San Pedro Sula, Honduras
junio 21, 2021 4:04 AM

Publicidad

CLIMA SAN PEDRO SULA

«Un nuevo trato» para más empleo y oportunidades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Compartir

Se compromete a reconciliar a la familia hondureña. Lo que viene sorprenderá, dijo.

TEGUCIGALPA- El presiden­te Juan Orlando Hernández llamó es­te sábado a todos los sectores econó­micos y sociales del país a participar en “Un Nuevo Trato” que permi­ta alcanzar consensos en torno a re­formas que beneficien a toda la po­blación.

El llamado lo hizo Hernández en su discurso de toma de posesión para el periodo constitucional 2018-2022, en el que enfatizó que este debe ser un Nuevo Trato para generar empleo y prosperidad.

En su mensaje a la nación, el pre­sidente Hernández además se com­prometió “a desarrollar un proceso de reconciliación de nuestra nación” y reconoció estar “consciente de que existen diferencias políticas sobre las que hay que sentarse a dialogar para encontrar la mejor salida. Será un diá­logo abierto y sin barreras”.

Además, recordó las principa­les promesas que pactó con el pue­blo hondureño el 27 de enero de 2014, cuando inició su primer período de gobierno, y con satisfacción afirmó: “¡Cumplimos! Como ven, mi pala­bra empeñada se ha cumplido. He­mos avanzado, pero como siempre lo he dicho: aún falta mucho por hacer”.

Posteriormente renovó compro­misos en ejes como empleo, seguri­dad, prevención, derechos humanos, desarrollo social, educación y salud.

Y en la parte final de su mensaje, anunció las primeras decisiones de su nuevo gobierno. La creación de una Fuerza de Tarea para la genera­ción de Empleos y Oportunidades y la creación de una Fuerza de Tarea para asegurar la Producción de Ali­mentos a precios accesibles, median­te la iniciativa “Comida en su mesa”.

Asimismo, giró instrucciones al Gabinete de Desarrollo e Inclusión Social para que redoble esfuerzos pa­ra atender de forma inmediata más familias con los beneficios de Vida Mejor.

Y también instruyó a la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacio­nal (Fusina) para que continúe con los esfuerzos para dar paz y tranqui­lidad al pueblo hondureño, y seguir reduciendo los índices de crimina­lidad.

A continuación el texto íntegro del discurso del presidente consti­tucional para el período 2018-2022:

Viva Honduras, que Dios Bendi­ga Honduras. Hermanas y herma­nos hondureños. Agradezco a Dios por permitir que estemos este día aquí, por haberme dado la oportu­nidad de servir a mi país y a mi pue­blo, y le pido sabiduría todos los días.

Agradezco a mi familia, a mi es­posa Ana, a mis hijos Ivonne, Juan Orlando, Daniela e Isabela, a mi ma­dre doña Elvira, que me han apoya­do por esta larga jornada, por el ca­riño y la paciencia que siempre me han otorgado. Mi agradecimiento eterno.

Hoy quiero hacer un reconoci­miento muy especial, a una perso­na que no está aquí con nosotros. Que sé que estará muy feliz de ver­nos aquí triunfadores, conducien­do los destinos de la nación por el camino bueno. A mi hermana Hilda.

También quiero recordar a grandes amigos y luchadores como Henry Mahomar y a “Papucho” y a otros valientes líderes y miembros del partido, igualmente a los cinco amigos que acompañaron a mi her­mana Hilda en su partida.

Quiero agradecer a todos los hondureños que ejercieron su voto sin importar por quién votaron, mi compromiso es trabajar para todos. Agradecer de manera especial a la gente que me dio el voto a pesar que no era de mi partido, a los luchado­res del gran Partido Nacional, gra­cias porque les dije que nos enfren­tábamos a la madre de todas las ba­tallas y ganamos gracias a Dios. No fue fácil y ustedes lo saben y se los dije, preparémonos para enfrentar la madre de todas las batallas y Dios ha estado con nosotros y el pueblo hondureño nos dio su gane. Gracias pueblo hondureño.

De igual manera expreso a la comunidad internacional nuestra gratitud por el apoyo que siem­pre le han dado a Honduras en sus avances democráticos, en sus de­safíos, en los momentos buenos, difíciles. Gracias también a los países y organismos amigos, por­que sé que nos van a seguir acom­pañando en la construcción de la Honduras de estos próximos cua­tro años.

Esta fecha es un día significati­vo en la vida de Honduras. Hoy, 27 de enero del año 2018, frente al pue­blo hondureño me comprometo a desarrollar un proceso de reconci­liación entre todos los hondureños, como debe ser. Ese proceso de re­conciliación tiene que darse, de her­manos a hermanos. En las familias, las organizaciones sociales, las insti­tuciones políticas. Estoy consciente de que existen diferencias políticas, claro que lo reconocemos, pero tene­mos que sentarnos a dialogar sobre lo que producen las diferencias, que sea un diálogo abierto y sin barreras, tenemos que escucharnos los unos a los otros. Tenemos que unir el país.

Al ingresar al Estadio Nacional el presidente Hernández hizo un recorrido a pie y saludó a sus seguidores.

Porque como decía Jesús en Mar­cos 3:24-26, oigan bien: “Si una casa está dividida contra sí misma, tal ca­sa no puede permanecer”. Y Hondu­ras está para permanecer, para seguir avanzando.

A nadie le pediremos que aban­done sus convicciones, ni sus ideas, ni sus sueños y esperanzas que sien­ten por nuestro país. Todos tenemos derecho a nuestra propia opinión pe­ro siempre respetando los derechos de los demás.

Quiero hacer un llamado para que entendamos que no hay dife­rencia política que justifique la vio­lencia, que justifique la destrucción de la propiedad, eso es dañino aún pa­ra los mismos que provocan violen­cia, no es justo para nuestra población generar ese temor, no es justo dañar la imagen de Honduras, en ninguna parte del mundo que se ha generado violencia por razones políticas eso ha sido bueno para ese pueblo. No hay que equivocarse.

Somos hijos de una misma patria, con familias a las que deseamos dar­les el mayor bienestar, y un futuro de paz y esperanza. Todo buen hondu­reño quiere lo mejor para su nación y eso es lo que nos une, es la esencia de ser un buen catracho, un buen ciu­dadano.

Por eso debemos de iniciar un proceso de sanación en la sociedad hondureña, trabajar juntos, cons­truir un mejor lugar para que crezca nuestra descendencia, hijos y nues­tros nietos que se sientan orgullosos de ser hondureños, donde entre her­manos nos veamos como tales, que existan sonrisas todos los días, abra­zos, orgullosos de sentirnos hondu­reños y de lo que estamos logrando, esa es la nación que me comprome­to a construir, con todas y todos los hondureños.

Como nación debemos trabajar juntos en planificar nuestro futuro, pero no con una visión de coyuntura de corto plazo sino mirando más allá al horizonte. Todos los países más exitosos planearon su desarrollo de corto, mediano y largo plazo y lo hi­cieron bajo el liderazgo de generacio­nes, de líderes que condujeron a sus naciones, a sus pueblos, hacia un me­jor nivel de vida.

Es por ejemplo igual que la pro­ducción en el campo, un buen agri­cultor prepara la tierra, la trabaja, la siembra, la abona, la cuida y después viene el tiempo de cosecha. Lo mis­mo pasa con las naciones, nosotros hemos sembrado y cultivado aún en medio de la tormenta y la crisis, he­

mos trabajado la tierra que es nues­tro territorio y nuestra gente, y aho­ra poco a poco estamos empezando a cosechar los frutos de nuestro tra­bajo. Lo que viene compatriotas, lo que viene sorprenderá a propios y ex­traños. Honduras tiene para más. Va­mos a crecer de la mano de Dios y to­dos juntos.

COMPATRIOTAS:

Hace cuatro años en mi toma de posesión, cuando todavía mi pelo era más negro, hice muchos com­promisos en este mismo lugar, al­gunos quiero recordarlos. Recuer­dan aquel día hace cuatro años, yo les dije en materia de seguridad: Yo, Juan Orlando Hernández, voy a ha­cer lo que tenga que hacer para de­volverle la paz y la tranquilidad de mi pueblo, de la mano de Dios y del pueblo hondureño claro está y den­tro de la ley”, ¿Y qué hicimos? Que­bramos la tendencia de la inseguri­dad. Salvamos más de 31,700 vidas gracias a lograr la reducción en la ta­sa de homicidios.

Hemos puesto la casa en orden, ordenamos las finanzas del Estado, igual que en la seguridad somos el país que más hemos avanzado como nunca, en la recuperación económi­ca de toda la región centroamericana.

Con la Plataforma Vida Mejor prometimos atender a los más hu­mildes y necesitados y hemos logra­do avanzar de manera extraordinaria.

En educación ya es normal tener más de 200 días de clases. Hemos dotado de 400 mil pupitres, 2,300 es­cuelas conectadas al internet, 25 mil becas educativas para el nivel bási­co por año y 12,500 becas a nivel de universitarios y hoy muchos de ellos están estudiando posgrados en otros países del mundo y en los próximos cuatro años vienen más.

Prometí combatir la corrupción en todas sus formas y promover la transparencia. Seguimos siendo el único gobierno de un país del mun­do que firmó un acuerdo con Trans­parencia Internacional, nos adheri­mos a la iniciativa COST y ganamos en el 2016 uno de los tres más impor­tantes premios a nivel mundial gra­cias a la sociedad civil hondureña y al Estado de Honduras haciendo las cosas bien.

Logramos con UNOPS de Na­ciones Unidas montar un nuevo es­quema para la adquisición de medi­camentos. Solicitamos el apoyo de OEA con la Misión de Acompaña­miento de Maccih para fortalecer nuestras instituciones y hoy les di­go: Quiero ser claro, no descansare­mos en la lucha contra la corrupción y la impunidad, fortaleciendo nues­tras instituciones nacionales como corresponde.

Y les puedo mencionar más com­promisos que dije en aquella época y hoy solo les digo: ¡¡Cumplimos!! Como ven, mi palabra empeñada se cumple. Ese es mi compromiso tam­bién para los próximos cuatro años. Hemos avanzado, pero reconozco que falta mucho, siempre lo he dicho que falta mucho por hacer.

Estos últimos cuatro años me han permitido recorrer todo el país, he visto de cerca las necesidades y aspi­raciones de la gente, y estoy dispues­to a seguir trabajando siendo un pre­sidente de brazos abiertos para todos.

Hoy, quiero asumir públicamen­te varios compromisos que serán la guía de este gobierno:

EN EMPLEO

Continuaremos con la ruta traza­da para las siguientes etapas en el de­sarrollo e implementación del Plan 20/20 pero vamos a incorporar a los cooperativistas, a los pequeños, a los medianos en ese plan, seguiremos con las Zonas de Empleo y manten­dremos los programas de “Chamba” evaluando y mejorando el mejor des­empeño para que el beneficio llegue al que lo necesite.

La generación de empleo segui­rá siendo prioridad en nuestro go­bierno, generaremos nuevas fuen­tes de trabajo que permitan la obten­ción de más y mejores ingresos para Honduras. Pero vamos a hacer énfa­sis en los más vulnerables que me los han dejado abandonados, en los jó­venes, en las mujeres, en los mayo­res, con empleos y emprendimien­tos. Llegaremos a más de 600 mil nue­vos empleos en esta ruta que hoy co­menzamos.

Pero en los empleos, oigan bien, no puede ser que a un ciudadano o ciudadana me le nieguen el trabajo únicamente por razón de edad, por­que es mayor de 35 años, o por su sexo o por su condición social o solo por­que vive en tal barrio o colonia me le niegan el empleo, eso no puede ser, no puede ser, el empleo es un dere­cho que debe brindarse con equidad. Aprovechando la experiencia de los mayores y el ímpetu y deseo de supe­ración de los jóvenes.

Nos enfocaremos en los progra­mas agresivos de construcción de viviendas, y oigan bien hondureños, en estos cuatro años por lo menos vamos a construir para los más hu­mildes, los más pobres, de manera gratuita les vamos a entregar por lo menos 17 mil viviendas a los herma­nos que más lo necesitan, que viven en una condición triste y deplora­ble. A la clase media que ha estado olvidada, para que mejoren su casa, para que construyan la nueva, para el que gane un salario mínimo has­ta siete vamos a montar un sistema de financiamiento especial con has­ta 30 mil bonos, mecanismos de fi­nanciamiento para tener sus nue­vas viviendas a la clase media y a los que ganen de un salario mínimo hasta siete. Que sean dueños de su propia casa. Que mejoren su vivien­da y que sientan dignidad como co­rresponde.

En los próximos años garanti­zaremos el financiamiento a la pro­ducción y que el crédito esté al alcan­ce de todos, productores pequeños, grandes, crédito para jóvenes, muje­res luchadoras, vamos a montar un nuevo sistema de financiamiento pa­ra que cuando vayan a la cooperati­va o al banco no me les digan: No, us­ted no califica. Nos vamos a focalizar en aquellos que han estado excluidos. Vamos a diseñar un sistema de cré­dito a la medida de cada productor, a la medida de su actividad económi­ca, de cada comerciante, en el caso del campo con seguro y con asisten­cia técnica.

Seguiremos trabajando para lo­grar un mejor trato hacia nuestros hé­roes que están allá en Estados Uni­dos, nuestros migrantes; vamos a lu­char incansablemente hasta lograr la ampliación del TPS o luchar hasta lograr la regularización de su estatus migratorio, porque las remesas cons­tituyen un gran generador de ingre­sos para muchas familias en Hondu­ras y porque todo ser humano tiene derecho a migrar. En el caso que sean retornados serán atendidos a través de los programas de empleo y opor­tunidades que ya estamos estructu­rando. Con facilidades para que re­tornen sus capitales y sus bienes si ese fuera el caso.

EN SEGURIDAD

Continuaremos de frente la lucha contra el crimen organizado y la vio­lencia. Profundizaremos el combate a la extorsión. Vamos a enfrentarnos hasta doblegar ese terror que las ma­ras quieren generar para dominar a las aldeas, barrios y colonias en nues­tras ciudades. Continuaremos redu­ciendo la tasa de homicidios y cap­turando y judicializando bandas de extorsionadores. Mantendremos en aislamiento a los más peligrosos para proteger al pueblo hondureño en cárceles de máxima seguridad, y también continuaremos el proceso para retirar de aquellos centros po­blados, los centros penales que co­rrespondan.

Momento en que doña Elvira Alvarado Castillo, madre del presidente, sostenía la Biblia sobre la que él prestó juramento.

Vamos a continuar en la si­guiente etapa del fortalecimien­to de la Policía Nacional hasta lo­grar su certificación, perfeccionan­do la investigación criminal, proce­sos similares estamos dispuestos a apoyar a otros operadores de justi­cia. Vamos a concluir las reformas del sistema carcelario hasta que Honduras tenga un sistema carce­lario referente en Centroamérica.

EN PREVENCIÓN

Vamos a crear y recuperar más espacios públicos como parques seguros e inclusivos que generan impactos positivos en las familias hondureñas. Estos espacios han brindado un ambiente de sana convivencia, esparcimiento y es­tilos de vida saludable, a través de programas como los “Parques para una Vida Mejor”, las recreovías y el “Honduras Actívate”, que promue­ve actividad física y deporte. Con­tinuaremos promoviendo en más lugares a nivel nacional. Si por al­go será recordado este Gobierno es porque habrán parques para ni­ños, adultos y las familias en todos los lugares de Honduras para dis­frutar como debe ser en familia y con amigos.

También invertiremos en pro­gramas de prevención, de violen­cia intrafamiliar y violencia de gé­nero, seguiremos impulsando Ciu­dad Mujer, así como programas de formación y generación de oportu­nidades en los jóvenes, centros de atención, rehabilitación y reinser­ción social.

EN DERECHOS HUMANOS

Es fundamental para mi gobier­no continuar fortaleciendo el siste­ma de protección de derechos hu­manos. Adquiere particular impor­tancia el impulso a la investigación de casos de violaciones que contri­buya de una vez por todas a deter­minar las responsabilidades de di­chos hechos, la sanción y sobre to­do el derecho de las víctimas y sus familias a conocer la verdad. Esta­mos creando una comisión de ve­rificación y estamos apoyando la Unidad de Investigación en casos de defensores de derechos huma­nos y periodistas.

Pero también vamos a asegurar­nos que en Honduras se reconoz­ca que existen también grupos no estatales que también atentan con­tra los derechos fundamentales del pueblo hondureño.

EN DESARROLLO SOCIAL

Vida Mejor es un compromiso personal, que lo llevo en mi cora­zón. Porque ante Dios todos somos iguales y merecemos vivir con dig­nidad, continuaremos llevando es­peranza a miles de familias con jus­ticia social. En los próximos cua­tro años masificaremos y amplia­remos los beneficios de Vida Me­jor, mejorando viviendas existen­tes, construyendo nuevas, con te­chos, pisos, letrinas, filtros, eco fo­gones, agua potable y las demás in­tervenciones hasta llegar a la últi­ma familia más necesitada de Hon­duras, mejorando su condición de vida en su casa, y que la gente tenga mejores ingresos. Vamos a incluir a los pueblos autóctonos y afrodes­cendientes. Nadie quedará exclui­do del mayor programa social de la historia de Honduras que se llama Vida Mejor.

EN EDUCACIÓN

La educación rompe el círculo de la pobreza, la educación cambia la vida y si no miren mi caso. Por eso mamá y a mi padre allá en el cielo siempre les voy a estar agra­decido por la educación que me dieron y se aseguraron que tuviera.

Haremos énfasis notable en los esfuerzos para lograr un salto ex­traordinario en la calidad. Tene­mos un Plan Estratégico de Edu­cación del 2018 al 2030 y yo haré mi parte en esos cuatro años. En ese plan estamos consensuando ya to­dos los puntos con todos los secto­res involucrados. Con ese Plan va­mos a consolidar las bases de la Re­forma que iniciamos en 2012, cuan­do emitimos la Ley Fundamental de Educación.

Fortaleceremos el Sistema de Educación Nacional para lograr incluirlo en la Sociedad del Co­nocimiento; incrementaremos la calidad de los aprendizajes de los alumnos; reduciremos las brechas existentes en educación prebásica y media; también la formación ini­cial y permanente de los docentes; el fortalecimiento de la educación técnica, vocacional, educación su­perior, profesional.

Haremos una revolución edu­cativa que garantice a nuestros jó­venes una formación competitiva, coherente, que le permita enfren­tar los grandes retos que se les vie­nen en el presente y en el futuro.

EN SALUD

A la implementación plena del sector salud vamos a llegar, mejo­raremos la red hospitalaria a nivel nacional construyendo más y me­jores hospitales, policlínicos, cen­tros de salud y haciendo énfasis en la prevención. No ha sido fácil y hemos tenido que superar mu­chas barreras, pero ya está en pro­ceso un nuevo sistema de adqui­sición, almacenamiento y distri­bución de medicamentos que se­rá eficiente y transparente. Sobre todo tenemos que asegurar el trato humano, digno, para nuestros her­manos que van a buscar atención en salud.

EN PREVISIÓN SOCIAL,

Estableceremos un buen Segu­ro de Atención a la Salud para to­dos los asegurados actuales y los futuros. Transformaremos plena­mente el Seguro Social, su nueva Red Integral de Servicios de Salud. Viene construcción de nuevos hos­pitales, mejoramiento de los exis­tentes, policlínicos y también em­presas que van a dar servicios a los asegurados. No más que un empre­sario esté pagando su seguro priva­do y también los trabajadores y los empresarios al Seguro Social. De­be ser uno solo, eficiente que atien­da como corresponde, con digni­dad a la gente.

HONDUREÑOS:

Soy un hombre de resultados, y con trabajo, trabajo y más traba­jo, vamos a construir la Honduras que necesitamos.

Quiero que en este nuevo go­bierno sea reconocido por esta­blecer una nueva relación con to­dos los sectores sociales y econó­micos, para lo que invito a partici­par a construir “Un Nuevo Trato”, un nuevo acuerdo, a todos los sec­tores, a todos los ciudadanos, que nos permita consensuar reformas sociales y económicas que benefi­cien a toda la población, incluida la clase media hondureña que ha sido olvidada por décadas.

Un pacto, un acuerdo social, de generación de empleos y opor­tunidades. Estoy convencido que solo unidos, de la mano de todos los sectores podemos realizar los cambios buenos que nuestro siste­ma social y económico necesita, un nuevo trato, un nuevo acuerdo pa­ra generar empleo y prosperidad.

Las reformas electorales reco­nozco que deben ser profundas, vamos a escuchar desde aquellas propuestas de elección de dipu­tados por distritos, las segundas vueltas, la ciudadanización de las mesas Y también de ser necesario, cambios profundos constitucio­nales que deberán llegar a la me­sa del diálogo y que debemos con­sensuar. Estamos listos para escu­char cualquier propuesta sin barre­ra porque de eso se trata el diálo­go que va a llevarnos a la reconci­liación y a la sanación del pueblo hondureño.

Las reformas deben buscar go­bernabilidad y ojo que hay muchos ejemplos en el mundo que no han tenido éxito, porque se hicieron con cálculos electorales para be­neficiar a determinados sectores y ese beneficio aparente más bien fue contraproducente después. El balance entre el Poder Ejecutivo y Legislativo hay que cuidarlo para no volver a pasar la crisis de 2009 que todavía nos está afectando el día de hoy.

Dentro de estos temas, hay uno que reviste de gran importancia para nosotros y me refiero a que debemos ponerle límites a la ree­lección presidencial. Es bueno que exista la reelección. Todas las na­ciones del mundo que han tenido éxito con estos sistemas parecidos al nuestro y tienen reelección les ha ido bien pero solo una vez, so­lo una vez y quiero recordar que mandé un proyecto al Congreso pasado.

Cuando asumí la candidatura de mi partido me comprometí, fui muy claro, juré que solamente par­ticiparía una vez en el proceso de reelección y hoy ante mi partido y el pueblo hondureño ratifico esa decisión y pronto estaré envian­do nuevamente un nuevo proyec­to de ley para regular la reelección al Congreso Nacional. Y por eso aprovecho esta oportunidad pa­ra invitar a las demás fuerzas po­líticas, sociales y económicas, pa­ra construir ese consenso porque considero que es prudente para fortalecer la democracia del país. Hermanas y hermanos, Hondu­ras necesita que todos nos ponga­mos “manos a la obra”.

El Presidente aseguró que trabajará de la mano con diferentes sectores para mejorar las condiciones de vida de la mayoría.

Como primera decisión de mi gobierno, vamos a crear hoy mis­mo la Fuerza de Tarea para la ge­neración de Empleos y Oportuni­dades, que de inmediato proceda a coordinar todas las acciones para maximizar la creación de empleos en el país, a través de los programas existentes y con nuevas iniciativas. Eso sí, les doy un plazo de no más de siete días para tener estructura­da la hoja de ruta que necesitamos en la generación de empleo.

También hemos creado la Fuer­za de Tarea para asegurar la Pro­ducción de Alimentos, y el abaste­cimiento y distribución en los mer­cados existentes en los que vamos a mejorar, en los nuevos, para que tengamos comida en la casa de la gente y ese programa se llama “Co­mida en su mesa”.

De inmediato esa Fuerza de Ta­rea debe instalarse y presentarme en menos de 7 días su ruta de ac­ción, con tiempos, objetivos y re­sultados medibles pero haciendo especial énfasis para atender a la ciudad capital, Tegucigalpa, Co­mayagüela, aldeas y todos los mu­nicipios del valle de Sula.

Igualmente estoy instruyendo al Gabinete de Desarrollo e Inclu­sión Social para que redoble es­fuerzos de forma inmediata para atender a más familias con más y los nuevos beneficios que vienen del programa Vida Mejor.

Asimismo, a la Policía Nacional, a las Fuerzas Armadas, a los opera­dores de justicia que están en Fu­sina, a Fusina le damos la instruc­ción para que continúe con los es­fuerzos y seguir construyendo más y mejor paz y tranquilidad para el pueblo hondureño, seguir redu­ciendo los índices de criminalidad, violencia, brindando más seguri­dad en todo el territorio nacional.

Me comprometo a hacer mi me­jor esfuerzo para llegar a acuerdos que den paz y tranquilidad a la na­ción. Empeño mi palabra que en­tregaré un país mejor a la persona que me sustituya en la Presidencia de la República dentro de 4 años.

HERMANAS Y HERMANOS HONDUREÑOS:

Construyamos juntos una Hon­duras en donde el empleo llegue a todos, una Honduras donde los jó­venes tengan verdaderas oportuni­dades de salir adelante, una Hondu­ras donde la canasta básica esté al al­cance de todos, una Honduras don­de cada campesino tenga la seguri­dad de su tierra para comer, cultivar y recoger los frutos de su esfuerzo.

Una Honduras donde el sistema de salud pueda atender las necesida­des de cada uno de los hondureños con una seguridad social inclusiva para todos los sectores.

Sueño con una Honduras don­de los adultos mayores tengan ac­ceso a una pensión digna, una Hon­duras donde a través de Vida Mejor los compatriotas más necesitados y olvidados por mucho tiempo que ahora tengan vivienda digna, crédi­to solidario, atención integral, ten­gan justicia social.

Hermanas y hermanos hondu­reños, los invito, extiendo mi ma­no, para que juntos, sin distinción de colores políticos, sin distinción de religiones, diferencias de clases sociales, de razas, construyamos la Honduras que soñamos, esto solo es posible con la participación de cada uno de nosotros, porque esta es nuestra casa, solo nosotros po­demos cuidarla, amarla, respetarla, honrarla, ese es el deber de todos y cada uno de los que nos llamamos verdaderos hondureños.

Creamos en nosotros mismos, creamos en Honduras, creamos en nuestra Honduras. De la mano de Dios y del pueblo hondureño vamos a construir juntos la Honduras que nos merecemos.

Soy Juan Orlando Hernández y estoy listo para darlo todo por Hon­duras, por mi pueblo, por todos. Mu­chas gracias, ¡que Dios bendiga a Honduras! ¡Que Dios nos bendiga a todos! Y ahora… al salir de aquí, ¡ahora a trabajar, a trabajar y a tra­bajar!

Porque de la mano de Dios el tra­bajo lo vence todo, muchas gracias, los quiero mucho y un abrazo pa­ra todas y todos los que están aquí y los que están allá en Honduras… un abrazo para todos, con mucho cariño.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Compartir

Publicidad EP

Recientes

Publicidad EP

Publicidad EP