San Pedro Sula, Honduras
julio 30, 2021 8:45 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

EL UNICORNIO IDEOLÓGICO: Mercado, libertad y pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Héctor A. Martínez
sabandres47@yahoo.com

Consideremos esta pregunta: ¿Cuál es la probabilidad de que nos contagiemos con el virus de COVID-19? La respuesta más congruente sería: “Depende de los comportamientos de cada uno”. Pero revisemos esta otra inquietud que se ha puesto muy en boga: Si abren los negocios, ¿significa que una mayor cantidad de personas lograrán adquirir el virus en vista de que el Estado ha cedido a las presiones de los empresarios al desregular las salidas de la población tal como al inicio de la crisis sanitaria? La respuesta es la misma que la anterior: dependerá siempre de las conductas, de los hábitos y del conocimiento que tengan las personas sobre la inminencia del peligro al exponerse sin tomar las precauciones del caso.

Desde luego que estamos muy apesarados por la pérdida de todas las vidas humanas, en especial por las de nuestros amigos y parientes, a causa de esta afección global nunca vista en la historia de la humanidad. Esta crítica situación que está desconcertando a los científicos, economistas, médicos y políticos, ha provocado el debate entre los técnicos de los gobiernos y los expertos en salud sobre la posibilidad de cerrar los mercados para inducir a las personas a confinarse, e impedir que el virus circule con mayor rapidez entre la población. Desde el lado de la empresa privada, las cosas son diametralmente opuestas: los empresarios arguyen de que las medidas de restricción extremas, vía decreto, son perjudiciales para la economía, sobre todo si consideramos que el Estado necesita percibir los impuestos de forma sostenible para mantener el presupuesto general, pues, de lo contrario, las funciones de las instituciones relacionadas con las áreas de salud y de educación se verán afectadas.

Los gobiernos, principalmente en el caso de Honduras, se encuentran entre la espada y la pared en medio de la “refriega”, aunque no hay razones para estarlo: no existe ninguna contradicción hegeliana cuando la balanza se inclina hacia la activación de la economía, aunque resulte molesto decirlo de esta manera. En la vida todo tiene un costo, ya sea de oportunidad o de transacción como le llamaba el desaparecido economista Ronald Coase a las decisiones que toman las personas, o las que toman los mismos gobiernos. Es decir, en los mercados privados y públicos, no todos resultan beneficiados: las transacciones implican que unos se sentirán afectados y otros, por el contrario, saldrán gananciosos. Pero no debemos sentir pena por ello. Cuando el Estado decide abrir una carretera, deja de construir una escuela o un proyecto de agua potable. No puede hacer dos o tres cosas a la vez. Cuando un funcionario hace negocios ilícitos dentro de un gobierno, alguien se verá afectado: nada pasa sin que pase nada, el mundo es un enorme sistema de causas y efectos.

¿A qué apostamos? Si los riesgos de salud pueden disminuirse tomando las respectivas decisiones de protección, pues ¡cúmplase! Que sea el individuo y no el Estado el que se encargue de su propio destino: si yo opto por salir a la calle, lo hago bajo mi propio riesgo si me comporto de manera irresponsable. Si la tienda que visito no guarda la seguridad establecida, simplemente me reservo el derecho a no entrar y punto.

Lo que la pandemia ha desnudado es el mal comportamiento de la población y no la voracidad de los empresarios. Ha puesto de relieve la ineptitud del sistema de salud y hasta el nivel cinco estrellas de corrupción de algunos funcionarios del Estado. No, no es cerrando los negocios como vamos a detener la circulación del virus de marras, ni impidiendo a los ciudadanos que salgan a la calle. Tenemos el derecho a producir, vender y consumir, pero también el deber de cuidarnos y cuidar de los otros. En eso se basa una sociedad libre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP