San Pedro Sula, Honduras
octubre 20, 2020 12:17 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Los beneficios de la pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Jorge Mendoza 

Nunca en mi vi­da había oído hablar que una catástrofe na­tural, de salud, económica, trajera tantos beneficios, pe­ro ninguno para el pueblo, al que le tocaron solo los male­ficios.

En la historia de este país nunca había circula­do antes tanta cantidad de dinero, cantidad tan basta que dentro de ningún rin­cón de este pobre pueblo tendría que faltar ni sa­lud ni comida, la educa­ción ya se sabe, que no se podía mandar los niños a las escuelas por el distan­ciamiento social ocasio­nado por el virus.

Pero la realidad es que no hubo rincón que no sufriera y sigue su­friendo los beneficios de la pandemia, se ha in­crementado el hambre, la necesidad de las per­sonas por que perdieron sus trabajos, los hospita­les pidiéndole a la pobla­ción que les den la ma­no (¿y de dónde?) para adquirir insumos bási­cos como guantes y ba­tas para su personal, por­que los equipos de pro­tección personal (EPP) ya se terminaron o sim­plemente no vinieron co­mo se suponía habrían, y los médicos podrían aten­der a los pacientes sospe­chosos y confirmados sin temor a contaminarse, pero no fue así, los bene­ficios de la pandemia hi­cieron que se diera un gi­ro al manejo de esta catás­trofe que al día de hoy ha dejado sin padre ni madre a cualquier cantidad de fa­milias de médicos que per­dieron esa batalla por que en los hospitales simple­mente no hay nada, ni pa­ra protegerlos ni para sal­varlos cuando caen.

Pero los beneficios lle­garon a las cuentas, arcas, bolsas y caletas de los que malévolamente maneja­ron, no la pandemia, sino que sus finanzas persona­les, de grupos familiares y de amistades, olvidándo­se con alevosía y ventaja del pobre pueblo, del ver­dadero dueño de ese dine­ro, fue beneficio de los que hoy dicen que la pandemia no nos hizo nada, que fue vencida como se venció la delincuencia, que todo se manejó de buena fe, de los que nos ofrecieron un sis­tema de salud jamás visto con tantos hospitales y po­liclínicos que harían falta médicos y enfermeras.

Desgraciadamente pa­ra el pueblo llegaron solo los maleficios de la pan­demia, empezando por el más grande, el monstruo de mil cabezas, el Gobier­no, no solo les bastó el sa­queo de la pandemia, sino que se premió a los otros saqueadores de Pandora y Arca Abierta, rellenaron la Caja Chica de Primera Dama y siguen sacando más dinero para sus bol­sillos.

Al pueblo le quedo el hambre, desempleo, pér­didas de pequeños nego­cios y microempresas, quedó el miedo a conta­giarse porque no hay vuel­ta atrás, el miedo al maña­na, no sabemos si vamos a mandar a nuestros hijos a la escuela, colegio o universi­dad, no sabemos nada.

Pero a muchos les que­dó un gran vacío en sus vi­das y en sus corazones por la pérdida de sus seres que­ridos que murieron por que no había oxígeno, una cama o un techo digno de hospi­tal, y aquí en este punto mu­chos culpan a los médicos, a esos héroes de hierro que se han hecho desechables, por la estigmatización que son víctimas.

Los beneficios de la pandemia llegaron en for­ma pronta y oportuna a lle­nar bolsillos y los malefi­cios llegaron para quedar­se solo Dios sabe por cuán­to tiempo más en este po­bre pueblo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad