San Pedro Sula, Honduras
octubre 29, 2020 11:21 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

FRANCAMENTE: Recuerdos inolvidables

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir


Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com


Encerrada en mi habitacio, en­tre el dolor y la preocupación que causa el conocer cómo cada día que pasa mueren miles de personas y noso­tros estamos viviendo días inéditos, pero de alguna manera nos han servido para abrir el libro de nues­tros recuerdos, y una pági­na que me ha costado mu­cho tener el valor de volver a recordar, es la noticia de la muerte de mi querido lí­der, amigo y ex presidente Rafael Leonardo Callejas.

Yo comencé a traba­jar en su primera campaña política, en la cual no ac­cedió a la presidencia por un arreglo político conoci­do como la Opción B, des­pués de eso, nos reunimos en San Pedro Sula. Nos in­vitaron a la fundación del MONARCA, a Fuad Cana­huati, doctor Arturo Ben­daña. don César López y yo, se organizó el MO­NARCA, allí estaban en­tre otros Norita de Mel­gar, Rodolfo Irías Navas, Thomas Quiñónez , Ma­rio Rivera López, y tantos más que se fueron suman­do que es imposible en es­ta memoria mía tan confu­sa en este momento pue­den acudir. Y un buen día antes de su elección, me dice: “Quiero hablar con­tigo- me cogió del brazo y me dijo apartándome de los demás alrededor-, es que quiero que mandes tu cédula y datos porque vas a ir al Parlamento Centro­americano”. ¿Y eso que es?, si todavía no existe, le con­testé. “Mándalos –me dijo- ya estás en la lista”.

Pasaron las elecciones y ganó Callejas en una cam­paña única, se instala el PARLACEN después de dos años, el 28 de octu­bre de 1991.

Antes de terminar el primer año, de él recibí una llamada, yo me en­contraba en El Salvador. Rafael Leonardo dijo: “Te vas alistando que vos va a ser la candidata de Honduras a la Presiden­cia del Parlacen”. ¿Có­mo?, si en la planilla del partido estaban los me­jores exponentes. Yo no sé sé cómo se llegó el día de las elecciones, me fal­taba un voto para ganar, me llamaron varios diri­gentes, y me dijeron que tendría que haber segunda vuelta, yo les dije, “pues no, yo le ofrecí al presidente y a mí misma ganar” fuimos a la segunda vuelta, ¡y gané con una gran mayoría!

Algún día, cuando se es­criba la historia de Rafael Leonardo Callejas, se di­rán de él lo que dicen los Evangelios, muchas cosas podrán haber sido escritas en estas pocas líneas, pero nada queda oculto ante la historia.

Gracias mi querido amigo, ¡yo no merecía tanto! Ahora es­tás con Dios, Él te conocía muy bien!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad