San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 4:49 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

SIN RODEOS: Falló Covax

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Edgardo Rodríguez
Politólogo y periodista  

Una noticia reciente, que en Honduras pasó desapercibida, fue la queja y a la vez denuncia, que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, presentó ante las Naciones Unidas por el acaparamiento de las vacunas contra de la COVID-19, por parte de apenas 10 países ricos del mundo. Al mismo tiempo Ebrard denunció que la iniciativa Covax, desarrollada por Naciones Unidas para garantizar el acceso gratuito de la vacuna a países en vías de desarrollo, ha sido insuficiente y deficiente, ya que fue incapaz de anticipar que un 75 por ciento, de las 228 millones de dosis de vacunas que se han distribuido en el mundo, han sido acaparadas por las potencias mundiales. Según el Secretario General de la ONU, 130 naciones aún no han recibido una tan sola dosis del medicamento.

La iniciativa Covax es un mecanismo multilateral para el manejo de las vacunas, pero ya varios países han reconocido que ha sido insuficiente y presenta señales de fracaso ante la emergencia de la COVID-19, ya que lo que está ocurriendo hasta ahora es un retraso o una distribución insuficiente de las vacunas.

El acaparamiento de las vacunas ha provocado que América Latina y el Caribe tengan una de las tasas de vacunación más bajas del planeta. Frente a este problema de las vacunas se está manifestando lo que ya sucede en este mundo que es la desigualdad y una gran la inequidad. Esta es otra brecha más que profundiza las distancias de las naciones, en este mundo tan injusto en el que vivimos.

México sufre el mismo problema que Honduras y que muchos otros países del mundo, en el sentido que tiene contratos firmados con diversas farmacéuticas para la adquisición de millones de dosis de vacunas. Sin embargo, el acaparamiento del medicamento por parte de algunos países ha provocado retrasos en los envíos previamente pactados, por lo que los gobiernos se han visto obligados a realizar nuevas adquisiciones para no retrasar más el inicio o la continuación la campaña de vacunación.

Es por esa razón que hace dos semanas atrás vimos dos acciones importantes, la primera fue el viaje del canciller Lisandro Rosales a Managua a reunirse con el embajador de la Federación Rusa, para hacer formal solicitud a ese país para la adquisición y compra de la vacuna Sputnik V, que fue la primera en salir al mercado, que ya está siendo aplicada en 7 países latinoamericanos, que ha sido certificada con cerca del 92% de efectividad y que es más fácil de manejarla en la cadena de frío, ya que solo requiere permanecer a menos 4 grados bajo cero. Y lo otro, fue la autorización del Congreso Nacional para comprar la vacuna fuera del fallido mecanismo Covax.

Una de las grandes empresas que está produciendo una de las vacunas es la firma Pfizer/Biontech, pero ella tuvo una interrupción en el suministro de casi un mes, entre enero y febrero, porque cerraron su planta en Europa, eso no estaba previsto, ello ha afectado al mundo, incluido Honduras. Las plantas de Pfizer en Estados Unidos están produciendo solo para el consumo de los americanos, por ello se ha presentado la denuncia ante la ONU, para que haya equidad, para que no continúe el acaparamiento en las vacunas.

Hay que reconocer que el Gobierno de Honduras confió demasiado en el mecanismo Covax, en la OPS y la OMS, y esos tres mecanismos han fallado, no han sido lo suficientemente diligentes y enérgicos para exigir a las empresas que cumplan con sus compromisos de entrega de las vacunas a los países tercermundistas como el nuestro. Gobiernos como el de México, llevaban meses gestionando la entrega de la vacuna, hasta que empezara a recibir los primeros cargamentos en diciembre. Este asunto de las vacunas no ha sido fácil, se asemeja al inicio de la pandemia, cuando los países ricos acapararon los equipos y materiales de bioseguridad y se escasearon en el mundo, muchos señalaron a sus gobernantes por no dotar de dichos avituallamientos, pero el gran problema era su escasez extrema en el mercado. Este mes de marzo, que hoy inicia, viene con altas expectativas para la llegada de los primeros cargamentos del medicamento contra la COVID-19, ojalá así sea.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP