terrible, devastador, se ensañaron con ella, yo al inicio gritaba que no era ella, porque le desfiguraron la cara. Ella no es mi hermana, ella es bonita, decía yo”.

Ony Martínez, a sus 24 años en ese entonces, se encargó de la preparación y traslado del cuerpo de su hermana más pequeña y pidió que le colocaran un velo sobre su cara para que las personas la recordaran de manera bonita y no vieran su rostro desfigurado.

“Conté con el apoyo de sus compañeros normalistas, sus maestros, inclusive amigos de mi familia. La trasladamos a una funeraria para que prepararan su cuerpo. Ella estaba sucia por el lugar donde la dejaron”.

El mismo lunes salieron con el cadáver de la joven asesinada hacia su lugar de origen y donde se encontraba su familia, La Ceiba, donde una cantidad de personas ya se encontraba en la cuadra de su vivienda esperando el cuerpo sin vida de la joven que habían visto crecer y jugar durante su niñez.

Participando como pomponera para un 15de Septiembre en Ceiba

EE.UU. DISPUESTO A DAR ASILO

La familia Martínez Sevilla recibió el apoyo de del comisionado de Derechos Humanos, el doctor Ramón Custodio López, quien tomó el caso, dio resguardo a los demás miembros de la familia durante el proceso de investigación y puso a disposición abogados.

“Los Derechos Humanos nos llevaron a la Embajada Americana y ellos nos dieron apoyo. Inclusive el embajador nos dijo que hablaba en nombre de su Gobierno y que, si nosotros queríamos irnos para Estados Unidos, nos daban residencia a toda la familia”.

Pero Ony asegura que con mucho agradecimiento rechazaron la propuesta. “De aceptarla era como si saliéramos huyendo y abandonado la lucha que ya se había iniciado”, una lucha que, para los Martínez, también era del pueblo.

San Pedro Sula, Tegucigalpa, Choluteca, La Ceiba y otras ciudades importantes de Honduras, habían emprendido marchas para pedir justicia ante el terrible crimen y, según la hermana de la normalista, irse del país era no valorar el apoyo de la comunidad.

LOS 15 AÑOS DE RICCY MABEL

Los quince años de Mabelita fue muy bonito, recuerda Ony, tuvo un cortejo de catorce damitas y usó un hermoso vestido rosado que su mamá, Nora Sevilla, modista, le había confeccionado a la medida.

Siempre fue una chica alegre, cariñosa y amigable. Le gustaba cantar y participar en eventos de su comunidad y de su centro educativo, recuerda con nostalgia Ony.

La última vez que las hermanas hablaron fue antes de la desaparición de Riccy, Ony le comentó que estaba feliz porque pronto se casaría y Riccy le dijo que estaba feliz porque el lunes iniciaba su práctica social y me pondré el uniforme nuevo.

AGRADECIMIENTO A HONDURAS

“Darle gracias al pueblo hondureño, ya son 31 años y mi hermana siempre vive en los corazones de los hondureños. Como familia estamos muy agradecidos sinceramente por todo el apoyo que desde el principio nos brindaron”, concluyó Ony Martínez.

El suceso fue un caso sin precedentes en la historia delictiva de Honduras. Puso a prueba el limitado y débil sistema judicial y se convirtió en uno de los hechos más dantescos practicados por miembros de las FF.AA.

En el desarrollo de los hechos, se conoció que los responsables de tal atrocidad, el coronel Ángel Castillo Maradiaga y el exjefe del batallón, Ovidio Coello Andino, trataron de eludir la justicia común al ampararse en el fuero militar. Años después, en 1993, fueron condenados por un juzgado penal por cargos de homicidio y violación.

A pesar de la sentencia, la sociedad tachó el fallo con el calificativo “de generosa” al castigarlos con una pena demasiado corta para un crimen tan monstruoso y aberrante, en contra de una adolescente.

Hace unas semanas la cineasta hondureña radicada en España, Carla Calderón, dio a conocer que ha obtenido los derechos por parte de la familia de Riccy Mabel Martínez para  llevar su historia a la pantalla grande.

Noticias Relacionadas

Honduras: Detienen a coyote con 15 migrantes de Venezuela y 5 de Kazajistán

La Policía Nacional de Honduras retuvo este miércoles en un sector del oriente del país a quince migrantes...

VIDEO: Asistente de Rasel Tomé golpea a un hombre en restaurante de Tegucigalpa

Un video que circula en redes sociales, muestra a uno de los asistentes de Rasel Tomé, vicepresidente del...

MP investiga de oficio presunta agresión de maestra a estudiante

El ministerio Público investigará de oficio la presunta agresión hacia un estudiante de primaria por parte de una...

Sociedad Civil nombra dos representantes en Junta Nominadora para elegir CSJ

Martha Dubón y Tomás Andino fueron nombrados este miércoles por Sociedad Civil como representantes ante la Junta Nominadora. Lo...