lunes, agosto 15, 2022

¡Para chuparse los dedos!

Fecha:

Compartir:

San Pedro Sula tiene mucho que decir de bueno hasta en la co­mida. Las porciones de pollos con papas o tajadas bañadas con sal­sa, repollo y chismol son los pre­feridos de los hondureños y tam­bién de los extranjeros que llegan al país.

Lo mejor de lo mejor está en San Pedro Sula. Sobran los luga­res adónde ir en busca de la deli­cia. Los dueños de los negocios abren a las 10:00 de la mañana; pe­ro a las 11:30 decenas de personas comienzan a abarrotar.

Roger Alexander Caballero, propietario de “Pollo Gool” de la 20 calle del barrio Las Palmas, uno de los negocios más visitados, re­cuerda que comenzó distribuyen­do el producto en un carro y lue­go vendía frente a su casa.

Posteriormente, decidió que habilitaría su vivienda para seguir y así fue creciendo con la ayuda de su esposa e hijos. Hoy le da tra­bajo a 40 personas.

“La gente nos prefiere por la calidad del producto y los pre­cios accesibles. Nos visitan tanto sampedranos como de otras ciu­dades y hasta extranjeros”, expre­só, mientras estudiantes de Medi­cina llegaban a su negocio.

Sampedranos hacer enormes filas para comprar Pollo Gool con tajadas.

El “Pollo Indio Catracho” es otro ‘boom’ de la ciudad. Queda en la octava avenida, 8 y 9 calle, del barrio Lempira.

Siete personas se dedican a atender a los que desean uno de los platillos. Este negocio fue em­prendido por dos hermanos que lograron expandirlo al barrio Me­dina.

Aunque uno de los parientes falleció, el establecimiento sigue creciendo.

El Rincón Caribeño, en la Pla­za Típica de la tercera avenida, 2 y 3 calle del barrio Guamilito, es otra opción para los comensales, así como otros locales, pues el lu­gar es un “oasis” de la comida catracha.

Pollos “Sandrita y Dilcia” son dos negocios de una mujer y su hi­jo que están uno a la par del otro. en la primera calle, entre la 5 y 6 calle del barrio Concepción.

Luís Figueroa trabaja día a día para ofrecerles lo mejor a sus clientes.

María Santos Bustillo y Andrés Velásquez se dan la mano cuando se necesitan. También se respetan los clientes.

Ella le enseñó el negocio hace unos 30 años y ahora trabaja in­ cansablemente para que sus hijos sean profesionales. Recuerda que él tenía apenas ocho años de edad cuando comenzó a ayudarle a su progenitora. Fue así como desde entonces se dedica a ese rubro.

“Ahora trabajo incansable­mente para que mis cinco hijas se dediquen solo a estudiar”, ex­presa.

En ese mismo barrio, pero en la 1 y 2 avenida, 5 calle, está “Pollos JJ”. Mientras, en la tercera aveni­da se encuentra “Pollos Estuardo”. Y así como todos estos em­ prendedores, hay muchos más.

Pollo El Indio Catracho es otro de los negocios más frecuentados en la ciudad.

Noticias Relacionadas

La extorsión, lacra que obliga a miles de personas a desplazarse en Honduras

La extorsión por parte de bandas criminales es una de las principales causas del desplazamiento interno en Honduras. Este...

Madre de Belkis Molina en estado crítico de salud al no saber de su hija

La madre de Belkis Molina está delicada de salud, anunció su yerno Luis García, este lunes. Familiares de la...

Municipalidad de Roatán lucha contra segunda oleada de sargazo

La Municipalidad de Roatán hace frente por segunda ocasión a la nueva oleada de sargazo que invade las...

Confirman tercer caso de Viruela del Mono en Honduras

El Ministro de Salud, doctor José Manuel Matheu, confirmó este lunes el tercer caso de viruela del mono...