San Pedro Sula, Honduras
octubre 19, 2020 6:58 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Ex presidenta del BCH: fue clave que Honduras tuviera una economía robusta ante de la pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Esa estabilidad macroeconómica ha sido fundamental para soportar la crisis por la COVID-19, reconoce María Elena Mondragón.  

TEGUCIGALPA. La ex pre­sidenta del Banco Central de Hon­duras (BCH), María Elena Mon­dragón, expresó que los hondure­ños podemos reactivar la econo­mía con mucha voluntad y la parti­cipación de todos los sectores.

La Secretaría de Seguridad y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) informaron que se extiende el toque de queda ab­soluto en todo el territorio nacio­nal desde el domingo 23 de agosto a las 9:00 p.m., hasta el domingo 6 de septiembre a las 11:00 p.m.

Además, en el marco de la emergencia por la COVID-19, se determinó ampliar el calendario de circulación los fines de sema­na autorizando al sistema comer­cial y económico la atención a la población.

En ese sentido, Mondragón sugirió que “en primer lugar de­bemos dar gracias a Dios que, al iniciar la pandemia, la estabilidad macroeconómica estaba presen­te, si no hubiera sido peor, pero también tenemos que ser realis­tas que esta recuperación será gradual”.

OPTIMISTAS

“Hay que ser optimistas, creo que lo podemos hacer con mucha voluntad, con la participación de todos los sectores y de manera responsable”, reiteró luego de re­conocer que “estamos enfrentan­do una recesión económica, así lo establecen todos los indicadores nacionales e internacionales”.

“Esa recesión es a nivel global, no podemos desconocer que son todos los países que han sido afec­tados por la pandemia, por lo que no es un problema exclusivo de Honduras y los datos al primer se­mestre del Producto Interno Bru­to (PIB) muestran que ya hay una recesión”, admitió la experta.

De acuerdo al Fondo Moneta­rio Internacional (FMI) el comer­cio mundial se verá contraído en un 11% a final de año y todos esos factores son realmente signos de una recesión económica con una reducción significativa de la pro­ducción, consumo e inversión a nivel local, comentó Mondragón.

Recalcó que todas esas varia­bles se han visto comprometidas y de igual manera, se estima que las exportaciones se verán reduci­das en un 21%, mientras tanto, las importaciones en un 17%, lo que ha sido un impacto fuerte.

“A pesar que las condiciones macroeconómicas eran relativa­mente estables, previo a la crisis, para atender esa emergencia ge­nerada por la COVID-19 se tuvo que recurrir al financiamiento in­terno”, subrayó.

 «Tenemos que reorientar el rumbo hacia una ruta de recuperación gradual, no podemos pretender que, aunque las proyecciones del BCH para el próximo año sean de un crecimiento positivo por todas las variables, en un año se volverá a la normalidad”. María Elena Mondragón.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad