San Pedro Sula, Honduras
marzo 5, 2021 5:05 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Circos sobreviven a la COVID-19: Hacen “malabares” para no dejar morir la cultura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Norman Rodas aseguró que las actividades en el circo no están generando muchos ingresos económicos por la poca afluencia y que la pandemia ha agudizado más la crisis.

VARIOS PAYASOS SE DEDICAN A LA ALBAÑILERÍA, BARBERÍA Y VENTA DE PRODUCTOS 

En un pequeño terreno desértico se encuentra una carpa que fue ubicada con el fin de dar entretenimiento al público a través de las presentaciones realizadas por tres payasos y un perro llamado “Ozuna”, integrantes del circo “Suavecito”, ubicado en la colonia Villa Olímpica, de esta ciudad, sin embargo, las actividades se han visto truncadas por la crisis económica y los riesgos de contraer el coronavirus.

Las actividades circenses han tenido su declive y se han visto opacadas por las nuevas tecnologías, pero esta vez la pandemia del coronavirus ha dado un fuerte golpe a la economía de los artistas de este rubro que viven del día a día con sus espectáculos.

Norman Alexander Rodas, conocido en el mundo artístico como el “Cuchi Cuchi”, propietario del circo “Suavecito”, herencia que recibió cuando su padre falleció, comentó que se crio en este ambiente, pero comenzó hacer presentaciones desde los cinco años de edad y a lo largo de este tiempo ha podido ver un auge y asimismo un descenso de las actividades circenses desde la década de los 90 que fue cuando él comenzó.

“El circo existe desde 1991, se llama “Suavecito” porque ese era el nombre del personaje de mi papá. Durante estos años hemos tratado de mantener esta cultura que con el tiempo se ha ido perdiendo, pero atravesamos por una situación muy difícil, por lo de la pandemia estuvimos sin trabajar varios meses y ahora que volvimos ya no tenemos mucho público porque hay temor de contagiarse y no hay dinero”. También comentó que en la actualidad más de 20 circos han desaparecido y muchos payasos se dedican a realizar otros trabajos en albañilería, barbería, soldadura y algunos venden productos de limpieza, pero enfatizó que esos trabajos se los han brindado personas que asistían a los circos, y que esto les demuestra que, aunque ya no ejerzan siguen dependiendo de su público.

Rodas dijo que hasta el año 2000, la actividad de los circos era muy buena, pero luego la tecnología dio avances muy significativos y la gente con el uso de internet y muchas aplicaciones ha ido dejando esta cultura.

Las funciones que realiza el circo “Suavecito” duran hora y media todos los días, sin embargo, la afluencia de personas es de 30 y en ocasiones menos, pese a que el costo por ingreso es de 40 lempiras para los adultos y 20 los niños.

“Para el propietario del circo el respeto a su público es una de las prioridades y dijo que el mensaje principal es transmitirles que el circo es un arte, por lo tanto, nunca se expresan con palabras soeces.

“Tenemos mucho público joven, vienen bastantes niños que se divierten con las actuaciones y ese es el objetivo”.

Norman Rodas actúan como “Cuchi cuchi” y aseguró que es un gran desafió trabajar en tiempo de crisis sanitaria y económica, pero tratan de salir.

MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD

Para los artistas de este circo, uno de los inconvenientes es actuar con la mascarilla puesta, por lo que mientras realizan el show lo hacen sin el uso de la misma, pero están aislados del público.

Tenemos las medidas de bioseguridad, en la entrada están las personas con gel, mascarillas y lo demás para garantizar la salud de los visitantes”.

El circo tiene cinco meses de estar funcionando en San Pedro Sula, pero dentro de unos días se trasladarán hacia otra ciudad, consideró que el trabajo de los circos es incierto porque existen ciudadanos donde les va muy bien, pero en otras no logran generar ningún ingreso económico. (JC)

NEGOCIO FAMILIAR

El circo “Suavecito” está integrado por varios personajes, entre ellos los que más destacan son el Cuchi cuchi, Juguete, Cangri y un perro llamado Ozuna, el propietario aseguró que es un negocio familiar y que se han esforzado para mantenerse y no dejar morir la cultura circense.

Varios animales, durante muchos años, formaron parte de las funciones que ofrecen los circos, en la actualidad en muchos lugares ya no se usan porque fueron prohibidos para este tipo de actividad, los acróbatas, contorsionistas, equilibristas, escapistas, forzudos, hombres bala, magos, malabaristas, mimos, motociclistas, payasos, titiriteros, tragafuegos, tragasables, trapecistas, ventrílocuos y zanqueros se las ingenian para dar una buena función.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad