San Pedro Sula, Honduras
mayo 13, 2021 9:11 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Derechos humanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Elmer Manuel Pavón 

Los derechos humanos son inherentes para todos, sin distinción de nacionalidad, sexo, color, religión, origen nacional o étnico, lengua, lugar de residencia, o cualquier otra condición.

Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Todos somos importantes, empero, hay unos que son fundamentales, como estos: derecho a la vida, a la supervivencia, y al desarrollo, derecho a la identidad, a vivir en familia, a la igualdad sustantiva, a no ser discriminado, a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral, a gozar de libertad de expresión y de pensamiento.

Es importante que la sociedad tenga pleno conocimiento de los derechos de las personas, es necesario agregar una materia en este sentido en escuelas, colegios, y universidades, esto le permitirá al individuo exigir con más criterios esta legitimidad.

Los derechos humanos son los que les permiten a las personas su realización. Hay grupos en nuestro país que están interesados en que la población no tenga pleno conocimiento de sus derechos humanos.

Este tipo de derechos del hombre también están colocados en instrumentos jurídicos, aunque no debería ser así porque, son inseparables del individuo; en base a ello es fuente del Derecho.

Es increíble que a estas alturas solamente los países que suscriben pactos, protocolos, convenios en materia de derechos humanos están obligados jurídicamente a cumplirlos. O sea que no se observan como adjuntos a la persona. Los países que tienen la pena de muerte no firman dichos marcos legales.

Desde un punto de vista más relacional, los derechos humanos se han definido como las condiciones que permiten crear una relación integrada entre la persona y la sociedad, que permita a los individuos ser personas jurídicas, identificándose consigo mismos y con los demás.

En el mundo y en Honduras, las violaciones a derechos humanos suceden en el diario vivir, y muchas de ellas son invisibilidades por diversas circunstancias, una de ellas son prácticas de algunos medios de comunicación, en especial en nuestra nación.

Cuando los órganos represores del Estado golpean, gasean, y meten presos a las personas por reclamar derechos, esta es una afrenta a los derechos humanos.

El derecho a estar bien informado y con la verdad, también es un derecho humano, pero, cuando se esconde la verdad o hechos importantes, por intereses materiales, también le damos un fuerte golpe a los derechos del individuo.

Cuando a un trabajador le armamos escenarios para despedirlo sin sus prestaciones, también es una violación a un derecho fundamental.

Si se contrata a un periodista o lector de noticias en el sistema de la comunicación, y se le dice qué tiene que decir y qué no, y qué cosa debe invisibilizar, también es un quebrantamiento a los derechos del individuo, específicamente el derecho fundamental de libertad de expresión y de pensamiento. Existe la autocensura a cambio de “emolumentos”, aquí entra en acción la transgresión a la legalidad de estar bien informado.

Cuando un Estado incumple sus obligaciones de garantizar que los derechos fundamentales del hombre se disfruten, entonces también los están violando; asimismo sucede cuando directamente no los respeta, no los protege y no los realiza.

Si las instituciones sociales no hacen nada para proteger a la niñez de la trata de personas, de estar limpiando vidrios de carros en vías públicas, de estar mendigando, de no estar estudiando, también cometen desafuero al legítimo y primordial derecho del cipote de un sano e integral desarrollo.

Una infracción a la materia que hoy nos ocupa también es la irresponsabilidad de un Estado o gobierno local, en lo relacionado a no cuidar la salud física y mental de la ciudadanía, un ejemplo cuando un desastre natural destruye alcantarillado sanitario, y esto provoca aguas negras en la superficie y malos olores, y a la imposibilidad de usar los servicios sanitarios y para todo esto hay negligencia y se deja pasar mucho tiempo para sus reparaciones.

La voluntad popular en elecciones para elegir autoridades de un país, y si son fraudulentas, aquí también hay una vulneración al justo aspecto de la persona de elegir y ser electo.

Nuestras instituciones encargadas de velar por los derechos del individuo y las de carácter internacional que aquí funcionan, dejan mucho que desear.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad