miércoles, agosto 17, 2022

Cómo cuidar la piel seca de los adultos mayores

Fecha:

Compartir:

La piel seca en los adultos mayores trae diversos problemas, tales como enrojecimientos, irritación, asperezas, agrietamientos, descamación y más posibilidad de tener moretones, entre otros.

Y a pesar de que el proceso de envejecimiento cutáneo es algo común, hay medidas que se pueden tomar para disminuir estos síntomas y reducir la apariencia de resequedad.

La resequedad inducida por la edad puede afectar por igual a los diferentes tipos de piel. Esto, a su vez, se puede observar de manera más notoria en algunas zonas, como la parte inferior de las piernas, los codos y los pliegues.

Como consecuencia, se pueden observar los siguientes signos: arrugas, comezón, piel más delgada, se forman manchas, pérdida de humedad, agrietamientos y descamación, los cortes y las heridas tardan más en sanar.

FACTORES QUE AUMENTAN LA SEQUEDAD DE LA PIEL

El envejecimiento y la resequedad de la piel en los adultos mayores, así como los síntomas antes referidos, serán mucho más intensos y notorios si se suman otros factores como algunas patologías, trastornos hormonales, exposición al sol, hidratación, productos cosméticos y de higiene, predisposición genética, estrés, fumar,

vivir en lugares con aire muy seco o frío, tomar con frecuencia baños calientes de tina, medicamentos como los antihipertensivos diuréticos, los corticoides, los anticonceptivos orales, los antineoplásicos y los retrovirales.

¿QUÉ HACER?

HIDRATAR Y HUMECTAR: por una parte, hay que mejorar la ingesta de líquidos, bebiendo al menos 2 litros de agua al día. Aunque esto puede variar con cada persona. Asimismo, se debe incrementar la presencia de frutas y verduras en la dieta. Por otro lado, se recomienda el uso de productos tópicos hidratantes. De preferencia, estos deben aplicarse después del baño para ayudar a conservar la humedad.

PRECAUCIÓN CON LOS PRODUCTOS DE HIGIENE: ya que debido a que la piel seca es sensible, pueden ocurrir algunas reacciones. Por ende, se recomienda evitar soluciones alcalinas, perfumes, colorantes y ciertos químicos, tales como triclosán, parabenos, formaldehídos y oxibenzona.

Evitar el aire frío y seco: hay que evitar todo aquello que contribuya a que la piel se reseque más.

REDUCIR LA EXPOSICIÓN AL SOL: ya se ha mencionado que la excesiva exposición al sol puede ser perjudicial y que la piel del adulto mayor suele ser más sensible. Pero a esto hay que añadir que el efecto de la radiación ultravioleta es acumulativo. Mientras más tiempo nos exponemos, mayor es el riesgo de que se forme un melanoma.

CUIDAR LA ALIMENTACIÓN: la alimentación también es importante en lo que se refiere al cuidado de la piel seca en los adultos mayores, ya que una dieta rica en antioxidantes puede reducir los efectos del estrés oxidativo. En tal sentido, entre los alimentos recomendados para la piel seca se tienen a los siguientes:

Con mucha agua: sandía, melón, naranja, uva, tomate, pepino, cebolla.

Ricos en betacarotenos: espinacas, zanahorias, calabaza, chiles dulces.

Con alto contenido de vitamina B: carne, huevos, lácteos.

Ricos en zinc: ostras, sardinas, semillas de calabaza.

Con buen contenido de azufre: espárragos, ajo.

Fuentes de ácidos grasos omega 3: pescado, mariscos, frutos secos.

Noticias Relacionadas

Realizan taller en“I Expoferia Internacional de Nutrición Clínica y Metabólica”

Como parte de la “I Expofe­ria Internacional de Nutrición Clínica y Metabólica”, que se llevó a cabo en...

Vacunas contra el cáncer, una vía de estudio en pleno desarrollo

Madrid, (EFE).- Las vacunas basadas en el ARN mensajero es una tecnología que fue concebida inicialmente para desarrollar...

Los mejores 5 ejercicios para hacer en casa

Apegarte a tu rutina de ejercicios, consumir una dieta saludable y descansar lo suficiente es imprescindible. Si hoy es...

Un tratamiento integral y a largo plazo es necesario para el control de la obesidad

Un proceso integral en el tratamiento de la obesidad es fundamental en cualquier edad. Las tasas de obesidad...