San Pedro Sula, Honduras
octubre 28, 2020 10:53 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Según estudio: preservar la estabilidad financiera, crucial para la recuperación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

El estudio, liderado por los expertos Andrew Powel y Lilianza Rojas-Suárez, recuerda que la crisis provocada por el COVID no tiene una pronta solución. 

Políticos piden alivio de deuda, sin considerar riesgos para estabilidad financiera indica un estudio del BID

TEGUCIGALPA – Preservar la estabilidad y solidez financiera de los bancos es vital para las nacio­nes latinoamericanas y del Caribe, ya que una crisis del sector sumada a la económica solo profundizará la recesión, retrasará la recuperación y “afectaría aún más a las familias pobres”, concluye un estudio con­junto del Centro Global para el De­sarrollo (CGD, por sus siglas en in­glés) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El estudio, liderado por los ex­pertos Andrew Powel y Lilianza Rojas-Suárez, recuerda que la cri­sis provocada por la COVID-19 no tiene una pronta solución y falta un camino por recorrer, por lo que los gobiernos, bancos centrales y auto­ridades regulatorias deben elabo­rar políticas que promuevan la re­activación.

Los supervisores y bancos cen­trales deben lograr el difícil equili­brio entre permitir que los bancos acudan a sus colchones de capital y garantizar la confianza en la solven­cia del sistema financiero, de acuer­do con el documento.

Indicaron los autores que en ciertas naciones los políticos se su­maron al debate y piden un amplio alivio de la deuda, pero señalaron que la petición la hacen sin consi­derar debidamente las repercusio­nes en los bancos y los riesgos para la estabilidad financiera.

“El alivio general de la deuda de los prestatarios podría reducir el ca­pital de los bancos a niveles peligro­sos, amenazar la confianza en el sis­tema financiero y probablemente acabar implicando medidas fisca­les compensatorios para ayudar a los bancos”, señalan los autores del estudio conjunto del BID y el CGD.

Señalaron que, aunque la crisis provocada por la pandemia tomó a ciertos países con una leve fortaleza en sus sistemas bancarios y reserva de dólares, fiscalmente la mayoría tenían posiciones débiles.

El estudio “Bancos sólidos para la recuperación económica” seña­ una serie de conclusiones sobre la realidad de las naciones evalua­das, así como establecen varias re­comendaciones de políticas a adop­tar en tiempos de coronavirus.

DESAFÍOS

Señala el documento que en los próximos meses la región afrontará enormes desafíos y preocupaciones sobre la estabilidad financiera. Pa­ra ello, contar con políticas adecua­das impulsará la confianza, ayudará a superar los problemas y “garanti­zará que los bancos desempeñen un papel constructivo como proveedo­res de liquidez y crédito para que las economías se recuperen lo an­tes posible”.

RIESGOS CREDITICIOS

El documento señala que la re­gión latinoamericana y caribeña es­tá sub-bancarizada y es “probable que los bancos estén muy preocu­pados por los altos riesgos crediti­cios y la posibilidad que de sus ba­lances se vean gravemente afecta­dos”, destacando que la pandemia redujo la capacidad a muchas em­presas de amortizar sus deudas.

Se señala que, aunque las ga­rantías parciales ofrecidas por en­tes gubernamentales han sido una respuesta común a la crisis para in­centivar a los bancos a mantener o ampliar los préstamos a las em­presas, pero los bancos se mantie­nen cautelosos debido a la incerti­dumbre sobre la viabilidad de las firmas.

Los investigadores señalaron que a diferencia de las crisis finan­cieras o de balanza de pagos ante­riores, la actual se desarrolla lenta­mente y en la cual los “riesgos cre­diticios son el problema principal”.

Indicaron que el reto de los for­muladores de políticas públicas es como asegurar que los “bancos desempeñen un papel, construc­tivo y apoyen a las familias y a las empresas durante la crisis actual y después de ella”.

Destacaron los estudiosos que los sistemas financieros de la re­gión siguen formados mayormente por bancos y adelantaron que mu­chos verán aumentar el número de préstamos en problemas y sufrirán pérdidas en otros activos y recor­daron que los recursos fiscales son limitados en la región.

El documento destaca que mu­chos gobiernos postergaron los pa­gos o facilitaron reprogramaciones de créditos y tales medidas inclu­yen a los mismos como en cumpli­miento de sus obligaciones, por lo que no requieren provisiones de recursos.

Pero el riesgo crediticio se ele­va dadas las pérdidas de ingresos, detallando que existe el riesgo que se busque la solución por la vía de aportar liquidez en lugar de con­siderar los “crecientes riesgos de solvencia”, con lo cual aumentan la incertidumbre sobre la calidad de las carteras crediticias de las insti­tuciones bancarias.

Por ello sugieren que las pos­tergaciones de pagos deben dise­ñarse y anunciarse como tempora­les y los bancos deben notificar la calidad de los préstamos de forma que reflejen la realidad de la situa­ción, a fin de que los supervisores y bancos centrales tengan la infor­mación correcta.

El informe recomienda que se deban mantener las normas sobre provisiones crediticias, que los su­pervisores puedan ejercer discre­cionalidad y dar tiempo a los ban­cos para acumular mayores pro­visiones cuando sea necesario, lo que implicaría reducir los niveles altos de los ratios de capital de los bancos previos a la crisis.

 GARANTÍAS

Sobre los programas de garantías impulsados por los gobiernos, el estudio recomienda que los mis­mos se destinen a un universo limitado de empresas formales de tamaño mediano que tengan buena información de riesgos crediticios.

Señalaron que actualmente otorgar garantías totales desincentiva a los bancos a elegir prestatarios más solventes y limitar con ello los riesgos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad