San Pedro Sula, Honduras
octubre 20, 2020 12:08 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

La tierra de Papá Noel se prepara para un gélido y solitario invierno turístico

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

por Sam KINGSLEY

Cientos de miles de visitan­tes del mundo acuden ca­da invierno a la Laponia finlandesa para disfrutar de paseos en trineo y conocer la “ver­dadera” casa de Papá Noel. Pero es­te año la COVID-19 podría poner el peligro el turismo, motor económi­co de la región.

“Actualmente estamos registran­do entre una y dos reservas por se­mana, y la mayor parte del tiempo solo hacemos reembolsos”, declara a la AFP Sini Jin, que teme la quiebra si no recibe más clientes después de diciembre.

Al frente de la agencia Nordic Unique Travels, Jin propone a los viajeros de Europa y de Asia expedi­ciones y otras excursiones a través de la inmensa tundra finlandesa.

Normalmente emplea a unas 80 personas en plena temporada, con­tratadas en todo el mundo, pero es­te año solo reclutará a “dos o tres” temporeros.

Aunque Sini Jin recibió una ayu­da urgente del gobierno, que en pri­mavera anunció un paquete de más de mil millones de euros (unos 1,180 millones de dólares) para ayudar a las empresas, no será suficiente para compensar la falta de turistas, estima.

“Todo por lo que hemos trabaja­do desaparecerá rápidamente”, se­gún ella.

Un sentimiento compartido por otros proveedores de la región, don­de el sector turístico genera 10,000 empleos y mil millones de euros de ingresos al año.

Sin sus visitantes extranjeros es­te invierno, el 60% de las empresas turísticas temen una pérdida de al menos la mitad de su facturación y las tres cuartas partes podrían rea­lizar despidos, según una investiga­ción de la oficina finlandesa de turis­mo de Laponia.

“No tenemos esperanzas de con­seguir importantes reservas”, avan­za por su parte Kaj Erkkila, que diri­ge un negocio familiar de diez per­sonas, con un centenar de huskies si­berianos.

Kaj Erkkila lleva a los turistas en trineos tirados por perros a través de los bosques lapones desde hace va­rias décadas.

“Si los ingresos de este invierno son bajos, es posible que tampoco podamos trabajar para la temporada 2021-2022, pues el cuidado de los pe­rros es muy costoso”, explica.

“GRAN DECEPCIÓN”

Según Nina Forsell, responsable de la asociación de proveedores del turismo, la situación es crítica para numerosas empresas de la región: “Si quiebran este invierno, necesita­rán mucho tiempo para levantarse”, adelanta.

Con la esperanza de relanzar el turismo lapón, Finlandia anunció el viernes que relajará algunas de las medidas en vigor para frenar el nue­vo coronavirus, autorizando a los tu­ristas europeos a viajar al país hasta tres días, más allá de los cuales serán obligatorios un autoconfinamiento y un test de detección.

El gobierno también autorizó la entrada sin restricciones a los via­jeros de países que registren menos de 25 nuevos casos por cada 100,000 habitantes (frente a 10 hasta ahora).

Estas decisiones fueron califica­das de “gran decepción” por los or­ganismos turísticos de Laponia, que consideran que las reglas son com­plejas e inaplicables.

“La apertura de Finlandia es una buena solución. Comporta un riesgo menor pero que podemos manejar”, explica a la AFP Sanna Karkkainen, responsable de Visit Rovaniemi, la oficina local de turismo.

“Pero ¿es suficiente para respon­der a la demanda y mantener las em­presas aquí en Laponia? No estoy convencida”, añade.

Los proveedores turísticos traba­jaron en colaboración con expertos sanitarios para elaborar un protoco­lo que, según ellos, permitirá suavi­zar más las normas.

Este verano, Finlandia ha regis­trado una de las tasas de infección más bajas de Europa, y de los cerca de 9,000 casos registrados, solo 243 se dieron en Laponia.

PERMANECER ABIERTAS

Algunas grandes empresas, como el Santa Park de Rovaniemi, decidie­ron no abrir este invierno. El parque temático emplea por lo general a 400 personas y acoge a 120,000 visitantes cada temporada.

Para el resto, más pequeñas, el de­safío será permanecer abiertas con la esperanza de que el gobierno autori­ce más viajeros internacionales.

Nunca ha habido tantos turis­tas en la región como en los últimos años, “esto es lo más desgarrador”, para Sanna Karkkainen.

“Realmente necesitamos esta in­dustria para construir un futuro pa­ra Laponia, y dejarla desaparecer no es una opción”, concluye.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad