San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 7:29 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

CUADRANDO EL CÍRCULO: Buscando en el pajar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Herbert Rivera Cáceres 
herbertriveca@gmail.com

En los círculos o ambientes de inescrupulosos, probablemente no sepan de Diógenes de Sinope, y si lo saben seguramente ignoran su más conocida anécdota. Era un filósofo de la escuela cínica, se asevera que vivía en una tinaja y de día caminaba por las calles con una lámpara encendida diciendo que buscaba hombres honestos.

Era una titánica faena la que se imponía el pensador griego pues era una tarea imposible, similar al utópico símil de buscar una aguja en un pajar, entendido como la alusión a la dificultad de encontrar algo, o el emprendimiento de una tarea de éxito dudoso e indica además la inutilidad de trabajar por conseguir algo imposible.

Algo similar ocurre con el proceso comicial interno del domingo próximo para el cual hay una galería de postulados en la que un optimista esperaría -la esperanza, a veces inútil, nunca se pierde- encontrar a muchos postulados probos e idóneos para transparentar el, a veces, oscuro servicio público.

De la selección que se haga, Honduras se merece a los mejores, a candidatos íntegros como condición obligada, y quienes más que ofrecer promesas asuman compromisos para realmente cambiar las condiciones de un país relegado al penúltimo lugar continental en el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

Así, es preciso que los elegidos resulten verdaderos mandatarios, es decir, que le hagan los mandados al mandante que es el pueblo y que dejen de experimentar como en cada cuatrienio y al fin realicen el desarrollo integral del ciudadano.

No se trata aquí de disuadir la intención de los votantes, al contrario, se pretende reafirmarla con el convencimiento de que elegir es un deber y un derecho y con el voto los ciudadanos posibilitan la manera más efectiva de fortalecer la democracia.

La democracia, no obstante, es imperfecta como forma de gobierno, pero es la menos peor para elegir cuando se compara con alternativas en las que pocos deciden como es el caso de las dictaduras (incluidas las que se disfrazan de democracias como Nicaragua y Venezuela) o las monarquías absolutas, que reinaron en Europa y que reinan en el Medio Oriente.

Para escoger a líderes con real y acendrado amor a la patria es indispensable observar a detalle la boleta electoral para premiar a los cumplidores de la ley habida cuenta que el Servicio de Administración de Rentas (SAR) reportó que miles de precandidatos están morosos con el fisco.

Ese informe revela que de 28 mil 401 candidatos para las elecciones primarias del 14 de marzo, 8 mil 608 no cuentan siquiera con el obligado Registro Tributario Nacional (RTN), es decir, cerca del 30 por ciento de los tres niveles electivos para llegar a las elecciones generales del 25 de noviembre próximo.

Cabe entonces preguntarse si es sensato elegir entre gente más conocida por mentir que hacer verdad los anhelos de una vida digna para la gente, especialmente los más nobles, que son siempre los más pobres.

No importa de qué partido o ideología sean los escogidos, inclusive no interesa si se sufraga en blanco, lo verdaderamente trascendente es el hecho de elegir y para eso deberán revisarse los programas o propuestas de gobierno y otros factores o criterios como de independencia, coherencia y preparación o experiencia.

La independencia implica que el candidato escogido solo le rendirá cuentas a quienes lo eligieron y no a caudillos de partidos políticos, es decir, deben estar vacunados contra el “borreguismo”, y la manipulación y conveniencia del cacique partidario.

La coherencia, vista como la coincidencia entre lo que se dice y lo que se hace; o la sincronía o confluencia en el actuar del pasado con el presente, es donde los postulados más “cojean” pues hay aspirantes que cambian con tal de recibir determinados apoyos.

En relación con la preparación es importante una educación que incluya experiencia laboral en el sector público y el privado, y que evidencie una eficiencia y eficacia en la gestión de bienestar social.

Debería ser fácil encontrar gente honrada y transparente entre los candidateados, pero ese esfuerzo de “buscar la aguja en el pajar” puede aburrir, que es lo menos, lo peor sería generar apatía electoral y dejar de ejercer el derecho a votar.

Con todo este contexto la invitación entonces es a sufragar para elegir, a ejercer ese derecho y deber con la frágil democracia hondureña.

Al final se trata de motivar a que se elija más que a votar, y para tratar de cambiar con el sufragio lo que está mal lo ideal sería que la mayoría acuda a elegir y no ocurra lo de elecciones anteriores en las cuales quienes con su abstencionismo escogieron no decidir terminaron decidiendo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP