San Pedro Sula, Honduras
octubre 20, 2020 5:04 PM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

Real Madrid se lleva triunfo 2-0 ante el Valladolid

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Una semana después del vendaval del Camp Nou que se llevó por delante a Julen Lopetegui, el Real Madrid regresó hoy a la Liga española de fútbol con una costosa victoria por 2-0 sobre el Valladolid que revalorizó a Santiago Solari.

Con una buena dosis de fortuna y también aciertos propios, el entrenador interino de los blancos salió vivo de su primera tarde en el banquillo en la máxima competición española en un clima tan enrarecido que los pitos fueron tan habituales como los aplausos entre la enojada hinchada del Santiago Bernabéu.

«Yo ya he estado aquí, estoy habituado. Éste es un cargo de gran responsabilidad, sea por media hora, un partido o por varios, pero no me es ajeno. Llevo 11 años en la institución y es bastante natural», señaló un sonriente y sereno Solari tras el duelo.

Con el eco aún del 5-1 ante el Barcelona que fulminó a su antecesor, el preparador argentino del Castilla había superado su primer gran test como director del Real Madrid.

En el choque por la undécima fecha de la Liga, la suerte quiso que Kiko Olivas desviara a gol un disparo del brasileño Vinícius (83′) y encarrilara el triunfo que puso fin a una recha nefasta: cinco jornadas consecutivas de los blancos sin ganar en Liga. Sergio Ramos, en el 88′, lo cerró de penal.

«Necesitábamos ganar», asumió Solari. «De los momentos complicados no se sale ganando de manera holgada. Pero estoy muy contento del trabajo de los chicos».

«El Valladolid es un equipo muy trabajado, ordenado, compacto, que no te regala nada y que se maneja muy bien al contrataque. Pero nosotros tuvimos orden en el primer tiempo y equilibrio. Después, paciencia e  insistencia, el no rendirnos nunca y pelear hasta el final», resumió el entrenador interino del Real Madrid la primera derrota de los castellanos fuera de su casa.

Los dirigidos por Sergio González siempre podrán decir que los palos jugaron hoy en su contra y que la mala fortuna los remató. Aún así, con 16 unidades, el sorprendente Valladolid que preside el ex futblista brasileño Ronaldo Nazario se queda a tan sólo un punto de distancia del Real Madrid.

Hoy, en su primera actuación en el Santiago Bernabéu, Solari optó por un once sin experimentos, condicionado por las ausencias defensivas de Marcelo, Dani Carvajal y Raphael Varane, y con la única apuesta de Marco Asensio en el lugar de Isco.

Funcionó sin aspavientos durante los primeros 20 minutos del choque en los que el Real Madrid generó juego por las bandas y sumó varias ocasiones desaprovechadas, algunas por Gareth Bale, otras por Karim Benzema.

A partir de ese momento, los blancos fueron perdiendo fuelle en la misma medida en la que el Valladolid lo ganó. Los dirigidos por Sergio González despertaron repentinamente tras encadenar dos buenas oportunidades en un minuto y dieron paso un choque de ida y vuelta en el que dominio pareció más suyo.

La pausa llegó, sin embargo, sin goles que festejar y con sonoros pitos de la hinchada blanca, que, después del 5-1 recibido ante el Barcelona, reprobó a los suyos de manera contundente.

Avisados por la reprimenda y conscientes de la necesidad de truncar una mala racha inédita en los últimos años, los de Solari iniciaron el segundo parcial más cerca del arco del Valladolid.

Fue así como el brasileño Casemiro encadenó otras dos buenas ocasiones en otro de los chispazos del Real Madrid, antes de ceder su puesto a Isco.

El cambio, que pretendía reforzar ofensivamente a los blancos, los desprotegió defensivamente. Sin el brasileño guardando las espaldas, los de Sergio explotaron los espacios, buscaron los pasillos y sólo el palo evitó que se adelantaran en el marcador.

Primero, escupiendo un potente disparo de Alcaraz que tocó en Kroos. Después, repeliendo otro lejano tiro de Toni Villa, que minutos antes se había plantado solo ante Thibaut Courtois.

El arquero belga intervino bien entonces y también un poco después, cuando blocó una intentona de Daniele Verde que llevaba veneno.

Para entonces, la hinchada blanca ya había despedido entre pitos a Asensio y a Bale. Una fecha más, el galés transitó por el partido sin aportar nada más que una estadística de espanto: siete jornadas consecutivas sin marcar, su peor racha en el Real Madrid.

En el lado opuesto, el afortunado Vinícius festejó. Minutos después de que entrara en la cancha en sustitución de Asensio, la suerte se alió con la joven perla brasileña para que su disparo, que no parecía temible, tocara en Kiko Olivas y llegara a la red de su arquero.

Pese a que el disparo del brasileño se dirigía muy lejos del arco, el juez Jesús Gil Manzano puso en sus actas a Vinícius como autor del gol. De esta manera, según los registros oficiales, el sudamericano celebró su primer tanto con la camiseta blanca.

«Yo entré para hacer gol y conseguir los tres puntos», afirmó sin ningún tipo de recaudo Vinícius en declaraciones a la televisión del club, antes de que Solari intentara rebajar la euforia con el brasileño.

El tanto, en cualquier caso, espoleó al Real Madrid, que sentenció definitivamente en una buena acción de Benzema que el Valladolid abortó con un penal. Entre pitos y aplausos, Ramos lo convirtió.

Y así, Solari, que ya se había estrenado con un triunfo por 4-0 ante el modesto Melilla en la Copa del Rey, pareció cambiar la suerte de los blancos y quién sabe si su futuro como técnico también.

(DPA)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad

Recientes

Publicidad

Publicidad