San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 8:13 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

MATALASCALLANDO: Saludando con sombrero ajeno

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

“Qué suerte he tenido de nacer para escuchar al que más sabe, ya que esa es la clave si se tienen intenciones de aprender”. Alberto Cortez.

Ing. Carlos Mata
cmata777@hotmail.com

Siguiendo y comprobando el consejo de cultivar amigos, dícese que tenerlos ayuda a no envejecer, es decir a no amargarse ni ocuparse en banalidades. Teniendo ese privilegio, hoy me daré el gusto de entregarles algo de la autoría de uno de los más pensantes que conozco que, siendo amigo –cuya amistad presumo- además es médico, por lo cual tiene lo que llamamos ‘conocimiento de causa’ a lo que le agrego que también tiene ‘conocimiento de efecto’. Entregó esta reflexión que es, para su servidor, imposible de pensarla, por eso el apoyo. Así que póngase cómodo, léala con una buena taza de café, dos que tres semitas de arroz y seguro que algo queda en la mente:

La dificultad de hacer el bien

Cuando el mal, en cualquiera de sus formas, se enquista en una nación, en sus gobernantes, en sus leyes o peor aún, en su idiosincrasia es complicado y casi heroico combatirlo. Está tan metido en la realidad que, incluso, se abraza y se toma como natural, el pueblo empieza a aceptarlo y vivir con él, alimentarlo y se puede decir que disfrutarlo.

El mal crece hasta tal magnitud que aceptamos la imposibilidad de combatirlo, se anida en todos los estratos e igual, como ocurre en el país, infecta incluso las intenciones, aplasta la voluntad y corroe la necesidad de luchar contra él.

El mal sabe que, incluso omnipotente y omnipresente como es, incluso cuando se cree que es indestructible, es frágil, es etéreo y fácilmente se puede destruir, sabe que lo único que se necesita es la voluntad y la dirección de una persona, su peor enemigo es las acciones coherentes con la moral, hacer lo correcto, sabe que el bien igual que él, es inherente al ser humano y a los pueblos, por ende, que, igual que él, lo correcto, lo justo, lo cabal vive en cada uno de nosotros, muchas veces agazapado, acorralado pero está allí y que solo es que se abran los ojos y se haga lo correcto para que empiece a prosperar, como una pequeña brisa que termina en huracán, huracán que puede destruirlo y cambiar una realidad, propia o colectiva. No hay que tener miedo al mal, no es necesario ser un súper héroe, ser un prócer o incluso un santo, basta con hacer lo correcto y lo justo cuando se deba, sin esperar nada a cambio, solo porque es lo correcto. Esto, señores, es el cáncer del mal, pequeñas acciones adecuadas y correctas que se repliquen y multipliquen hasta que desaparezca de la generalidad, tan solo es tener el valor de hacerlo. (Dr. Grevil Jesús Madrid Pavón, autor).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP