San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 3:20 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Todas las vacunas posibles

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

José Adán Castelar 

Convencida y firme, una amiga me dijo hace unos meses: “No, yo esa vacuna rusa no me la pongo; prefiero esperar”. Eran los días de ataques desde los países occidentales contra la Sputnik V, hasta que la comunidad científica mundial se rindió ante su eficacia, y ahora es objeto de deseo. Todo cambia, hoy nuestra compañera dispone su brazo a lo que haya.

La emergencia sanitaria mundial desaceleró el ritmo de vida de todos, pero apresuró el de la ciencia, y como en las crisis unos pierden y otros ganan, las grandes farmacéuticas mundiales -que controlan gobiernos y mercados- siguieron una frenética carrera en busca del antídoto contra el maldito coronavirus, y hay varias disputándose el negocio.

Las grandes firmas, con sus incansables mercadólogos, dejaron sus vacunas con los nombres de las farmacéuticas y la publicidad mundial es inconmensurable; desde ahora cualquier producto que lleva la marca Pfizer, AstraZeneca o Moderna, será reconocido; menos los rusos, que le pusieron nombre propio, y casi nadie sabe nada del laboratorio Gamaleya.

En fin, hay varias vacunas anti-COVID-19 y vienen más, que se seguirán ocupando por un buen tiempo, porque su período de inmunización puede ser de entre dos y ocho meses, así que muchos tendrán que volver a vacunarse, considerando que los científicos calculan que el virus seguirá activo por un par de años más.

Aquí en Honduras ya andamos de camisa manga corta, como listos para una vacuna, que se está tardando porque a la OMS y su mecanismo Covax no funcionaron como esperaban, y el Gobierno ha recibido lanzazos por eso; frente a la desesperación general de recibir la ansiada inmunización porque los contagios crecen y la muerte ronda.

El Gobierno tiene un plan para la adquisición de las vacunas, una clasificación para aplicarla y la experiencia de masivas campañas de vacunación, que incluso le han valido el reconocimiento internacional; pero hay algunos sectores gremiales que creen que se pueden incorporar al proceso para agilizar y garantizar la inmunización de la mayoría de los hondureños.

Como ya se sabe, el Seguro Social está participando, y podrá adquirir unas 800,000 vacunas para sus afiliados, y esa ayuda será invaluable; pero también los empresarios, a través de su organización, quieren que les permitan conseguir el fármaco; además los maestros, acuerpados en sus colegios profesionales, pretenden sus propias dosis para proteger a profesores activos y jubilados.

Todas las vacunas están probadas para personas de 18 años en adelante, no hay para menores de edad, entonces, la cifra estimada de vacunación es de menos de cinco millones de hondureños; entre más dosis tengamos y más rápido se apliquen, lógico, más temprano remitirá la enfermedad y más vidas se salvarán.

Con una buena coordinación, no importa quién traiga la vacuna, tampoco la marca ni la procedencia, ésta no tiene ideología ni fantasiosos chips para controlar a nadie; pero mientras llega, tenemos que seguir rigurosos con lo que ya forma parte de nuestra cotidianidad: mascarilla, alcohol, gel, distanciamien

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP