San Pedro Sula, Honduras
octubre 29, 2020 2:08 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Hondureño da de comer a indigentes en Washington

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Antes de llegar a la universidad, Milla pasa repartiendo la comida de las personas que se encuentran en necesidad.

EL “ÁNGEL” QUE VELA POR LOS DESAMPARADOS

Osman Milla, marcado por la pobreza, jámas olvidó cuando tenía que compartir un huevo con tres personas más. Después de especializarse en artes culinarias, ahora es un apoyo para muchos.

Creció en una humilde casa con su madre y cuatro hermanos en una aldea llamada El Encanto, a dos horas del centro de Tela, en el sector de Atlántida. La vivien­da no contaba con servicios bási­cos como son energía eléctrica y agua potable.

Marcado por la pobreza, Os­man Milla relata que su infancia es inolvidable porque su padre tuvo que migrar hacia Estados Unidos para ayudarlos económi­camente, pero se le hizo difícil porque no encontraba trabajo.

Recuerda como si fuera un hecho reciente cuando de un huevo tenían que comer tres. También sus estudios se vieron limitados cuando terminó sexto grado y ya no pudo seguir por­que no existía otro centro edu­cativo en la zona.

A la edad de 16 años decidió migrar a Washington, Estados Unidos, pero no fue nada fácil, porque se estaba enfrentado a un nuevo idioma y culturas distin­tas, sin embargo, logró tener dos trabajos de ocho horas cada uno y otro de medio tiempo, así estu­vo durante ocho años.

Milla dijo que un día pensó en retomar estudios y además deci­dió aprender inglés y fue así co­mo ingresó a una escuela en la que aprendió artes culinarias y un diplomado en Educación Ge­neral.

Gracias al apoyo de muchas personas, Milla ha sido aceptado en una Universidad de Washing­ton y cursa una licenciatura en Hospitalidad y Turismo.

Osman junto a su hermano Darwin, cuando vivían en la aldea El Encanto, cerca de Tela. / Pese a haber vivido una mala experiencia en su infancia, está orgulloso de ser hondureño.

UN ÁNGEL PARA DESAMPARADOS

“Desde hace tres años traba­jo en un restaurante del área, en este Estado, cada vez que salgo veo cuántas personas sobrevi­ven por el hambre que pasan. La experiencia que tuve en mi ni­ñez me vuelve sensible ante esa situación porque sé lo que sig­nifica que alguien le dé un palto de comida a uno”, expresó Milla.

El joven se ha convertido en un “ángel” para indigentes de la zona, ya que se encarga de llevar­les ropa y comida cuando va ha­cia la universidad.

“Durante la cena preparo por­ciones de la comida que no se vende en el restaurante y cuan­do salgo camino a la universidad tengo la oportunidad de dárse­la a las personas que pasan ham­bre”, comentó Milla.

Uno de los sueños del joven es crear una organización sin fi­nes para ayudar a las personas que pasan por situaciones de ne­cesidad y que para él es inevita­ble identificarse con ellos.

“Quiero regresar a mi país pa­ra llevar ropa, zapatos y juguetes a los niños en especial para estas fechas, también quiero compar­tir materiales de educación pa­ra que los menores puedan es­tudiar”, aseguró Milla.

Otro de los proyectos que el joven a previsto es contactarse con organizaciones de Honduras para trabajar juntos y conseguir el bienestar de los ciudadanos en condiciones precarias.

El joven aseguró jámas olvidará su estapa escolar, recuerdo que también lo marcó. / Osman se siente orgulloso de lograr estudios universitarios.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad