San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 6:25 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

MATALASCALLANDO: Timidez a la moda

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Ing. Carlos Mata
cmata777@hotmail.com

“Que tus decisiones reflejen tus esperanzas, no tus temores”. Nelson Mandela. 

En los tiempos en que todavía existía la calle habilitada alrededor del parque central, la gente “de caché” se citaba en el centro para hacer sus compras para los estrenos de Navidad. La cuestión que don Narciso Palmar tenía también esa costumbre, ya que fue administrador del Ferrocarril Nacional allá por los sesenta y quedó con la costumbre del buen vestir por su alta investidura como empleado público y su obligatoria alternancia con los “meros meros” de ese tiempo. La cuestión es que el hombre, cada vez que entraba a una tienda de ahí por donde está el Banco Central, pues, era tímido y esperaba que los atendieran a todos, incluso a los que habían llegado después que él.

Mientras esperaba, se le acercó una doñita de esas que “mal halla”, con cabello musuco y algunos de estos proyectados en desorden por el lápiz que se colocaba en la oreja. Al verla, nuestro miedoso cliente se asustó cuando le lanzó casi a quemarropa, masticando chicle, la clásica pregunta de los dependientes de esta ciudad: “¿Qué dejiaba?”, a lo que don Palmar le dijo, en voz baja mirando el suelo, que andaba en busca de zapatos.

Ah bueno, sí tenemos –le dijo la servidora comercial-, venga por aquí. En eso el amigo vio un par de chinelas “de meter” negras, con una hebilla en forma de eslabones dorados encima de la parte de la lengüeta. ¡Esos quiero!, –le dijo entusiasmado- y al escuchar la decisión ya la doñita venía con siete cajas blancas conteniendo más opciones. Mire este par, es una chulada, tiene vuelitos tipo Luis XV, el mismo modelo que usó el alcalde en la toma de posesión el año pasado, se ven piqueteros. Ante esa sugerencia, al amigo le dio pavor ya que el alcalde era del partido contrario y le tenía trancado un pago pendiente de tantas demandas que había.

Mire estos otros, son azul imperial, de estos usó Roger Moore en una película de esas de espías, en la escena donde se encarama en un elefante. No gracias, sí están bonitos, pero prefiero estos (los de la hebilla en forma de eslabones dorados encima de la parte de la lengüeta).

No puede ser que no vea la belleza de estos cachos, qué barbaridad usté, mire estos, son de amarrar-meter, una especie de zapatos convertibles porque aquí adelante tiene una capita que la pone encima y lo protege de la lluvia y está en rebaja, aproveche, ya después le hala este lacito y la capita se vuelve a guardar, es retráctil semi automática y no necesita chinola, se lava sola con agua de lluvia, además esos que usted dice no le van con ese pantalón. Tengo más pantalones –le dijo tímidamente-. Llévese estos de capita, púchica, le daré otro descuento. Vaya pues, me los llevo, ‘tá bueno.

Y salió el amigo de la tienda un poco decepcionado por su escasa facilidad de palabra. Ya al anochecer, se escuchó una explosión de las que se oían en los ochenta cuando la muchachada quería volar puentes, de repente bomberos, policías, reporteros, el dueño, medio mundo revuelto en la ciudad por el susto y se trataba que se estaba incendiando el almacén donde compró los zapatos el amigo. ¡Aquí hay un boquete, comandante!, gritó un bombero. En eso, el jefe de Policía mandó averiguar si habían robado algo. ¡Nada, jefe!, no, ‘pere.

Sí hubo robo, había desaparecido el par de zapatos con hebilla en forma de eslabones dorados encima de la parte de la lengüeta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP